Los Derechos Divinos de Jesús (Juan 5.24-29)

Juan 5:24-29
24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

25 De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán.

26 Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;

27 y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.

28 No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;

29 y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 28 de abril, 2013

ESCUCHAR/DESCARGAR AUDIO (mp3)

[youtube http://youtu.be/W8n-Zg_psDs]

I. El Hijo de Dios es Autor de la Fe. V. 24

A. El oír la palabra es la fuente que produce la fe.

La fe viene por el oír Romanos 10:17.  No es algo físico sino algo interno del corazón Hechos 2:37.

B. El cree es el ejercicio de la fe.

Si la salvación fue producida por escuchar la Palabra de Dios predicada nomás, podríamos dedicarnos a pasar por las calles con algún parlante y hablar a la gente desde un auto. Pero es necesario escuchar y ejercitar fe en Jesús basado en un conocimiento de quien es Dios.

C. La vida eterna es el resultado de la fe.

1. Aspecto presente.

¿Vivís en la realidad de tu salvación? Ya tenés vida eterna. Tu vida debe ser diferente. Tu forma de actuar tiene que ser diferente. El gozo del Señor te debe acompañar.

2. Aspecto futuro. V. 28

Habrá una resurrección de nuestros cuerpos glorificados. Nuestra salvación es un hecho mientras que la esperamos Tito 2:13.

D. Evitar la condenación es la consecuencia de la fe.

No hay condena para los que oigan la voz de Jesús Romanos 8:1. La acción de pasar de muerte a vida implica que la vida del creyente es totalmente cambiada. Los que rehúsan implementar cambios impulsados por la salvación no pueden tener ninguna confianza de su salvación.

 II.

  • El Hijo de Dios ofrece nueva vida espiritual. V. 25

 

A. El momento cuando uno recibe vida espiritual.

Ahora es el mejor momento de la salvación (II Cor. 6:2). Rehusar tomar una decisión es una decisión. “Nuestro destino eterno está determinado por nuestra actitud presente hacia Jesús” (Morris, Leon El evangelio Según Juan Vol. 1 p. 364). Podés sr salvo hoy. Si sos salvo, viví como sos salvo.

B. Los resultados de escuchar la voz.

Los que “prestan atención” a la voz son los que viven espiritualmente. Es interesante que Jesús llama a sí mismo el Hijo De Dios. Lo hace también en 10:36; 11:4 y 19:7. El propósito de este evangelio es 20:31.

III. El Hijo de Dios tiene potestad sobre la muerte. Vs. 26-27

A. La vida deriva del Padre. V. 26a

Dios el Padre es manantial de vida Salmo 36:9; muestra la senda de la vida Salmo 16:11; preserva nuestras vidas Salmo 66:9 y es la fortaleza de mi vida Salmo 27:1. “Dios vive y, por tanto, el alma también vive” (Morris, p.365 cita a San Agustín en nota al pie).

B. El hijo participa de esta vida. V. 26b

Jesús tiene la habilidad de dar vida porque tiene vida en sí mismo. Vez tras vez en su evangelio el apóstol Juan nos hace entender que Jesús es la fuente de a vida eterna. I Juan 5:11

C. La autoridad de juzgar es conferido al Hijo. V. 27

En el Antiguo Testamento se destaca la verdad de que Dios el Padre es Juez (Gn. 18:25; Jue. 11:27). Ahora a Jesús le es conferido autoridad de hacer juicio por tener poder sobre la vida y la muerte. Es por su naturaleza que le es dado esta autoridad Daniel 7:13-14. Algunos han opinados de que Jesús es nuestro Juez por haber padecido la vida humana y tiene la misma naturaleza de aquellos quienes juzga. Pero “nuestro Juez final [es] algo más que todo eso” (Morris, p.366). “¡Es el Hijo del hombre también de Dios!” Daniel 7:19

 IV.

  • El Hijo de Dios resucita a los muertos. Vs. 28-29

 

A. La voz del Hijo es lo que inicia la resurrección. V. 28

B. Los que obedecieron disfrutarán la resurrección. V. 29a

C. Los que desobedecieron sufrirán la condenación. V. 29b

Ya están condenados 3:18. Pero también se levantarán para recibir su condena.