Hay Que Actuar en el Momento Indicado (Juan 7:1-9)

clock
Juan 7:1-9

1  Después de estas cosas, andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque los judíos procuraban matarle.

2 Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos;

3 y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces.

4 Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo.

5 Porque ni aun sus hermanos creían en él.

6 Entonces Jesús les dijo: Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto.

No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.

Subid vosotros a la fiesta; yo no subo todavía a esa fiesta, porque mi tiempo aún no se ha cumplido.

9 Y habiéndoles dicho esto, se quedó en Galilea.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 21 de julio, 2013

[youtube http://youtu.be/Y7btTeB6aRs]

Me imagino que cada persona aquí presente ha sido tentada a pecar en algún momento esta semana pasada. Pero no hago referencia al pecado de codiciar a las posesiones de tu vecino, ni el pecado de mentir o robar sino el pecado de actuar sin la clara dirección de Dios en tu vida.

Sabemos que Jesús fue “tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” según Hebreos 4:15. El registro de su tentación se conoce en los evangelios sinópticos por la visita de Satanás y las varias tentaciones presentadas por el Gran Engañado. Lo interesante es, que el evangelio de Juan no registra de forma explícita aquella tentación. Sin embargo, algunos autores mantienen que esta sección del Evangelio de Juan nos ofrece paralelos a las tentaciones registradas en Mateo y Lucas. Por ejemplo, en el Juan 6:15 la multitud intenta hacerle rey a Jesús, lo que equivaldría al momento en que Satanás tienta a Jesús con el ofrecimiento de todos los reinos del mundo. En el 6:31 viene la súplica que les provea el pan del cielo, cosa que parece semejante a la sugerencia de Satanás de convertir a las piedras en pan. En esta sección tenemos el acercamiento de los hermanos sanguinos de Jesús que desean que se suba a Jerusalén en la fiesta de los tabernáculos para presentarse como el Mesías, cosa que nos hace acordar de la tentación de Satanas de que Jesús se tirara del pinacle del templo (Brown citado en Morris, Leon, El evangelio Según Juan Vol. I, p447 nota al pie). Otro autor comenta que “podemos pensar que las tentaciones narradas de forma tan gráfica en Mateo y Lucas se fueron repitiendo a lo largo del ministerio de Jesús (Morris, p.447).

La manera en que Jesús responde a esta tentación de actuar sin la dirección de Su Padre  es una clara indicación de que nosotros debemos hacer cuando se presenta en nuestras vidas una nueva  oportunidad de hacer algo. Debemos asegurarnos de que forma parte del plan de Dios revelado en nuestras vidas y no elegir de forma apresurada el camino que vamos a seguir. Lo que vamos a aprender en este pasaje es que debemos espera actuar en el momento adecuado.

I. Jesús siempre elige el camino más provechoso. Vs. 1-2  Sea el caminar por Samaria para encontrarse con una mujer en un poso o caminar en Galilea para ministrar a las multitudes, el lugar de su ministerio le era tan importante a Jesús como las tareas cumplidas.

A. Jesús reconoce que la principal necesidad de los que le rodea. V. 1  Lejos de vagar en Galilea, Jesús andaba a propósito en aquella zona, cosa que nos hace preguntar ¿qué hacía Jesús en el intervalo entre el capítulo 6 y el 7? La respuesta es que anduvo, enseñando a los discípulos que no le habían abandonado o desertado en el 6:66. Mientras Jesús estovo dos días con la multitud en el capítulo 6, pasó aproximadamente 7 meses enseñando a los discípulos fieles en el periodo entre la fiesta de 5:1 y la fiesta de los tabernáculos de 7:2.

Esta es la misma tarea dada a los seguidores de Jesús hoy II Tim 2:2-4.

B.  Jesús se mantiene lejos de la “ciudad santa”. V. 2  Los judíos buscaban en cualquier momento atraparle y matarle a Jesús porque había llegado a ser una amenaza al pueblo judío en las mentes de los líderes religiosos (Jn. 11:50). La misión de Jesús no fue correr hacia el peligro sino actuar en el momento adecuado. Los judíos se animaban más a festejar el “la fiesta judía de camping” que cualquier otra actividad religiosa en el año.

 II.  Jesús está desafiado por sus hermanos. Vs. 3-5  Los hermanos de Jesús son los hijos de María que ella tuvo después que nació Jesús. Esto argumenta en contra de la enseñanza católica romana de que María era perpetuamente una virgen.

A.  Los hermanos dicen que su presencia en la fiesta iba a animar a muchos. V. 3-4 Según los hermanos, los seguidores de Jesús iban a retomar el ánimo al verle en la fiesta.  También argumentan de que las obras que hacía Jesús en Galilea jamás iban a ser reconocidos si no se subía a Jerusalén para ser reconocido por los líderes religiosos del pueblo entero. En otras palabras quisieron que se manifestara al mundo si realmente era el Mesías. Pero no son los consejeros inmundos que nos van a ayudar sino los consejos sabios que nos ayudan Proverbios 24:6; 11:14.

B. Los hermanos no expresan fe en Jesús. V. 5  Lo que podemos entender es que los hermanos habían visto a las señales y se maravillaron de ellas. Pero todavía no había fe en ellos para aceptar a Jesús en la manera en que demandara nuestro Salvador.

La fe no es por fe sino “por el oír y el oír por la Palabra de Dios”(Rom. 10:17).

III. Jesús escoge los momentos en los que actuar con cuidado. Vs. 6-9  La respuesta de Jesús es un gran ejemplo para seguir. En vez de buscar la vanagloria, Él busca actuar dentro del plan de Su Padre Eterno.

A.  Los tiempos de cada uno están en manos de Dios. V. 6  Jesús responde que no era el momento adecuado para ir a Jerusalén. Salmo 31:15; 25:5 Es nuestra tarea esperar en el Señor y no apresurarnos para nuestra destrucción (Isaías 40:31). “Los tiempos de los hermanos consistía en subir a la fiesta para demostrar que eran judíos fieles. El consejo que le estaban dando a Jesús nacía de su propia situación, por lo que era completamente irrelevante para Jesús” (Morris, p. 450).

B.  El odio del mundo le espera cada uno que actúe piadosamente. V. 7  Jesús dice que está odiado por actuar según los tiempos de Dios y entre Su voluntad. Esto es de esperarse en la vida de cada creyente que quiera vivir piadosamente padecerá persecuciones (II Tim. 3:12). Esto es debido a que las obras de los que son del mundo son malas.

C.  Los tiempos planteados por los inconversos no siempre son provechosos. V. 8-9  Jesús dice que ellos pueden subir a la fiesta porque les convendría, pero Él no iba a ir todavía porque su propósito no era revelarse aún. Entonces, se quedó en Galilea y no subía con ellos.

Debemos tener mucho cuidado de que los planteamientos de los que nos rodean nos desvían del camino ya marcado para nuestras vidas por el Señor.