El Testigo Más Fiel

El texto hoy nos habla de Juan el Bautista como enviado por Dios con un propósito especial.

Juan 1:6-8

Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.

Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 23 de septiembre, 2012

**AUDIO – MP3**

I. Dios mandó un precursor a la luz. V. 6

Es un poco inesperado que aparezca en esta introducción una mención del nombre de Juan el Bautista, pero aquí está.

A. Fue un hombre enviado por Dios. No es igual a la luz porque la luz siempre ha existido pero este hombre comenzó a existir cuando “vino”, la misma palabra traducida hecho en el versículo 3, a la tierra como mensajero. Mal. 3:1 Necesitamos observar la importancia de la misión de Juan. No fue una misión humana sino divina en su origen. “Dios le dio su misión y su mensaje, tanto sus credenciales y sus instrucciones. Juan realizó ningún milagro, tampoco encontramos que tuvo visiones y revelaciones; pero su vida y doctrina casta y pura, junto con una tendencia directa de ambos de reformar al mundo y avivar al interés del reino de Dios entre los hombres, son indicaciones fuertes de que fue enviado por Dios.” (Mathew Henry)

¿Por qué hay tan poco resultado en cuanto a nuestro evangelismo hoy por hoy? Es porque hay pocos creyentes realmente dispuestos a vivir una vida distinta a la común y corriente.

B. Se llamaba Juan. Este Juan no es el autor del evangelio sino es Juan el Bautista cuyo nombre significa “don de Dios.” Su nacimiento fue anunciado por ángeles y el hecho de su nombramiento trajo sorpresa a los parientes según Lucas 1:59-63

 II. Dios aclara cual fue la misión divina. V. 7

A. Juan vino para dar testimonio.  El término dar testimonio es de mucha importancia en este Evangelio debido al hecho de que en el Antiguo Testamento se establece la necesidad de múltiples testigos como evidencia de un asunto. Dt. 17:6; Juan 8:17-18 Hasta que Juan el Bautista vino el Redentor no tuvo uno que daba testimonio de Él entre los gentiles. El Padre se había dejado un testimonio de si mismo. Hechos 14:17 Hacía falta uno que daría testimonio del quien vino de Dios.

B. Su ministerio consistía en dar testimonio de la Luz.  Su misión fue testificar fielmente de que la luz había venido. “La luz da testimonio de si misma y lleva en sí su propio testimonio, pero a los que se cierren los ojos en contra de la luz es necesario que hayan los que dan testimonio de ella.”(Mathew Henry)  “Juan el Bautista fue enviado a beneficio del pueblo para apuntar a Jesús como la Verdad y también expositor del Padre. El pueblo se encuentra tan metida en el pecado y la oscuridad que precisa a alguien decirle qué es la Luz. La meta de Juan fue que todos creyesen en Jesús.”[1]  Estuvo la Luz ya entre el pueblo de Israel y nadie lo reconoció. Estuvieron todos cegados a la Luz Juan 1:26 cegados por el dios de este mundo II Cor. 4:4. Su propósito fue convencer al pueblo de su necesidad de creer en Jesucristo como el Salvador del mundo. La oferta es universal aún cuando la aplicación es limitada.

 III. Dios define en forma definitiva el lugar de Juan. V. 8

A. Juan no era la luz del mundo.  Juan era una luz (una lámpara) Juan 5:35, como todos los creyentes lo son Mateo 5:14 pero no era “la Luz.”[2] Es cierto que Juan era un hombre importante Mateo 11:11, pero él se limitó a ser el mensajero que testificaba de la venida del Mesías tan esperada.

B. Juan sigue siendo uno que daba testimonio de la Luz.  Había algunos que vieron el testimonio de Juan el Bautista y no buscaban más allá de su testimonio como por ejemplo en Éfeso. Hechos 19:3-4 El Evangelista habla de forma muy honorable de Juan el Bautista pero distingue entre el que da testimonio y la Luz quien es Jesús. Nos enseña a no tener un concepto exagerado de los mensajeros de evangelio. El propósito de Juan el evangelista y Juan el Bautista es esencialmente lo mismo, de dar testimonio de la Luz. Sigue siendo el principal tarea de cada creyente hoy por hoy. No ganarse para sí mucho dinero o lograr tener un buen nombre, sino dar testimonio de que Jesús es la luz del mundo.


[1]Walvoord, John F. ; Zuck, Roy B. ; Dallas Theological Seminary: The Bible Knowledge Commentary : An Exposition of the Scriptures. Wheaton, IL : Victor Books, 1983-c1985, S. 2:272

[2]Robertson, A.T.: Word Pictures in the New Testament. Oak Harbor : Logos Research Systems, 1997, S. Jn 1:8