Discipulando a Nuestros Hijos

Es exclusivamente la responsabilidad de los padres discipular a los hijos.  No es responsabilidad de la maestra, del pastor, del vecino, del abuelo, del tío, etc. Cuando la Biblia se refiere a los padres, es el papá y la mamá.  La responsabilidad es de los dos. Si los dos se unen y giran en una misma dirección hacia Dios, tendrán hijos felices.

Deberes de los padres para con sus hijos

Amarlos –

Tito 2:4 – que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,

Enseñarlos en los caminos de Dios –

Prov. 22:6 – Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Ef. 6:4 – Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Instruirlos en la palabra de Dios –

Dt. 4:9 – Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.

Dt. 11:19 – Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,

Is. 38:19 – El que vive, el que vive, éste te dará alabanza, como yo hoy; el padre hará notoria tu verdad a los hijos.

Hablarles de los juicios de Dios – 

Joel 1:3 – De esto contaréis a vuestros hijos, y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la otra generación.

Ordenarles que obedezcan a Dios –

Dt. 32:46 – y les dijo: Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos, a fin de que cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley.

1 Cr. 28:9 – Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre.

Bendecirlos –

Gn. 48:15 – Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día,

Heb. 11:20 – Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.

Tenerlos en sujeción –  

1Tim. 3:4 – que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad

1 Tim. 3:12 – Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

Corregirlos –

Prov. 13:24 – El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Prov. 19:18 – Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo.

Prov. 23:13 – No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá.

Prov. 29:17 – Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.

Heb. 12:7 – Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.

No provocarlos a ira – 

Ef. 6:4 – Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Col 3:21 – Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

No unirlos en matrimonio con mundanos –

Gn. 24:1-4 – Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo.  Y dijo Abraham a un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito;  sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac.

Gen. 28:1-2 –  Entonces Isaac llamó a Jacob, y lo bendijo, y le mandó diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán.  Levántate, ve a Padan-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre.

Lam. 5:7 – Nuestros padres pecaron, y han muerto; y nosotros llevamos su castigo.

Orar por su bienestar espiritual  –

1 Cr. 29:19 – Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto, para que guarde tus mandamientos, tus testimonios y tus estatutos, y para que haga todas las cosas, y te edifique la casa para la cual yo he hecho preparativos.

Orar Cuando enfrentan tentaciones –  

Job 1:5 –  Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Orar Cuando están enfermos –

2 Sam. 12:16 – Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra.

Mr. 5:23 –  y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá.

Jn 4:46,49 – Vino, pues, Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Y había en Capernaum un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo.  El oficial del rey le dijo: Señor, desciende antes que mi hijo muera.