Un Liderazgo Refrescante (parte 1)

1 Corintios 16:13-24

13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.

14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.

15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos.

16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

17 Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia.

18 Porque confortaron mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas.

19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.

21 Yo, Pablo, os escribo esta salutación de mi propia mano.

22 El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.[a]

23 La gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros.

24 Mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros. Amén.

Pastor Jaime Greenwood, 29 de julio, 2012

[youtube http://youtu.be/oZyXZlw5fAI]

Descargar audio.

 

 

La exhortación de ir delante. (Vs. 13-14)

I. Estar en guardia. V. 13

Esta no es una condición temporaria sino una actitud continua. Lleva la idea de luchar a mantenerte despierto. En circunstancias peligrosas es necesario estar en guardia. Tanto más peligro, tanto más necesidad de velar.

A. Estar firme en la fe.

Implica una estabilidad que era deficiente en la iglesia de Corinto. Adhiérete a la revelación de Dios y no cederte a la sabiduría mundanal. Judas 3

B. Tener coraje.

No solamente indica que hay que tener coraje, sino también conlleva la idea de ser maduros y destinado a contrarrestar la inmadurez evidente en Corinto.

C. Ejercerse.

I Tim. 4:7 nos manda a ejercitarnos para la piedad. Este verbo significa luchar para hacer el cuerpo más fuerte. Esto no es algo inherente en el creyente, sino demanda mucha lucha para lograrlo.

II. Hacer todo con amor. V. 14

Pablo no desea una agresión o asertividad de los líderes, pero sí desea una fuerza que se demuestra a través del amor. Manso, no ganso. El amor de Dios demanda un conocimiento de Dios que viene a través de una relación activa con Dios a través de Su Palabra. Ej. Los discipulados.

Un pensamiento en “Un Liderazgo Refrescante (parte 1)

  1. Pingback: Un Liderazgo Refrescante (parte 2) – Un ejemplo para seguir | Iglesia Bautista Pilar

Los comentarios están cerrados.