Pecados Respetables: La Malignidad del Pecado

pecados respectables

¡Cáncer! Es una palabra aterradora que provoca una sensación de desmayo y, en muchas ocasiones, desesperanza. Otro término para describir el cáncer es malignidad.  En el ámbito médico esa palabra describe un tumor que tiene un extraordinario potencial para crecer y se expande invadiendo los tejidos contiguos. Sistemáticamente provoca metástasis en otros lados del cuerpo. Si se le deja sin atender, la malignidad tiende a infiltrarse y extenderse por todo el cuerpo. Finalmente, provoca la muerte. No nos sorprende entonces que el cáncer y la malignidad sean palabras tan temibles.

El pecado es una malignidad espiritual y moral. Si se la deja sin control, puede diseminarse por todo nuestro interior y contaminar todas las áreas de nuestra vida. Y lo que es peor, con toda seguridad provocará una “metástasis” a partir de nosotros y se extenderá hacia los creyentes que nos rodean. Nadie vive en una isla espiritual o social. Nuestras actitudes, palabras, acciones y hasta nuestros pensamientos más íntimos, afectan a nuestro prójimo.

Nuestra manera de hablar, sea acerca de otros o con ellos, destruye o edifica a los demás (Efesios 4:29). Nuestras palabras pueden corromper la mente de los oyentes o pueden impartirles gracia. Ese es el poder de nuestro hablar. Sin embargo, el pecado es mucho más que un hecho… es un principio o fuerza moral que se anida en nuestro corazón y ser interior. El Apóstol Pablo llama a este principio la carne (o naturaleza pecaminosa). Pablo habla de ella como si se tratara de una persona (Romanos 7:8-11; Gálatas 5:17).

La siguiente es una verdad que necesitamos entender muy bien:

Aunque nuestros corazones han sido renovados y hemos sido liberados del dominio absoluto del pecado, y aunque el Espíritu de Dios mora dentro de nuestro cuerpo, el principio del pecado todavía nos acecha por dentro y libra una guerra contra nuestra alma.

Si no reconocemos esa realidad desastrosa, estamos abonando una tierra fértil donde crecerán y florecerán nuestros pecados “respetables” o “aceptables.” Los que somos creyentes tendemos a evaluar nuestro carácter y conducta con base en el comportamiento moral de la cultura en que vivimos. Puesto que por lo general vivimos bajo una norma moral más alta que la de la sociedad, es muy fácil sentirnos bien con nosotros mismos y asumir que Dios siente exactamente lo mismo. Nos resistimos a reconocer la realidad de que el pecado todavía mora en nosotros.

El cáncer es una buena analogía para entender la manera en que opera el pecado en nuestra vida, especialmente cuando nos referimos al que aceptamos y consentimos. El pecado aceptable es sutil en el sentido de que nos engaña al pensar que no es tan malo o haciéndonos creer que no es pecado. Piense en los pecados que consentimos como impaciencia, orgullo, resentimiento, frustración y auto-conmiseración. ¿Le parecen odiosos y perniciosos? Tan peligroso es tolerar esos pecados en nuestra vida espiritual como ignorar el cáncer que ha invadido nuestro cuerpo.

Hasta ahora hemos visto al pecado desde el punto de vista de cómo nos afecta. Vimos su tendencia maligna en nuestra vida y en la de nuestro prójimo. Sin embargo, el tema más importante es cómo nuestro pecado afecta a Dios. Alguien ha descrito al pecado como una traición cósmica. Si esto parece una exageración, considere un momento lo que significa la palabra transgresión en la Biblia, en especial en Levítico 16:21. Su significado es rebelión contra la autoridad, en este caso, la del Señor. Así que cuando digo un chisme, me estoy rebelando contra Dios. Cuando albergo resentimiento contra alguien en vez de perdonar en mi corazón, estoy en franca rebelión contra él.

En Isaías 6:1-8 el profeta tuvo una visión acerca de Dios en su grandiosa majestad. La triple repetición de la palabra santo (v. 3) se dice que Dios es infinitamente santo. Cuando se usa para describir a Dios, el término santo habla de su majestad infinita y transcendente. Describe su soberanía para reinar sobre toda la creación. Por lo tanto, cuando pecamos, es decir, cuando violamos la ley divina en cualquier forma, ya sea que la consideremos leve o no, nos rebelamos contra su soberana autoridad y su transcendente majestad. Para decirlo en pocas palabras, nuestro pecado es un atentado contra el reino majestuoso y soberano de Dios.

Observe el uso de la palabra menospreciar en los versículos 2 de Samuel 12:9-10. Podemos ver entonces que el pecado es menosprecio de la ley divina. Pero también entendemos que menospreciar la ley del Señor significa despreciarlo a Él. Por tanto, cuando nos permitimos cometer cualquiera de los así llamados pecados aceptables, no solamente damos evidencia de rechazar la ley divina, sino que al mismo tiempo menospreciamos al Señor. Dios conoce nuestros pensamientos (Salmo 139:1-4). Esto significa que toda nuestra rebelión, el menosprecio de Dios y su ley, la tristeza que provocamos al Espíritu Santo, la presunción de su gracia y todos nuestros pecados, se llevan a cabo ante la presencia de Dios. El Señor perdona nuestro pecado porque Cristo derramó su sangre por él, pero no lo tolera. Más bien, cada transgresión que cometemos, aun el pecado sutil en el que ni pensamos, fue puesto sobre Cristo al llevar en sí la maldición de Dios en nuestro lugar. Por sobre todas las cosas, en esto es en lo que radica la malignidad del pecado. Cristo tuvo que sufrir por causa de él.