Temor de la Soberanía de Dios II (Proverbios 16:1-9)

ver. prov 16.8

Proverbios 16:1-9
1 Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.
2 Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus.
3 Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados.
4 Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.
5 Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune.
6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.
7 Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.
8 Mejor es lo poco con justicia Que la muchedumbre de frutos sin derecho.
9 El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 16 de feb, 2014

Aún cuando nosotros sabemos que algo nos beneficiará, a menudo no lo implementamos en nuestra vida simple porque tenemos miedo de perdernos una oportunidad importante.

Mientras nos acercamos al pasaje hoy, nos encontramos expuestos a un temor que afecta a muchos cristianos. Es el temor de la soberanía de Dios. Tocamos los primeros tres versículos en la prédica del domingo pasado y dijimos que “El hombre propone pero Dios dispone” en el versículo uno o en otras palabras que la soberanía de Dios le gana a la voluntad del hombre. En Segundo lugar vimos la realidad de que Dios juzga a nuestras motivaciones en el versículo 2 Esto significa que Dios juzga al hombre basado en las motivaciones del corazón. Simplemente, Dios conoce el corazón del hombre.

Quiero seguir hoy con los próximos versículos para ayudarnos evaluar nuestro entendimiento de quién es nuestro Dios y como este entendimiento juega un papel importante en como respondemos a la guía de Dios en nuestras vidas.

Es esencial que pongamos al lado nuestras premoniciones y temores de la soberanía de Dios antes que podamos enfocarnos en la Gran Comisión de Dios.

I. Dios muestra su soberanía sobre cada aspecto de nuestra vida v. 4

A. El designio de Dios es que cada hombre le trae gloria en cada circunstancia (Romanos 11:36).

B. Muchos cristianos fracasan en darse cuenta de que Dios obra según el designio de su voluntad (Ephesians 1:11). 

Dios utilice a los impíos para demostrar que el pecar y el sufrir están ligados.  

II. Dios se opone a nuestra arrogante independencia del Señor. v. 5   

A. Dios odia a nuestro orgullo. Como una razón principal de nuestro fracaso en depender de Dios y su voluntad, el orgullo nos mantiene lejos de una entrega total.

B. Dios juzgará a los arrogantes.  Todas las artimañas del hombre no le quitarán el juico de Dios.

III. Dios desea quitar nuestra culpabilidad. v. 6  

A. La reconciliación proviene como resultado de nuestra  fe en el Señor. Ambos el amor real [chesed] y la fidelidad de un Dios Santo están en vista aquí. La Palabra de Dios es la verdad que no solamente nos guía a Dios, sino también nos sostiene en nuestro diario vivir con el Señor.

B. Una victoria continua sobre el pecado viene como resultado de apartarnos del mal.  Esto es posible solo cuando nosotros estamos mandados a arrodillarnos. Debés de entender que una postura correcta involucrada en el temor de Dios. Los que se describen en las Escrituras como temerosos de Dios siempre se encuentran postrados delante de un Dios Santo. Cuando nos descubrimos por quienes realmente somos captamos la grandeza de nuestro Dios y le adoramos según este entendimiento. Nunca jamás odiará a tu pecado hasta que aprendés a reverenciar al Salvador.

IV. La soberanía de Dios obrando en nuestras vidas puede producir paz con nuestros enemigos v. 7

Literalmente quiere decir que es efectiva nuestra diplomacia. Esta generalización no pone trabas a la persecución del creyente (2 Timoteo 3:12). Porque no es cambie al carácter de nuestros enemigos sino tiene una influencia para bien sobre los con los cuales tenemos contacto en el día y puede reducir la deshonestidad en la comunidad.

poco con justiciaV. Un poco es mucho, cuando Dios esté allí. v. 8

Vivir piadosamente es mejor que gran ganancia (Pr. 15:16) Desde que todos nosotros apareceremos y daremos cuenta delante de nuestro Dios soberano debemos darnos cuenta de que estaremos juzgados basado, no en las posesiones que logramos tener, sino en lo que hicimos para Cristo. Ganancia deshonesta trae juicio mientras tener un poco logrado honestamente es mejor.

VI. El Dios soberano determina nuestros pasos. v. 9

Esto es a la vez ambos positivo y negativo en su aplicación. Cuando elegimos nuestro propio camino nuestro Dios soberano prevalece contra nuestros planes para guiarnos por la senda que él tiene para nosotros. Cuando andemos con el Señor, aún cuando el destino no es cierto, el Señor nos guía en el camino y nuestros planes se cumplen (Gen. 24:27).

soberania de DiosConclusión: Sentirte temor en cuanto a la soberanía de Dios y su guía en nuestra vida es un temor sin base alguno. Cuando reconocemos a Dios por quien verdaderamente es, y le permitimos tener control absoluto de nuestro ser es cuando recién tenemos la oportunidad de cumplir con su propósito en nuestra vida. Dios no te mantendrá lejos de las cosas que son para tu bien y es cierto que no te va a arruinar la vida. Él desea bendecirte ricamente mientras le servís con todo tu ser. No hay nada para temer de reverenciar a un Dios Santo.