Un Liderazgo Refrescante (parte 2) – Un ejemplo para seguir

El segundo parte de “Un Liderazgo Refrescante”

1 Corintios 16:15-24

15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos.

16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

17 Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia.

18 Porque confortaron mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas.

19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.

21 Yo, Pablo, os escribo esta salutación de mi propia mano.

22 El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.[a]

23 La gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros.

24 Mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros. Amén.

Pastor Jaime Greenwood, 5 de agosto, 2012

[youtube http://youtu.be/D8ZZbLLSEdw]

Descargar audio aquí.

 

I. El ejemplo de hombres como Estéfanas. Vs. 15-18

A. El carácter de un verdadero siervo. V. 15

Pablo ya mencionó que bautizó a esa casa en 1:16 y ahora agrega que son las primicias de la obra de Dios en esa zona. Pablo los utiliza como ejemplo para seguir cuando dice que se han dedicado al servicio de los santos. Esta palabra significa “determinado o adicto” e implica que aprovechaban de las oportunidades de servir, no para lograr una posición de liderazgo, sino para suplir las necesidades de los hermanos en Cristo. No indica que les ministraba la Palabra de Dios sino que suplieron todas sus necesidades tanto físicas como espirituales.

Para lograr ser un buen ejemplo es necesario que uno demuestre una actitud de servicio hacia los demás. Esa actitud comienza en el hogar y se extiende a la casa de Dios. Si uno no puede servir a su familia primero, no hay esperanza que llegará a servir con amor en la casa de Dios y la familia de Dios.

Es interesante que el apóstol Pablo no hace mención de un llamado especial de Dios para ser uno “dedicado al servicio.” Más bien, es una actitud que se cultiva dentro del ser cambiado y agradecido por lo que Dios ha hecho en su vida. Un enfoque correcto producirá resultados correctos.

B. La necesidad de seguir el ejemplo de los verdaderos siervos. V. 16-18

Ellos no solamente realizaron tareas sino trabajaron al punto de estar exhaustos. Pablo hace mención de Estéfanas, Fortunato y Acaico para ilustrar el hecho que un verdadero siervo no espera una buena solución a los problemas, sino la busca hasta que la halle. Estos hombres se acercaron a Pablo para comentarle y aclararle todos los asuntos pendientes en Corinto. Pablo dice en versículo 17 que suplieron la ausencia de la iglesia o la información que faltaba de la carta enviado a Pablo. Y en el V. 18 dice que no solamente ayudó a Pablo en determinar un futuro rumbo en cuanto a su trato con la iglesia, sino también ayudó en gran manera a la iglesia en Corinto.

Ellos son ejemplos dignos de seguir y por eso Pablo los manda a someterse a alguien así en el V. 16. El hecho que Pablo indica que uno reconocido como siervo de los demás debe gobernar sobre la congregación es exactamente lo que Jesús enseñó a los discípulos en el aposento alto cuando lavó los pies de los doce. Son dignos de ser reconocidos como una ayuda para la iglesia. Al no hacerlo el creyente demuestra que está siendo guiado por su propia soberbia.

II. Un estímulo desde lejos. Vs. 19-24

A. No estamos solos en la lucha. V. 19-20ª

Pablo ahora le hace recordar a la iglesia en Corinto que no está solita en la lucha para la piedad. Hay iglesias en Asia menor que también siguen en la verdad. Aquila y Priscila, mencionados no menos de seis veces en las escrituras y también responsables por instruir a Apolos, activamente siguen en su servicio para el Señor y se acordaban de ellos aún en medio de su intento de comenzar otra iglesia nueva en su casa.

B. Los saludos deben ser con amor fraternal. V. 20b

El beso es equivalente a tomar la mano en el mundo occidental de hoy.

C. El saludo personal de Pablo. V. 21

Pablo demuestra que utilizó un amanuense para escribir la carta pero termina firmándola con su propia mano.

D. El que no ama al Señor debe sufrirá una maldición. V. 22

Obviamente tenemos instrucción extensiva en lo que es el amor de Jesucristo a través de esta misma carta. La Palabra anatema significa “consagrado para la destrucción” y la frase traducida “El Señor viene” es la palabra aramea “Maranata.” Pablo comunicó a la iglesia que la cosa más importante para ellos era poner por obra todo el consejo de Dios. Al no hacerlo, que sean apartados para la destrucción tan seguro como la venida del Señor.

E. El que sigue todas estas instrucciones debe esperar la gracia de Dios. V. 23

Gracia es algo no merecido.

F. Los motivos de los siervos verdaderos tienen que ser puros. V. 24

Pablo no guarda rencor contra ninguno de los hermanos a pesar de sus malas actitudes hacia él. Por eso, puede decir su amor “esté con todos” ellos. Es una lección importante reconocer que el mal hecho en contra de nosotros será juzgado por Dios algún día. Pero mientras tanto, nuestra responsabilidad es amar a nuestro hermano y amonestarlo a hacer lo correcto.