El Cuerpo Resucitado

1 Corintios 15:42-50

42 Así también es la resurrección de los muertos. Se siembra en corrupción, resucitará en incorrupción.

43 Se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder.

44 Se siembra cuerpo animal, resucitará cuerpo espiritual. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual.

45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

46 Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual.

47 El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

48 Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales.

49 Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción.

[youtube http://youtu.be/pilxrJpeCNA]

La muerte nos va a tocar a cada uno de nosotros algún día. Pero el deseo nuestro es evitar aquel momento o por lo menos postergarlo. El apóstol Pablo sigue enseñándonos acerca de la vida después de la muerte. La muerte no es la peor cosa que nos puede pasar. De hecho, es la mejor cosa porque recibiremos un cuerpo resucitado en el futuro.

I. Se presentan los contrastes entre el cuerpo terrenal y el cuerpo resucitado. (vs. 42-44)

A. El cuerpo corruptible será transformado en un cuerpo incorruptible. (V. 42)

El cuerpo es perecedero. Es susceptible a la putrefacción y la descomposición.  Esto es el argumento de los griegos en contra de la doctrina de la resurrección. El cuerpo es corruptible y no debe ni estar mencionado en conjunto con la vida espiritual.  Pero el cuerpo será sacado de la tumba y transformado en un cuerpo incorruptible.

B. El cuerpo deshonroso será transformado en un cuerpo glorioso. (V. 43ª)

La palabra traducida deshonra a veces se usa en el contexto de perderse la ciudadanía. Un cuerpo muerto no tiene derechos. Es más, Los judíos vieron al cuerpo muerto como algo inmundo. Nu. 19:11 Pero el nuevo cuerpo será glorioso.

C. El cuerpo débil será transformado en un cuerpo poderoso. (V. 43b)

El cuerpo es débil no importa cuánto lo disciplinaba y lo ejercitaba. Cuando muere el cuerpo demuestra su debilidad por completo. Pero el cuerpo resucitado no será limitado como el cuerpo carnal. El poder es el poder de Dios el dunamis.

D. El cuerpo natural será transformado en un cuerpo espiritual. (V. 44)

El cuerpo natural no está en condiciones para presenciar la vida venidera. Por eso es importante que se viste de un cuerpo espiritual. Esto no quiere decir únicamente espíritu, sino santo de la esfera de lo espiritual.

II. Se ilustra a través de una comparación entre Adán y Jesucristo. (Vs. 45-50)

A. Adán fue la primera alma viviente, pero Jesús es el espíritu vivificante. (V. 45)

Pablo cita a Gen 2:7 para decir lo que es verdad acerca de Adán es la vida de todos sus descendientes. Fue hecho un alma viviente. Lo que Jesucristo hace en su obra redentora es convertir el alma en un alma vivificado. Siendo el segundo Adán o primogenitor, es ser cabeza de la familia de personas con nueva vida. Él es la fuente de la nueva vida.

B. La vida espiritual siempre comienza después de la vida natural. (V. 46)

Pablo enseña que la idea que el hombre existe espiritualmente y después se encarna está totalmente equivocada. El hombre se hace carne y hueso y después se convierte y disfruta de una vida espiritualmente rico.

C. Adán proviene del polvo mientras Cristo es un ser celestial. (V. 47)

El hombre se originó del polvo de la tierra. Cristo proviene del cielo. Adán fue creado con un cuerpo natural que era bueno en todo sentido. Gen 3:1. Pero el postrer Adán es nuestro salvador Jesucristo. Rom. 5:19-21

D. Los cristianos son tanto terrenal como celestial. (V. 48)

Los cristianos no son solamente terrenales sino espirituales también.  El cuerpo terrenal comparte la corrupción pero en su relación con Cristo existe también un cuerpo celestial. Esto quiere decir que los cristianos serán como Cristo es. I Juan 3:2

E. En esta vida llevamos la imagen de Adán y en la venidera la imagen de Dios. (V. 49)

Esta imagen es lo que corresponde a y reproduce el original. Hemos llevado durante toda nuestra vida terrenal la imagen de Adán, pero en el cielo tendremos la imagen de nuestro Señor y Salvador.

F. El mundano no es permitido vivir en presencia de la gloria de Dios. (V. 50)

Ni los vivos ni los muertos entrarán en el reino de Dios venidero cómo están ahora. Todos serán cambiados.

Pastor Jaime Greenwood, 1 de julio, 2012