¿Quién Hay que Creer? (Juan 7:24-31)

Juan 7:24-31
24 No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

25 Decían entonces unos de Jerusalén: ¿No es éste a quien buscan para matarle?

26 Pues mirad, habla públicamente, y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido en verdad los gobernantes que éste es el Cristo?

27 Pero éste, sabemos de dónde es; mas cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde sea.

incredulidad

28 Jesús entonces, enseñando en el templo, alzó la voz y dijo: A mí me conocéis, y sabéis de dónde soy; y no he venido de mí mismo, pero el que me envió es verdadero, a quien vosotros no conocéis.

29 Pero yo le conozco, porque de él procedo, y él me envió.

30 Entonces procuraban prenderle; pero ninguno le echó mano, porque aún no había llegado su hora.

31 Y muchos de la multitud creyeron en él, y decían: El Cristo, cuando venga, ¿hará más señales que las que éste hace?

cree!

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 2 de marzo, 2014

***

[youtube http://youtu.be/3I0xUl7T5b4]

***

¿Te cuesta creer a otras personas?

¿Te cuesta creer a los políticos y líderes de la nación?

En nuestro pasaje hoy llegamos a ver una gran preocupación de la gente reunida en Jerusalén a causa de la fiesta de tiendas. En la semana pasada vimos que la multitud hablaba de Jesús, pero no abiertamente. Que los líderes religiosos buscaban a Jesús para acusarle de ser un fraude. Pero una vez que Jesús se revela en el templo, empieza a enseñar de tal manera que todos se maravillaron de su persona. Esto produjo una preocupación y cuestionamiento en la multitud de ¿quién hay que creer? Juan ahora reitera la afirmación de Jesús en cuanto a su identidad como el Mesías y ser e Hijo de Dios.

I. Una gran confusión (vs. 25-29)

Hubo una gran confusión entre los varios grupos en cuanto a la persona de Jesús.

A. Jesús habla con libertad en medio de sus enemigos. (vs. 25-26)  La gente pregunta si no es este aquel hombre que los judíos procuraban matar y que habían venidos buscando durante la fiesta. Pero al verlo enseñar sin impedimento alguno, cuestionan si por ahí, no se quedaron convencidos los mismos líderes de la autenticidad de las afirmaciones de Jesús.

B. Jesús procedía de Galilea y la gente esperaba un Mesías distinto. (v. 27) La imagen que la gente tuvo en cuanto al Mesías fue bastante diferente al que Jesús presentaba. Ellos buscaban un Mesías misterioso de origen sobrenatural y Jesús parece ser otro hombre cualquier. Ellos argumentaron que  1. Nadie sabe de dónde procede el Mesías. 2. Que Jesús provenía de Galilea. 3. Que Jesús no podía ser el Mesías.

Hubo una expresión muy conocido en aquel entonces que decía:

“Hay tres cosa que vienen sin esperarse – El Mesías, una bendición y un escorpión.”

C. Jesús aprovecha el comentario de la gente para enseñarles acerca de su misión. (vs. 28-29)  Jesús levanta su voz y clamaba que cumple una misión divina. Que Él ha sido enviado por Aquel que es verdadero. Jesús dice que si, ellos lo conocen humanamente hablando pero no lo han reconocido por quien realmente es. Hay por supuesto, un doble significado en las palabras de Jesús. Él procedió del Padre – sus enemigos sabían que era humano. Estaban equivocados en cada punto.

Jesús los acusa de no conocer a Jehová y esto sí los molestaba. Aún los maestros de la ley, los “perito arquitectos” no podían identificar a la piedra principal, a pesar de que estudiaban los planos divinos durante siglos Hechos 4:11. Jesús dice que “yo” conozco al Padre a diferencia de ustedes. Su existencia procede del Padre y fue enviado por Él.

II. Una fuerte convicción (vs. 30-31)  Las palabras de Jesús suscitaron reacciones bastante diferentes.

A. Dios es soberano y controla nuestros tiempos. (v. 30)  Mire como su impotencia fue igual a su malignidad. Nadie nos puede tocar sin el consentimiento de Dios Juan 10:29. Un pastor dijo en esta semana, “Somos todos inmortales hasta que Dios dice que no.”

C. Algunos creían en las obras de Jesús. (v. 31)

ver. ro1017