El Amor es Duradero (1 Cor. 13:10-13)

Pastor Jorge relata la historia de una Señora que le acercó para contarle de su odio hacia su marido. Ella le comentó que no solamente quiso deshacerse de su esposo sino también deseaba lastimarlo por todo el mal que él había hecho en su contra. El pastor Jorge le ofreció un plan ingenioso para poder exigir la venganza. “Volvé a tu casa,” le dijo “y pretendés que ames a tu esposo. Decile cuán importante que es para tu vida. Alabarlo por cada característica buena en su vida. De todos modos intentá a ser amable, compasiva y generosa hacia él. Hacelo creer que realmente le amas. Una vez que lo has convencida de que lo ames y que no podés vivir sin su presencia en tu vida, llega el momento más importante. Hay que decirle que deseás conseguir un divorcio. Esto es como lo podés lastimar.” Con venganza en su mirada ella indicó al pastor que estaba de acuerdo y se fue a poner en marcha su plan. Durante dos meses ella puso en práctica el plan. Ella le demostró el amor, la bondad, el perdón y la paciencia a su marido. Cuando no volvió a la oficina del pastor Jorge, él le llamó por teléfono y le preguntó “¿estás preparada para conseguir el divorcio?” Ella le respondió que nunca iba a divorciarse de su marido porque había encontrada que realmente le amaba.

Un hombre dijo una vez,

“Uno aprende a hablar por el hablar, a estudiar por practicar el estudiar, a correr por el correr, como trabajar por el trabajo y el amar a Dios y el hombre por practicar el amor.”

En el caso de la iglesia de Corinto, los hermanos habían puestos una énfasis equivocada sobre los dones espirituales mientras que se habían dejado al lado las cosas más importantes como por ejemplo el amar uno al otro. Pablo enseña en este pasaje que hay cosas más importantes en la vida que profetizar o hablar en lenguas porque estas cosas son pasajeras. El amor es duradero y por esta razón hay que enfatizarlo en nuestras vidas y llevarlo a la perfección.

1 Corintios 13:10-13

10 mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.

11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

12 Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 25 de marzo, 2012

I. Lo perfecto produce madurez. V. 10  La palabra traducida perfecto también significa maduro y va bien con el sentido del los siguientes versículos. En Mateo 5:48 estamos llamados a la perfección o a la madurez. Pero Efesios 4:11-15 mantiene que la perfección es un proceso durante toda la vida y algo futuro. La madurez completa o final llegará después de esta vida. En I Juan 4:18 estamos amonestados a echar fuera el temor porque esto indica una falta de amor maduro. Entonces llegamos a entender que lo perfecto se ve en la madurez de cada creyente. La madurez viene a través de la palabra de Dios según II Timoteo 3:16-17.

Ningún creyente jamás llegará a ser maduro sin la debida aplicación de la palabra de Dios en su vida a diario.

II. Los dones de manifestación son elementales. Vs. 11-12  En otras palabras son primitivos. Las cosas elementales, en este caso los dones de manifestación, existían por un tiempo hasta que llegó lo perfecto, algo capaz de producir madurez en la vida de cada creyente. Hablaba hace referencia a las lenguas, Pensaba hace referencia al a profecía, y juzgaba hace referencia a la ciencia. Ahora, siendo maduro, he dejado estas cosas atrás para poder enfocarme en las cosas duraderas. Como un juguete de niños, si no lo dejamos atrás, existe la posibilidad de poner un énfasis equivocado en las cosas temporales y nunca llegar a la madurez espiritual. Pablo mantiene que todo esto se encuentra en un contexto temporal. Algún día nuestra fe se convertirá en vista y nuestro conocimiento se convertirá en sabiduría absoluta en el estado eternal. I Corintios 2:9 La palabra de Dios se compara a un espejo en II Corintios 3:18

III.  El amor supremo es sumamente importante. Vs. 13  “En este caso” es el sentido de y ahora que no es una expresión del tiempo sino del estado. Sigan vigentes la fe, la esperanza y el amor. El mayor es el amor porque la fe y la esperanza que tenemos ahora cambiaran cuando llegamos a la gloria. Cuando estamos en el cielo el amor permanecerá porque Dios es amor. I Juan 4:16 La fe, la esperanza y el amor van en conjunto pero el amor energiza a la fe y a la esperanza.

Lamentablemente mucho del énfasis sobre el Espíritu Santo hoy por hoy no es santo (porque no hace caso a las Escrituras) y no es espiritual (porque apela a la carne). Un énfasis equivocado en el área de los dones producirá como consecuencia una falta de madurez espiritual. No podemos abandonar el amor supremo por una experiencia temporaria. El amor es demasiado importante.

fe.esperanza.amor