La Certeza de la Resurrección

Había cuatro amigos hablando acerca de la muerte. Uno les preguntó a los otros tres, “cuando estás en el ataúd y toda la gente te vela, ¿qué es que querés escuchar de ella decir acerca de ti?” El primer amigo dijo, “a mí me gustaría escuchar de las personas decir que fue un gran médico en su día y un hombre que cuidaba de su hogar.” El segundo amigo dijo, “me gustaría escuchar de las personas que fue un esposo fiel y un muy buen maestro en la escuela que hizo importantes cambios en las vidas de las futuras generaciones.” El tercer amigo respondió y dijo, “a mí me gustaría escuchar a las personas decir ‘¡Mire, se mueve!’”

Hermanos, creo que todos nosotros podemos identificarnos con el tercer hombre porque la muerte no es algo agradable. Pero hay algo mejor que me gustaría escuchar de las personas decir en aquel día y son las mismas palabras de Jesús dados a María cuando su hermano Lázaro había muerto. En Juan 11:25 “Le dijo Jesús: yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” La esperanza de la resurrección de los muertos es céntrica en la fe cristiana.

Pablo presentó en los versículos 12-19 las horribles consecuencias si no hay resurrección de los muertos. Pero ahora vuelva a confirmar el hecho que Jesucristo ya resucitó. Para la mayoría de los que ponen su fe en Jesucristo esto es una cuestión de fe sin la necesidad de explicación. Pablo sigue ahora con una explicación de las implicaciones eternales de la resurrección y demuestra que la resurrección es parte del plan eterno de Dios Todo Poderoso.

[youtube http://youtu.be/z4tuGrIVZ8Y]

1 Corintios 15:20-28

20 Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho.

21 Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.

22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

23 Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.

24 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

27 Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas.

28 Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

I. La realidad de la resurrección. Vs. 20-23

A. Jesús es las primicias de los que durmieron. V. 20 – Esta es una referencia a la Fiesta de las Primicias o de primeros frutos en Lev. 23:9-14. El primer día de semana después del día de la Pascua los judíos tenían que traer su ofrenda pidiendo una bendición sobre toda la cosecha. La ofrenda de una gavilla santificó a toda la cosecha. Rom. 11:16 De igual manera la muerte y resurrección de Jesús es un símbolo de que todos los muertos en Cristo algún día resucitarán porque Cristo es las primicias de los resucitados.

B. Esto se ilustra en un paralelo entre Adán y Jesús. V. 21-22 – En Adán todos mueren porque somos descendientes del primer hombre cuyo pecado es transmitido de generación a generación. Pero Cristo en forma corporal rompió la cadena de la muerte cuando resucitó. Pablo no enseña que todos los hombres serán resucitados. La frase “en Cristo” califica a los que han puesto su fe en Él como los que resucitarán.

C. Hay un orden en la resurrección. V. 23 – Cristo resucitó como las primicias en la cosecha de la resurrección. Después se resucitarán todos los que han muertos en Cristo en el arrebatamiento. I Tes. 4:16-17 Obviamente hay otros momentos que el Apóstol Pablo no menciona detalladamente en este pasaje.

II. La realidad del reino eterno de Dios. Vs. 24-28

A. Cristo conquistará a todos sus enemigos. V. 24 – El fin es una referencia al juicio final de todos los inconversos. Y cuando esto haya ocurrido todas las cosas volverán a ser tal como Dios el Padre las diseñó en el principio.

B. Cristo conquistará a todos sus enemigos. V. 25 – Esta es una figura que se ve en la historia de los reyes que, sentados sobre su trono elevado, hicieron a sus subyugues arrodillarse delante del rey y así figurativamente estar debajo sus pies.

C. Culminará con la conquista de la muerte misma. V. 26 – También había un costumbre del rey ponerse el pie sobre el cuello del mandatario conquistado. Jesús conquistará a la muerte el enemigo número uno.

D. La obra de Cristo tendrá su complemento en la gloria del Padre. Vs. 27-28 – Es a través del poder de Dios que Cristo ejerce su autoridad y algún día volverá a su debido lugar en la trinidad para la gloria del Padre e Hijo. Esta es la meta de la iglesia también. I Cor. 10:31 Cuando Dios es todo en todo Rom. 11:36 la nueva creación será consumada y el Cristo resucitado con Su iglesia compartirán en la experiencia Ap. 22:1