Los Pastores de Belén

Lucas 2:8-20

Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.

Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.

10 Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo:

11 que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.

12 Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.

13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

14 !!Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

15 Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.

16 Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.

17 Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño.

18 Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.

19 Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

20 Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.

pastores y los angeles

Es interesante que, de los mismos campos dónde Rut espigó en pos de los segadores de Booz, y David fue llamado de la guardia sobre las ovejas de su padre a ser ungido rey de Israel, los hombres que eran de rango inferior fueron los primeros en recibir las buenas noticias que el Salvador había nacido.  Esa noche, la noche del nacimiento del Rey de reyes, los pastores estaban haciendo lo de siempre, guardaban las ovejas.  Ese trabajo les dejó alejados de los sacrificios del templo y otros contactos sociales.  Por esta razón se consideraba el puesto del pastor  el más vil del pueblo judío.  Pero estos mismos pastores fueron los primeros en recibir las noticias del nacimiento del Mesías prometido.  El ángel que se les apareció para entregar las buenas nuevas también asustó a los pastores.  Pero el mensaje del evangelio es “No temáis.”  Lo que tememos, la pena de nuestro pecado, será puesto sobre los hombros del Dios encarnado que ha venido para redimirnos.  En realidad el mensaje está lleno de gozo y alegría.

Esa noche “lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios” (1 Corintios 1:27).   El ángel les explicó que en la misma ciudad allí cerca de dónde guardaban su rebaño fue el lugar dónde nació el Salvador.  Pero distinto a todos los otros reyes nacidos en la historia él se encontrara envuelto en pañales, la ropa de los pobres, acostado en un pesebre, circunstancia que aún la mayoría de los pobres pudieron evitar.

Y repentinamente las criaturas más nobles, creados por Dios, no podrían ocultar su maravilla sobre ese evento dónde Dios llegó a ser hecho hombre, y aparecieron en el cielo en gran multitud alabándole a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!  Los ángeles se fueron, y a pesar de que eran noticias inesperadas, los pastores obedecieron la visión recibida, dejando sus ovejas para ir a Belén y así confirmar el mensaje.

I. 

  • Los pastores recibieron por fe el mensaje que Dios les mandó. Vs. 15

Por fe recibieron una gran recompensa

A. Actuaron en forma inmediata basado en su creencia de la realidad de los acontecimientos.  “Pasemos, pues hasta Belén”  No esperaron.  ¿Cómo es su actitud a la palabra de Dios revelada cuando se aplica a tu vida? Temo que el cristiano muchas veces busca confirmación de la Palabra de Dios en vez de simplemente actuar en base de la misma.

B. Creyeron que era un mensaje dado por Dios. “que el Señor nos ha manifestado”  No era un mensaje meramente de los ángeles sino de Dios. No dudaron la veracidad de los mensajeros.

II.  Los pastores respondieron con obediencia inmediata.  Vs. 16

“Vinieron, pues, apuradamente”

A. Se apuraron para verificar el mensaje que recibieron.  Fueron a Belén directamente.  Estoy seguro que ellos no perdieron su tiempo en buscar en las casas grandes y las cunas de los ricos.  ¿Cuántas veces se revela la voluntad de Dios pero, en vez de ser obedientes de forma inmediata, elegimos seguir el consejo de otros o intentamos verificar lo que Dios claramente nos mandó a hacer?  Por ejemplo. Jonás conoció que Dios le había mandado a Nínive pero él huyó de la presencia de Dios a Tarsis.  Gedeón conoció que Dios le había mandado a pelear contra los madianitas Jueces 6:36-37 pero él dudaba la voluntad de Dios y pidió confirmarla con un vellón de lana.

B. Los pastores iniciaron una búsqueda hasta que encontraron al bebé.            Por haber mucha gente en Belén es posible que los pastores no se encontraran a Maria, Josué y al niñito Jesús en el primer establo.  Es posible que Maria y Josué no estuvieran solos en el establo simplemente por la gran cantidad de personas en la ciudad.

¿Buscás la voluntad de Dios hasta que lo encontrás o hasta que te cansás?  Cuando era joven, mi papá a menudo me mandaría a encontrar una herramienta cuando él hizo arreglos en nuestro auto.  Unos pocos minutos después, yo regresaría sin dicha herramienta si no la pude encontrar de forma inmediata.  Mi papá siempre me retaba por no haberlo buscado diligentemente. Debemos buscar hasta encontrar.

 III.  Los pastores testificaron a otros de las buenas nuevas recibidas. Vs. 17-19

A. En Vs. 19 es evidente que ellos dijeron a los que estaban cerca del niño lo que pasó. Dijeron a Maria y a todos en derredor del pesebre qué tipo de niño era. Es necesario proclamar el evangelio con coraje en esta estación del año.

B. En Vs. 17 y18 es evidente que ellos dijeron a todos los que escucharían.  ¿Compartes el evangelio en cualquier lugar que te encontrás?

Los pastores regresaron a los campos hombres cambiados, a realizar el mismo trabajo.  Dios desea predicadores en privado tanto como pastores públicos.  ¡Hay que creer sin reservas, actuar sin demora, y esperar nada cuando el camino esté evidente!

nativity-Gerard_van_Honthorst_001