Los Derechos

1 Corintios 9:1-7

9  ¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?

Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.

Contra los que me acusan, esta es mi defensa:

¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber?

¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?

¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar?

¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?

Pastor Jaime Greenwood, Predica – 2 de octubre, 2011

A primera vista, este aparenta ser otro asunto diferente que el apóstol Pablo va a tratar. Pero en realidad es una continuación del pensamiento que desarrolló Pablo en el capítulo 8. En tratar con los fuertes que usaban sus libertades aún cuando hacerlo hizo daño en las vidas de otros creyentes, Pablo mantiene que están equivocados. Ahora, él mismo va a mostrarles que su vida es un ejemplo de lo que insiste es lo ideal. Es aparente que por haber limitado su libertad la autoridad del apóstol ha sido atacada. Pero el hecho de que el apóstol Pablo cedió sus derechos no implica que no son suyos. Pablo mantiene dos puntos fuertes en estos próximos versículos. Nos muestra en primer lugar…

I. Las pruebas de un Apóstol. V. 1-3

Todas estas preguntas son retóricas y se supone que la respuesta es “sí.” Estas primeras dos preguntas tienen que ver con la libertad del creyente, las siguientes dos con la autoridad del apóstol. Parece que Pablo se ha privado de no solamente los derechos que todo creyente tiene sino también algunos de sus derechos como apóstol.

A. Las pruebas externas del apostolado. V. 1

La autoridad de Pablo está bajo ataque simplemente porque no ejerce sus libertades en ciertas áreas. Pero Pablo comienza a demostrar que es apóstol porque el Señor lo puso en esta posición y le había entregado el ministerio de predicar.

1. Hay que haberle visto corporalmente a Jesús. V. 1

En hechos 1:21-22 es evidente que el apostolado es dado a los que son testigos de la resurrección de Jesucristo por haberle visto después de su muerte. No simplemente en visión, sino en la carne. Hechos 9:7,17 Es más que probable que el hecho de que Pablo no era parte del los doce que algunos no quisieron reconocerle como apóstol. Mire lo que testifica Ananías acerca de Pablo en Hechos 23:14. No hay apóstol sin haberle visto corporalmente a Jesús después de su resurrección. I Cor. 15:8

2. Hay que tener el poder de hacer señales y prodigios. V. 1

Una de las grandes pruebas del apostolado de Pablo son los resultados de su predicación. Obviamente, no es la única prueba ni tampoco la más importante, pero es una evidencia de que ha sido ordenado por el Señor. No es el siervo sino el Señor que da el crecimiento 3:5-7.  En segunda de Corintios 12:12 Pablo demuestra que había hecho entre ellos muchos señales, prodigios y milagros. El propósito era convencer a los judíos 1:21-24.  Nosotros tenemos que reconocer que el ministerio del apóstol no existe hoy pero disfrutamos hasta el día de hoy de los frutos del ministerio de los apóstoles. Cada vez que leemos las escrituras nos encontramos teniendo contacto con varios de los apóstoles y su testimonio de nuestro Salvador resucitado.

B. Las pruebas desde adentro de la iglesia del apostolado. V. 2-3

Pablo escriba a los Corintios y les dice que puede ser que otros no le acepta como apóstol pero ellos no tenían excusa por no hacerlo. Pablo dice que “sin duda” es un apóstol a la iglesia en Corinto porque de otra manera nunca existiera la iglesia en esta ciudad. La idea de un sello tiene el significado de dar testimonio de la autenticidad del objeto sellado. La iglesia en Corinto misma es el sello que da testimonio que Pablo es un legítimo apóstol.

El versículo 3 se puede o estar aplicado a lo que precede o lo que siga. Lo que siga no es una prueba del apostolado entonces es mejor verlo en conjunto con los primeros dos versículos. Pablo literalmente nos dice “En defensa a los que me examinan.” La palabra traducida aquí “acusar” alude a una investigación preliminar que se hace antes de llegar a una decisión en un caso jurídico. Pablo defiende a sí mismo con las pruebas de su apostolado.

Atacar con críticas no constructivas a los líderes es muy fácil hacer. Mejor es ofrecer otra opción que simplemente dar otra opinión. Lo que pensamos acerca de un asunto no es tan importante como lo que vamos a hacer en tal caso.

II. Los límites a la libertad cristiana. Vs. 4-7

Pablo explica como ha respetado a los límites de la libertad en su propia vida. El apóstol discute su derecho a recibir apoyo económico de las personas que individualmente recibieron algún beneficio de su ministerio.

A. El predicador tiene el derecho de una pensión personal. V. 4

Pablo pregunta si no tiene derecho de cobrar una pensión y se puede agregar a que corre a cargo de la iglesia. Es la responsabilidad de la iglesia local pagar a su pastor un salario digno. Lamentablemente muchas iglesias mantienen a su pastor en la pobreza en vez de darle “doble honor.” I Tim. 5:17

B. El predicador tiene el derecho de una pensión para su familia. V. 5

1. Pablo no tiene esposa en este momento pero argumenta que el predicador más su esposa y familia tienen el derecho de recibir un pago suficiente para toda la familia. Es interesante que use el nombre del apóstol Pedro en este versículo. Puede ser una referencia a lo que había dicho en 1:22 acerca de las divisiones en la iglesia. Sabemos que Pedro es casado Mateo 8:14 y que los hermanos de Jesús tienen un lugar de importancia en la iglesia.

2. Pablo mantiene que no tiene una esposa para dedicarse mejor a la obra del Señor y para evitar la carga adicional de su apoyo económico. 7:26, 32, 35

C. El predicador tiene el derecho a dedicarse exclusivamente a la obra. V. 6-7

Pablo trabajaba a su propia cuenta. Hechos 18:3 Pero lo hizo porque quiso darles un ejemplo de uno que tiene libertad pero saber negarse a sí mismo II Tes. 3:8. Incluye a Bernabé como ejemplo de otro siervo con derecho que auto niega a sí mismo en forma voluntaria.

La Biblia siempre amonesta a la iglesia a sostener a su pastor para que pueda dedicarse completamente a la obra. Hechos 6:4 Tampoco renunciaron sus derechos por trabajar voluntariamente.

De estas diversas actividades Pablo demuestra su derecho de estar apoyado por los Corintios. El pastor es como un soldado, vinicultor o pastor de ovejas. Se contienda con el mundo, planta y riega hasta que se establezca la iglesia, y pastorea el rebaño de la iglesia.

Nuevamente el apóstol no da un ejemplo de uno que está dispuesto a sacrificar de sus propios derechos para el bien de otras y la obra de Dios.