Escogiendo El Camino De La Sabiduría (Conclusión)

“¡Oh, si me hubiese oído mi pueblo, si en mis caminos hubiera andado Israel!” (Salmo 81:13). Imagina lo que Dios hubiese hecho por Su pueblo si ellos hubiesen creído y obedecido (v. 14-16). Piensa en la tragedia de todo lo que podrían haber tenido. Dios tenía tanto para ellos, pero ellos se lo perdieron todo.

Esta gente no es diferente de la que está descrita en Proverbios capítulo 1. Tenemos nuevamente el contraste entre el hombre sabio y el hombre necio. El hombre sabio oirá (v.5), pero el necio menospreciará la sabiduría y la enseñanza (v.7). Aquí, en Proverbios 1:24-28 leemos todo lo que Dios hará por cuanto el hombre hizo la elección incorrecta: temor, destrucción, miseria, angustia y lo peor de todo, UNA PUERTA CERRADA A DIOS (v.28). En el Salmo 81 Dios quería ser muy bondadoso con Su pueblo y ellos podrían haber tenido lo que ni siquiera merecían. En Proverbios 1 Dios no puede ser benevolente con Su pueblo, porque ellos rechazaron Su gracia, y por eso Dios tiene que darles lo que merecen (en lugar de gracia, ellos reciben justicia). En el Salmo 81 vemos a Dios que está muy dolido y apenado por la necedad de Su pueblo (81:13); en Proverbios 1 vemos a un Dios que se burla y se ríe de la calamidad que vendrá sobre los que le han rechazado (Proverbios 1:26). Habla el mismo Dios, pero se ven dos aspectos diferentes de Su carácter. Por una parte, Dios está apesadumbrado por el obstinado rechazo de Su pueblo de pedir las cosas buenas de Dios (esto es Dios expresando SU AMOR). Por otra parte, la santidad de Dios queda satisfecha cuando los hombres impíos reciben exactamente lo que merecen y son recompensados según sus obras (esto es Dios expresando SU JUSTICIA). Ambas cosas son ciertas en cuanto a Dios. Hay un sentido en que ÉL llora por ellos (ver Ezequiel 18:23, 32), y hay un sentido en el que ÉL se ríe de ellos (ver Proverbios 1:26).

La gente descrita en Proverbios capítulo 1 hicieron una elección, pero no hicieron la elección correcta. Ellos no escogieron la vida y la bendición. “Por cuanto aborrecieron la ______________, y no _________________ el temor de Jehová” (Proverbios 1:29). Dios dijo, “¿Quieren TEMERME y RESPETARME y HONRARME por lo que YO SOY?” Su respuesta: “¡NO! No queremos.” Hicieron su elección. Fue la elección incorrecta y mala. Los llevó en la dirección equivocada y por el mal camino. Deben vivir con las terribles consecuencias de su elección (Proverbios 1:31).

¿Qué de mí? ¿Cuál será mi elección? ¿A quién escucharé? ¿Seré como ellos? ¿Me perderé también las cosas buenas de Dios? ¿Haré también una elección que resultará en calamidad y temor y destrucción y miseria y angustia? Puedo, pero no tengo. La elección es mía y Dios ya me ha dicho lo que ÉL quiere que escoja. “ESCOJE LA VIDA”—Deuteronomio 30:19.

En el Salmo 119:30 leemos sobre un hombre que hizo la elección correcta y que tomó la decisión correcta. Escogió el camino de Dios, el camino de la sabiduría, el camino de la verdad. Considera también lo que dijo este hombre en Salmo 119:173. El escogió el CAMINO DE DIOS (v.30) y él escogió la PALABRA DE DIOS (v.173). El escogió ir por el camino de Dios y atender a la Palabra de Dios. Hizo del camino de Dios su camino e hizo de la Palabra de Dios su Libro. ¿He hecho yo esto? Este es un hombre que abrió bien su boca para que Dios la llenara. Este es un hombre que escogió el temor de Dios. Proverbios habla de la persona que AMA y ABRAZA la sabiduría (ver por ejemplo Proverbios 4:6 “ÁMALA” y Proverbios 4:8 “ABRÁZALA”). ¿Qué elección has hecho tú? La decisión que has tomado ¿es la firme? ¿Es la final?

Josué tomó una firme y final decisión como se ve en Josué 24:15. El dijo a los israelitas de su día,  “E______________ HOY A QUIÉN SIRVÁIS.” Ellos tenían que elegir a cuales ídolos y falsos dioses querían servir (lee con cuidado el v.15). Cualquier elección de servir a falsos dioses es una mala elección. Josué ya había hecho su elección y no tenía nada que ver con falsos dioses que no son dioses en absoluto: “PERO YO Y MI CASA SERVIREMOS A ________________.” En otras palabras, “Yo he escogido servir a Jehová.”

En Juan capítulo 6 muchos de los discípulos del Señor se volvieron atrás y ya no andaban con ÉL (ver Juan 6:66). Los doce discípulos tenían que tomar una decisión. ¿Querían continuar siguiendo al Señor o no? Jesús les dijo, “¿Queréis acaso iros también vosotros?” Pedro dio una sensata y razonable respuesta: “Señor, ¿a quién iremos? TÚ TIENES PALABRAS DE VIDA ETERNA.”

Es provechoso para cada uno de nosotros meditar en esto. ¿A qué otra parte puedo ir para encontrar sabiduría y para encontrar verdad? Si voy a una librería, ¿qué libro puedo encontrar que me puede hacer realmente sabio? ¿Qué libros me pueden dar PALABRAS DE VIDA ETERNA?

Hay solo UNA PERSONA que es la fuente de sabiduría, y nadie más. Pedro dijo, “¿A quién iremos?” (Juan 6:68—implicando que no hay nadie más). Es solamente en el Señor Jesucristo que están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (ver Colosenses 2:3). Si yo rechazo a Jesucristo, entonces estoy rechazando la Fuente de la sabiduría y el TESORO nunca podrá ser mío.

Hay solo UN LIBRO que contiene la sabiduría que necesito, y no hay otro. La Palabra de Dios es el único lugar en donde encontraremos las palabras de Dios. No busques en otra parte. El hombre que tiene verdadera sabiduría es un hombre de la Biblia. Ningún hombre que rechaza el mensaje de la Biblia es sabio. ¿He escogido dar a Dios el respeto y la reverencia que Él merece en vista de QUIÉN ES ÉL?

Finalmente, para concluir nuestro estudio, consideremos tres preguntas finales:

1) ¿QUÉ CLASE DE HAMBRE TENGO?

(Salmo 34:8; Mateo 5:6; Salmo 42:1-2).

2) ¿QUÉ CLASE DE BUSCADOR SOY?

(Jeremías 29:13-14; Hechos 17:27; Hebreos 11:6).

3) ¿QUÉ CLASE DE DESEOS TENGO?

(1 Pedro 2:2; Isaías 1:10-20; Juan 7:17).

***

BIENAVENTURADO EL HOMBRE QUE ESCUCHA LA SABIDURÍA

(Proverbios 8:34)

Y QUE HALLA SABIDURÍA

(Proverbios 8:35)

DEFRAUDA SU ALMA EL QUE PECA CONTRA LA SABIDURÍA

(Proverbios 8:36)

***

camino

Se puede ver todos los estudios bíblicos del libro de Proverbios aquí.