Cinco Maneras de Hacer a Sus Hijos Odiar la Iglesia

1. Asegúrese que su fe es sólo algo que se vive en público.

Ir a la iglesia… por lo menos la mayor parte del tiempo. Asegúrese de que está de acuerdo con lo que se escucha del predicador, y cuando están yendo a casa afirmar lo que dijo – especialmente cuando tiene que ver con la obediencia de los hijos. Pero vamos a parar allí. No lea su Biblia en su casa. El pastor va a decir todo lo que necesita saber los domingos. No se involucre a sus hijos en las cuestiones que hayan con respecto a Jesús y Dios. Vive como quiere vivir durante la semana para que sus hijos puedan ver que la duplicidad está bien.

2. Ora sólo delante de la gente.

Las únicas veces que usted necesita para orar es cuando su familia está visitándoles, sobre las cenas especiales, cuando alguien está enfermo, y cuando quiere algo. Además de eso, no se preocupa. Sus hijos le verán orar cuando otras personas están viendo, entonces, no hay necesidad de hacerlo con ellos en privado.

3. Enfocarse en la moralidad.

Asegúrese insistir que sus hijos sean honestos con usted. Hágales saber lo que es correcto para ellos, pero en su propia vida hace mentiras a ellos y a otros. Se enoja mucho con sus hijos cuando dicen palabras que son “malo,” pero publicar, leer, ver y decir lo que quiera en la televisión, Facebook y Twitter. Asegúrese de que usted se centra en ser una buena persona. Sea ambiguo en lo que esto realmente significa.

4. Dar financieramente, cuando no impida a sus quereres.

Haga un gran cosa en su donación a la iglesia. Hacer hincapié en la necesidad el valor del diezmo para sus hijos, mientras no dar con sacrificio si mismo. Deje que ellos vean usted gastar un montón de dinero en lo que usted desea, mientras que la negación de su mandato de las Escrituras para dar con sacrificio.

5. Haga asistencia a la iglesia una prioridad…cuando no hay nada más que quiere hacer.

Oye, ustedes son una familia que va a la iglesia, ¿verdad?  Quiero decir, eso es lo que les dice a sus amigos y su familia de todas modas. Asegúrese de asistir los domingos. Por lo menos cuando no se quedó afuera muy tarde el sábado. O su familia no tiene un asado importante. O el gran partido no había comenzado. O esta semana simplemente no tiene ganas. O…ustedes son una familia que va a la iglesia va ¿cuál es el problema?