El Salvador Del Mundo (Juan 4.39-45)

Juan 4:39-45

39 Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.

40 Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días.

41 Y creyeron muchos más por la palabra de él,

42 y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.

43 Dos días después, salió de allí y fue a Galilea.

44 Porque Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra.

45 Cuando vino a Galilea, los galileos le recibieron, habiendo visto todas las cosas que había hecho en Jerusalén, en la fiesta; porque también ellos habían ido a la fiesta.

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 3 de marzo, 2013

ESCUCHAR/DESCARGAR AUDIO en mp3

***

El altruismo (del francés antiguo “altrui” = de los otros) se puede entender como:

  • Comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa de una reducción de las propias.
  • Sacrificio personal por el beneficio de otros.

altruismo

De acuerdo a la Real Academia Española, el altruismo proviene del francés “altruisme” y designa la Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio. El término altruismo se refiere a la conducta humana y es definido como la preocupación o atención desinteresada por el otro o los otros, al contrario del egoísmo. Suelen existir diferentes puntos de vista sobre el significado y alcance del altruismo. Altruismo es la tendencia de hacer el bien a los demás, aún a costa del propio provecho. Se llama altruista a la persona que profesa el altruismo.En esta porción de capítulo cuatro vemos como las acciones de una mujer de mala fama en dar testimonio de Jesús llegan a influencia en las vidas de una gran cantidad de personas.

I. La Persistencia es necesaria en el testificar. Vs. 39-40
Nuevamente Juan nos hace mención del poder del testimonio personal sobre la vida de otros. La mujer samaritana invita a todos a venir a escuchar a Jesús porque según ella, “Él me dijo todo lo que yo he hecho.”
A. Muchos pueden cree en Jesucristo por el testimonio de una sola persona. V. 39  Es obvia que el testimonio de la mujer samaritana es exagerado e incompleto, pero ella persistió en hablar del cambio que ella experimentó al escuchar las palabras de Jesús.La palabra traducida “testimonio” se usa no para describir a la mujer sino para poner énfasis en el hecho de que ella persistía en dar testimonio.¿Cuántas veces sufrimos falta de ánimo en testificar simplemente porque no hay interés en nuestro testimonio de la gracia de Dios en nuestras vidas? Esta mujer daba testimonio a pesar del hecho que vivía en una situación vergonzosa y abiertamente pecaminosa porque su vida fue transformada y quiso compartir su esperanza con otros sin buscar recompensa.
B. La persistencia puede llevar a muchos romper con la tradición. V. 40 Dice el versículo 40 que los mismos Samaritanos le rogaban al Señor quedarse unos días más para conocerle mejor. Salieron de la ciudad convencidos por la palabra de la mujer de que un profeta se les había acercado. Al encontrarle a Jesús quisieron profundizar su conocimiento de este hombre que hablaba palabras de vida. Todo esto ocurrió en el contexto del V. 9.Cuando nuestro testimonio se vive y expresa de una manera convincente, puede cambiar la cultura en la cual nos encontramos. La reacción normal de estos Samaritanos a las noticias de que un judío hablaba con un conciudadano hubiera sido desdén, pero la mujer persistió y muchos fueron transformados.
II. La Palabra es el instrumento que se emplea en el testificar. Vs. 41-42 
A. Jesús les entregaba el evangelio. V. 41  La palabra de Jesús debe de referirse al evangelio. Jesús se quedó unos días más y la cantidad de seguidores aumentó en gran número.Debemos tener cuidado en ofrecer únicamente el evangelio a los inconversos y evitar la tentación de intentar de reformar sus vidas para que sean más como nosotros. Los verdaderos cambios en la cultura ocurren cuando hay transformación no reformación.
B. Un gran número creyó en Jesús. V. 42  “La fe es un elemento tan fundamental del cristianismo” (Leon Morris, El Evangelio Según Juan Vol. I, p. 328). La fe de ellos tuvo su comienzo en el testimonio de la mujer samaritana (Rom. 10:17) pero tiene que llegar a basarse en una relación personal con Jesucristo. Los samaritanos de la aldea llegaron a la conclusión de que Jesús era más que un profeta y era “el Salvador del mundo.” Esto nos hace concluir que Jesús es mucho más que un buen ejemplo para seguir. Él es un salvador que nos libera del pecado.La simple declaración de los samaritanos nos hace entender que nuestra fe salvadora es más que algo que uno tiene, sino es algo que uno vive diariamente. Nuestra fe no es para unos cuantos sino es para todos especialmente “los que le recibieron” (Juan 1:12).
III. La Patria de los creyentes está en los cielos. Vs. 43-45
A. Jesús reconoce que su tarea es divinamente fijado. Vs. 43-44  Después de los dos días de avivamiento con los samaritanos Jesús sigue en su camino hacia Galilea. El “porque” del versículo 44 nos hace entender que es ligado al V. 43 pero no es para nada claro como se relacionan estos dos versículos especialmente con lo que sigue en el V. 45. Es obvio que la propia tierra de Jesús era Galilea y no Judea como muchos dicen. Pero esto nos lleva a presuponer que salir de entre la gran cosecha de los samaritanos le era necesario para sufrir el rechazo de los de su propia patria, aún cuando algunos le iban a recibir. Al final los pocos que le recibieron con gozo iban a rechazarle en su hora de ir a la cruz del Calvario. Si esta es la interpretación correcta, tenemos un ejemplo de sufrimiento para seguir. No es suficiente servir en confort donde no hay dificultades, porque este “mundo no es nuestro hogar, somos peregrinos aquí.” Vale la pena servir al Señor porque nuestro descanso nos espera en la más allá.
B. La aceptación del mundo es, de hecho, un rechazo. V. 45  La aceptación de los Galileos se basaba en los milagros que Jesús hacía en Jerusalén durante la Pascua. No le aceptaron a Jesús como el Mesías por su palabra, sino por los milagros que habían vistos. Esta comprensión fue incorrecta.El creyente no debe buscar la aceptación de los con el cual habla las palabras de vida. Debemos esperar el rechazo y gozarnos cuando un pecador se arrepienta de verdad. Mientras nos preocupemos por el bien espiritual de otros sabemos que esto puede producir cambios eternos en las vidas de otros.
evangelismo