La Importancia de la Resurrección

¿Has escuchado de un hombre llamado Harry Houdini? Él murió en octubre de 1926, pero el título de gloria de Harry Houdini fue que era profesional en todas las ramas de la magia y conocido por sus escapismos imposibles. De hecho, se dice que burlaba de los candados y habló con desprecio de las cuerdas. Se dice que Houdini tuvo el escurridizo como una anguila y las vidas de un gato. Él venció cualquier intento de encarcelamiento. Demostró gran habilidad para liberarse del interior de cajas fuertes arrojadas al mar, de camisas de fuerza colgado boca abajo de rascacielos, y de toda suerte de esposas, cuerdas, baúles cerrados con candados y cadenas de cualquier tipo. En cada caso Harry siempre encontró una salida.

Pero en octubre de 1926 la muerte le agarró de Harry Houdini y nunca escaparía de su puño. En cada ocasión cuando Harry habló con su esposa acerca de la muerte, le hizo entender que si habría una manera de escaparse de la muerte él lo iba a encontrar. Al encontrárselo, se iba a intentar hacer contacto con su esposa en el aniversario de su muerte con una señal especial. Después de su muerte, durante 10 años la esposa de Harry mantuvo una luz encendida debajo de su retrato. Al final de 10 años ella se apagó la luz. La muerte le había agarrado a Harry Houdini y no la pudo escapar.

La muerte le agarró a Jesucristo también. La muerte le encerró en una tumba tallada en la piedra. Pero el tercer día después de su muerte Jesús se levantó de entre los muertos. Jesús dejó las ataduras de la muerte atrás y pasó por las paredes de la tumba. La piedra fue quitada, no para permitirle a Jesús salir, sino para permitirles a los discípulos ver adentro que la tumba había quedado vacía.

Pablo presenta a Jesús resucitado en el capítulo 15 de esta carta. Es el mismo mensaje que introdujo en su primera visita a Corinto, pero algunos llegaron a dudar de la resurrección de los muertos. La pregunta que debemos considerar hoy es ¿qué pasa si no hubo ninguna resurrección? De esto se trata el discurso del Apóstol Pablo en versículos 12-19.

1 Corintios 15:12-19

12 Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?

13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.

14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.

15 Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan.

16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó;

17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.

18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron.

19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres.

[youtube http://youtu.be/-hRj_vLy_hw]

Las consecuencias trágicas de una resurrección falsa.

A. Nuestro evangelio es falso. (vs. 12-14) – El evangelio son las buenas nuevas de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús y su vencimiento sobre la muerte y el infierno.

1. Nuestra predicación es vacía. (v. 12, 14ª) – La palabra griega traducida vana significa algo vacío. Pablo mantiene que la predicación de un Cristo no resucitado es absurda.

2. Nuestra fe en Cristo es inútil. (v. 13, 14b) – Por fe los corintios llegaron a creer en un Jesús resucitado. Pero si Jesús no resucitó de los muertos nuestra fe es vana. Nadie quiere depositar su fe en un Jesús muerto. La Biblia dice “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en  tu corazón que Dios le levanto de los muertos, serás salvo.” (Ro 10:9)

B. Los discípulos de Jesús son mentirosos. (v. 15-16) – El principal motivo de Jesús en elegir a los doce discípulos fue para que testifiquen de Jesús después que volvió al cielo. Si Jesús no resucitó, su testimonio se convirtió en una mentira.

C. No hay esperanza en esta vida ni la venidera. (vs. 17-19) – La esperanza que tenemos de poder dejar atrás nuestra pasada manera de vivir para andar en una nueva vida sería quitada si no hay una resurrección de los muertos.

1. El pecado reina en nuestras vidas todavía. (v. 17) – No hay perdón del pecado si Jesús no resucitó de entre los muertos. Hechos 5:30-31 Gloria a Dios que no tenemos que pagar por nuestros pecados. Cristo tomó en si nuestros pecados y demostró que es capaz de pagar la pena de nuestro pecado cuando se levantó de los muertos. Romanos 4:25 nos enseña que podemos ser declarados justos cuando creemos en Jesucristo y su obra redentora.

2. La muerte tiene dominio sobre nosotros. (v. 18) – Esto es un eufemismo común para aludir a la muerte. No quiere decir que el alma reposa inconsciente mientras el cuerpo muere. La implicación es que todos los creyentes ya muertos habían sido aniquilados. Nos da gran gozo saber que algún día volveremos a ver a nuestros seres queridos que han muertos en el Señor.

D. El futuro es frívolo. (v. 19) – Si Cristo no resucitó entonces la única cosa que nos espera es un poso en la tierra. Nosotros somos dignos de conmiseración debido a que los sacrificios hechos en esta vida no tienen valor eterno porque no hay una vida venidera. “Si no hay vida venidera, más no vale ‘comer, beber y alegrarnos’ antes de morir.  Pero Dios levantó a Jesús y Jesús salió de la tumba. Nuestro salvador ya vive y debemos sacrificar nuestro ser sobre el altar de servicio para nuestro Señor.

Pastor Jaime Greenwood, Iglesia Bautista Independiente del Pilar, 3 de junio, 2012