Himnología: Alma, Bendice al Señor

 

Basados en los Salmos 103 y 150, es un llamado a las acciones de gracias: “Alma,  bendice al Señor”. “Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito.”

Alma, bendice al Señor

[youtube http://youtu.be/-YzGXfkA2C8]

Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!
De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
himnos de honor y victoria!

Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
El te guardó como mejor le agradó:
No ves su mano paterna?

Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
que te creó y en salud te sostiene clemente.
Tu defensor en todo trance y dolor.
Su diestra es omnipotente!

Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
como mil pruebas te ha dado.

Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
seas por siempre bendito!

Fue escrito por Joachim Neander durante el último año de su vida, cuando tenía treinta años, siendo publicado con la melodía que aquí aparece.

Como estudiante en Bremen, Alemania, Joachim Neander vivió una vida sin Dios. Luego, cuando tenía veinte años de Neander, un predicador llamado Under-Eyke llegado a Bremen y se convirtió Neander.

Cuatro años más tarde se convirtió en director de una escuela en Düsseldorf, y durante este tiempo escribió más de sesenta himnos. Debido a sus fuertes puntos de vista cristianos y sus actividades de evangelización, que disgustó a las autoridades y se retiró al final de su cargo.

A pesar de las tensiones, escribió muchas canciones de alabanza. A menudo se paseaba por los valles y las colinas cerca de Dusseldorf, en comunión con su Señor. Después de perder su puesto en la escuela, que vivió un tiempo en una cueva y continuó escribiendo himnos. Murió muy joven, a la edad de treinta años, pero dejó tras de sí un legado de alabanza a Dios.

Aunque el himno fue traducido al inglés por Catherine Winkworth, es mucho más problable que el misionero alemán en España, Fritz Fliedner lo haya  traducido directamente de los versos de Neander.

LOBE DEN HERREN (Alabad al Señor) es una adaptación de una melodía que apareció en un himnario alemán de 1665, la que posiblemente haya sido una tonada secular. La presente armonización fue hecha en 1863 por Sterndale Bennett (1816-1875), reconocido compositor y conductor inglés quien fue nombrado Caballero en 1871.

“Bendice, alma mía, a Jehová,

Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Bendice, alma mía, a Jehová, 

Y no olvides ninguno de sus beneficios.”

(Sal. 103:1-2)