La Purga del Templo

¿Los frenos de tu auto han perdido potencia? En el sistema de frenos intervienen varios elementos (discos, pastillas, tambores, bomba, etc.): uno de vital importancia es el líquido de frenos que recorre todo el circuito. Si por algún problema, ingresó aire o se “contaminó” el líquido, deberás purgar el sistema. El proceso implica la necesidad de quitar el aire a través de una serie de pasos que permite salir el aire y sellar el sistema de frenos para que funcionen correctamente.

Juan 2:12-17

12 Después de esto descendieron a Capernaum, él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

13 Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén,

14 y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados.

15 Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas;

16 y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.

17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 25 de noviembre, 2012

grabar.descargar ESCUCHAR/DESCARGAR mp3

Es interesante que Jesús, al comenzar su ministerio público fuera al Templo para purgar el mismo. El Templo representaba el lugar de adoración de Dios para el pueblo judío. El problema es que en los atrios del mismo templo había una gran cantidad de mercaderes. Estos atrios representaban el lugar donde el gentil pudo acercarse a Dios. Pero en vez de un lugar de encuentro, se había convertido en un supermercado de animales para el sacrificio y mesas de cambio para poder ofrendar en la moneda aceptada. Jesús se acerca para llamar la atención al pueblo de Dios de su alejamiento de los propósitos del lugar de adoración.

Es interesante tomar en cuenta que hay un relato de la purificación del templo en los cuatro evangelios. La diferencia es que en los otros tres evangelios este relato ocurre justo antes de la crucifixión de Jesús, pero aquí se ve al comienzo del ministerio de Jesús. Cuando uno compara cuidadosamente los relatos, llega a la conclusión de que hubo dos purificaciones del templo. Si es así, entonces, la primera purificación es sorprendente para todos los líderes religiosos pero la segunda purificación llega a formar parte de la razón por el arresto de Jesús.

I. La Pascua en el Templo Vs.12-14

La visita a Capernaum nos introduce a la ciudad central del ministerio de Jesús a se llama “su ciudad” en Mt. 9:1. Fue una ciudad importante de aproximadamente un día de viaje desde Caná y más bajo en elevación y por eso dice que descendió. Fue acompañado por su madre, sus hermanos, y sus discípulos durante unos pocos días. Parece que sus hermanos no están en su contra en este momento. Debemos entender que Jesús tuvo hermanos cosa que niega la perpetua virginidad de María enseñada por la iglesia católica romana.

De allí, sube Jesús a Jerusalén para festejar la Pascua en Jerusalén (Ex 23:17). La frase “de los judíos ayuda a los lectores gentiles entender que esta era una costumbre en Israel. Pero además señala que pertenecía a los religiosos siendo Cristo mismo nuestra Pascua I Cor. 5:7. La pascua representaba la liberación del pueblo judío de los egipcios (Ex. 12).

Jesús va a cumplir la profecía de Mal. 3:1 al llegar al templo y allí descubrirse al público como el enviado de Dios, el hijo de Dios. Pero se encuentra en el Templo dedicado a la adoración de Dios un mercado lleno de los que aman más al dinero que a Dios.

II. La Purificación en el Templo Vs. 15-16

El mismo Jesús llamado el Cordero de Dios en capitulo 1 se ve aquí airado por el celo de la casa de su Padre.

La primera obra pública de Jesús en el Templo fue una purificación del mismo. Este suceso es el cumplimiento de la profecía de Mal. 3:2-3 de purificar y purgar la levadura del pecado. Parte de la celebración de la pascua incluye una búsqueda de cualquier remanente de levadura en la casa y echarla de la misma antes de celebrarse la cena pascual.

Fíjense en la manera en que limpia el Templo.

II. Una Pasión por el Templo V.17