El Uso Correcto de las Oportunidades

1 Corintios 16:5-12

Iré a vosotros, cuando haya pasado por Macedonia, pues por Macedonia tengo que pasar.

Y podrá ser que me quede con vosotros, o aun pase el invierno, para que vosotros me encaminéis a donde haya de ir.

Porque no quiero veros ahora de paso, pues espero estar con vosotros algún tiempo, si el Señor lo permite.

Pero estaré en Efeso hasta Pentecostés;

porque se me ha abierto puerta grande y eficaz, y muchos son los adversarios.

10 Y si llega Timoteo, mirad que esté con vosotros con tranquilidad, porque él hace la obra del Señor así como yo.

11 Por tanto, nadie le tenga en poco, sino encaminadle en paz, para que venga a mí, porque le espero con los hermanos.

12 Acerca del hermano Apolos, mucho le rogué que fuese a vosotros con los hermanos, mas de ninguna manera tuvo voluntad de ir por ahora; pero irá cuando tenga oportunidad.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 22 de julio, 2012

[youtube http://youtu.be/_EdTwqReeGA]

 

DESCARGAR EL AUDIO EN FORMA MP3.

 

I. Es necesario usar el tiempo sabiamente. Vs. 5-9

Pablo se informó a sus amigos en Corinto de sus futuros planes en viajar y visitar a la iglesia ahí.

A. El cristiano tiene que buscar la voluntad de Dios para su vida y hacerlo. Vs. 5-7

Proverbios 3:5-6 nos enseñan a no apoyarte “en tu propia prudencia” sino buscar el camino revelado por Dios. Esto es lo que el apóstol Pablo nos enseña en estos versículos. Hay que evaluar las oportunidades que se presentan en la vida cotidiana y buscar cual sea la voluntad de Dios.  Santiago 4:15

A veces hacemos planes y tomamos decisiones que no se pueden cumplir. Esto no significa necesariamente que uno es mentiroso cuando Dios nos guía a hacer otra cosa. Algunos de los cristianos en Corinto acusaron a Pablo de decepción II Cor. 1:12-2:13 justamente porque le tomó tanto tiempo en llegar a visitar a la iglesia.

Debemos entender que buscar la voluntad de Dios no es meramente vivir en pausa toda la vida sino ser activos. “Él que falla de planear, planea fallar” es un dicho en inglés que se aplica a la vida de más de una persona. Todos nosotros tenemos un plan para nuestras vidas. Él que dice no tengo planes realmente quiere decir “espero mantener a las cosas iguales como están ahora.”

Hay dos extremos para evitar en buscar la voluntad de Dios. Uno es sentir tanto temor en tomar una decisión equivocada que nunca tomamos ninguna decisión. La otra es tomar decisiones impulsivas sin esperar en el Señor. Una vez evaluada toda la información, es hora de tomar decisiones respaldadas por la Palabra de Dios y después descansar en Dios.

B. El cristiano debe aprovechar de las puertas abiertas. Vs. 8-9

Es interesante ver que el apóstol Pablo dice que le fue más provechoso predicar el evangelio a los inconversos en Éfeso que darse lujos a los creyentes en Corinto con su presencia.

Pablo vio tanto las oportunidades como los obstáculos. Mientras una puerta grande le fue abierta, a la vez los opositores se levantaron en su contra. No hay lugar de dudas que cada gran oportunidad de servir al Señor vendrá acompañada por obstáculos y oposición.

Los adversarios no pueden llegar a romper el celo de los verdaderos siervos de Cristo.

II. Es necesario utilizar a las personas correctamente. Vs. 10-12

A. Timoteo. Vs. 10-11 – Pablo mandó a la iglesia de no frustrar el ministerio de Timoteo ente ellos. V. 10 Tampoco tenían permiso de menospreciar su vida. Esto más probable es una referencia a su juventud. I Tim. 4:12 Pablo dice que su trabajo no es simplemente a favor del apóstol sino que era el trabajo de Dios mismo. Impedir al trabajo de Timoteo significaba impedir a la voluntad de Dios.

B. Apolos. V. 12 – A pesar de las facciones en la iglesia de Corinto el Apóstol Pablo no comparte el mismo sentir. Honestamente llega a la conclusión que Apolos podía ayudar a la iglesia crecer entonces lo había rogado que fuese a ellos lo más pronto posible. Pero notamos que la autoridad de Pablo no se extiende más allá de la Palabra de Dios y su propia vida. No tiene la autoridad de mandar a Apolos sino lo pide que vaya a ayudar. Cuando Apolos responde que ahora no, el apóstol Pablo no se convierte en el Espíritu Santo para mandarle igual.