Pecados Respetables: El Remedio Para el Pecado

pecados respectables

John Newton escribió un hermoso himno llamado, “Sublime Gracia.”  No obstante, en su juventud fue un comerciante de esclavos y capitán de una nave que los transportaba desde África hacia los Estados Unidos de América.  Por cuestiones de salud, renunció a la vida en alta mar y se hizo oficial de aduanas. Estudió teología y después se convirtió en ministro.  Pero aún siendo pastor, Newton nunca pudo olvidar la terrible naturaleza de su maldad cuando comerciaba con esclavos.  Al final de su vida compartió con un amigo:

“Estoy perdiendo la memoria, pero sí recuerdo dos cosas:

soy un gran pecador y

Cristo es un gran Salvador.”

Siglos antes, Saulo de Tarso se convirtió en el gran Apóstol Pablo pero también sentía culpable por haber cometido graves pecados.  Hechos 7:54-8:1 describe su complicidad en la lapidación de Esteban. Hacia el final de su vida, Pablo escribió que en su vida había sido “blasfemo, perseguidor e insolente” (I Tim. 1:13). Pero en este mismo contexto dijo I Timoteo 1:15.  John Newton y el Apóstol Pablo se percibían como grandes pecadores, pero con un grandioso Salvador.  La mayoría de los creyentes no podemos identificarnos con ninguno de ellos en cuanto a la gravedad de nuestros pecados pasados porque tal vez nunca hemos cometido adulterio, asesinado, traficado de drogas o estafado a la empresa donde trabajamos. Sin embargo, aunque no he cometido pecados grandes y escandalosos, sí he participado de chismes, he criticado a los demás, he albergado resentimientos, he sido impaciente y egoísta, he desconfiado en Dios en situaciones difíciles, he sucumbido al materialismo y aun he permitido que mi equipo favorito de fútbol se convierta en un ídolo para mí. Tengo que estar de acuerdo con Pablo en que soy el primero de los pecadores. O para parafrasear las palabras de John Newton: “Soy un gran pecador, pero tengo un gran Salvador”.

Tanto Pablo como Newton se describieron a sí mismos como pecadores, en el tiempo verbal presente. Ninguno de ellos dijo fui; más bien dijeron que soy. Podemos estar seguros de que desde que se convirtieron hasta que murieron, el carácter de Newton y Pablo se fue haciendo semejante al de Cristo. Pero el proceso de crecimiento involucraba ser cada vez más conscientes y sensibles a las expresiones pecaminosas de la carne que todavía influían en ellos. Por eso John Newton pudo decir: “Fui y todavía sigo siendo un gran pecador, pero tengo un grandioso Salvador”. Y cuando empecemos a confrontar nuestros pecados aceptables, podremos decir lo mismo.

El remedio de nuestro pecado, ya sea éste escandaloso o aceptable, es el evangelio en su aspecto más amplio. El evangelio es un mensaje; estoy usando la palabra evangelio para definir la obra completa de Cristo durante su vida, muerte y resurrección a favor nuestro y su obra actual en nosotros a través de su Espíritu Santo. Cuando hablo del evangelio en su aspecto más amplio, me refiero al hecho de que el Señor, en su obra a favor nuestro y en nosotros, nos salva del castigo del pecado, pero también de su dominio y poder reinante en nuestra vida. A partir del capítulo 7 trataremos específicamente los pecados respetables en nuestra vida. Pero antes de hacerlo, tenemos que examinar bien e evangelio. Esto es necesario porque:

En primer lugar, el evangelio solo es para pecadores (I Tim. 1:15). Pero la mayoría de los creyentes tienden a pensar que el evangelio es para los incrédulos, para los que necesitan ser “salvos”. Sin embargo, aunque somos verdaderos santos en el sentido de haber sido separados para Dios, todavía somos practicantes del pecado. Así que el primer uso del evangelio como remedio para nuestros pecados es labrar el terreno de nuestros corazones para que podamos ver nuestra iniquidad. Si estamos dispuestos a aceptar cada día nuestra condición de pecadores necesitados del evangelio, nuestro corazón que consideramos muy justo queda desprotegido y nos preparamos para enfrentar y aceptar la realidad de la impiedad que todavía reside en nosotros.

En segundo lugar, el evangelio so sólo nos prepara para enfrentar nuestro pecado; también nos libera para hacerlo. Generalmente, el hecho de reconocer nuestras iniquidades nos hace sentir culpables. Por supuesto, nos sentimos culpables porque lo somos. Nuestro instinto es tratamos de minimizarlo. Pero no es posible pretender resolver alguna manifestación particular de maldad, como la ira, hasta que reconozcamos abiertamente su presencia e influencia en nuestra vida. Así que necesitamos tener la seguridad de que nuestro pecado ha sido perdonado para comenzar a enfrentarlo y, claro, corregirlo después.  Necesitamos tener la seguridad de que ese [pecado] ha sido perdonado; es decir, que Dios ya no lo toma en cuenta. El evangelio nos provea esa seguridad (Romanos 4:7-8).  ¿Por qué Dios no nos inculpa de nuestro pecado? Porque es una deuda que Él ya puso sobre Cristo (Isaías 53:6). En la medida en que entendamos en lo profundo de nuestro ser esta gloriosa verdad del perdón divino de nuestros pecados a través de Cristo, quedaremos libres para enfrentar honesta y humildemente las manifestaciones particulares del pecado en nuestra vida. Por eso es útil afirmar cada día lo que Newton decía: “Soy un gran pecador, pero tengo un gran Salvador”.

En tercer lugar el evangelio nos motiva y da energía para enfrentar nuestro pecado. No es suficiente aceptarlo con honestidad. Para usar una frase de las Escrituras, significa que debemos hacerlo morir (Rom. 8:13; Col. 3:5). No podemos comenzar a enfrentar la actividad del pecado en nuestra vida hasta que hayamos lidiado con la culpabilidad que resulta de este. La seguridad de que Dios ya no nos inculpa de nuestros pecados produce dos cosas. Primero, nos asegura que Él está por nosotros y no contra nosotros (Rom. 8:31). Dios no nos está mirando desde su trono celestial diciendo “¿Cuándo  vas a cambiar? ¿Cuándo comenzarás a erradicar ese pecado?” Más bien, Él viene a nuestro lado diciendo: Vamos a enfrentar este pecado, pero mientras tanto quiero que sepas que no te inculpo por él.” Dios ya no es nuestro Juez; ahora es nuestro Padre celestial, quien nos ama con un amor infinito. Y aún más, la seguridad de que Dios ya no nos inculpa de pecado y que Él está con nosotros en nuestra lucha contra este, nos produce una mayor gratitud por lo que ya ha hecho y está haciendo a favor nuestro a través de Jesucristo.

Entonces, esta es la primera parte de las buenas nuevas del evangelio.