La Vida Abundante (Juan 7:32-36)

vida abundante2

Juan 7:32-36
32 Los fariseos oyeron a la gente que murmuraba de él estas cosas; y los principales sacerdotes y los fariseos enviaron alguaciles para que le prendiesen.

33 Entonces Jesús dijo: Todavía un poco de tiempo estaré con vosotros, e iré al que me envió.

34 Me buscaréis, y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podréis venir.

35 Entonces los judíos dijeron entre sí: ¿Adónde se irá éste, que no le hallemos? ¿Se irá a los dispersos entre los griegos, y enseñará a los griegos?

36 ¿Qué significa esto que dijo: Me buscaréis, y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podréis venir?

Hubo un alpinista veterano que hablaba con y aconsejaba a varios alpinistas novatos buscando prepararlos para su primera subida a una montaña imponente. El alpinista veterano había conquistado a varios de las cimas de las montañas más nombrados en el mundo, entonces estaba capacitado para ofrecerles consejos. “Acordarse de eso,” les dijo “su meta hoy es experimentar la euforia de la subida y el gozo de alcanzar la cima…, Si su propósito en escalar es sólo evitar la muerte, la experiencia será disminuida.” (David Egnar) El temor le quita el gozo de la escalada.

temor quita gozo

“Jesús no nos llamó a vivir la vida cristiana simplemente para escaparnos del infierno. No es de ser una vida de poco gozo y mínimos logros, sino una vida que es plena y sobreabundante. Nuestro propósito en seguir a Cristo no debe ser buscar evitar el castigo eternal. Si aquella es nuestra motivación principal, vamos a perder las maravillas y los gozos y las victorias de subir más alto con Jesús.”

Yo creo que cada persona presente hoy desea obtener la vida abundante. Para recibirlo, sin embargo, debemos acercarnos al Mesías de la Biblia, a Jesús como se ofrece en el evangelio. Para lograr esto, nótense primero…

I. Experimentamos la vida abundante cuando confiamos que Dios opera a tiempo. (v. 32)

Ninguno de nosotros podemos evitar problemas en la vida. La multitud murmuraba de Jesús porque nadie hablaba abiertamente de Él (v.12) y los fariseos buscaban asesinarle.

A. Los líderes religiosos están amenazados por la popularidad de Jesús.  Dice que inclusive los principales sacerdotes sienten una amenaza en cuanto a sus intereses eclesiales y religiosos. Pero Jesús sigue insistiendo porque su hora no había llegado (v. 30).

B. Los líderes religiosos buscan destruir a Jesús. Enviaron alguaciles para prenderle pero no lo hacen en el momento. Tenemos la sensación de que desde ahora en adelante estará vigilado Jesús en todo momento en búsqueda de una oportunidad de apoderarse de Jesús.

Un pastor mantenía un cartel en la puerta de su oficina que decía “Si enfrentás algún problema, entrá y contámelo. Si no enfrentás ningún problema, entrá y contame cómo los evitás.”

pastor oficina

La Biblia nos enseña aquí que desde los líderes más poderosos de la nación hasta los aguaciles  y los poderes malignos de nuestro enemigo Satanás no pueden tocar a Jesús aparte de la voluntad de su Padre celestial.

Tus días están en manos de Dios, y sus manos son a la vez poderosas para salvar y cuidadosas para evitar cometer un error.

Confiar en Jesús es imprescindible para vivir una vida abundante.

II. Experimentamos la vida abundante cuando nos preparamos para el futuro según Dios. (vs. 33-36)  

A. Busca a Jesús mientras lo puede encontrar. (Vs. 33-34)  Cuando llega el final de los días de la gracia Jesús se encontrará al lado de su Padre celestial. Cuando viene aquel día, los que desean escaparse de su destino final de juicio no hallarán ninguna vía de escape. Nadie puede acercarse al Padre sino por Jesús Jn. 14:6 pero el momento de recibirlo es ahora.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

ver. JUAN 14.6

“Vendrá un día cuando desearás mi favor y no lo encontrarás” suele sonar como la Sabiduría personificada en Proverbios 1:24-28 son casi las mismas palabras. Es hora de arrepentirse.

24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,
Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,

25 Sino que desechasteis todo consejo mío
Y mi reprensión no quisisteis,

26 También yo me reiré en vuestra calamidad,
Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;

27 Cuando viniere como una destrucción lo que teméis,
Y vuestra calamidad llegare como un torbellino;
Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.

28 Entonces me llamarán, y no responderé;
Me buscarán de mañana, y no me hallarán.

B. No permite que las palabras de Jesús le incomodan. (vs. 35-36)  El hecho de que estas palabras de Jesús les causan a los líderes religiosos tanta confusión se ve en su reacción. En primer lugar buscan explicarlas dándoles un significado que encastraba con su entendimiento. Presumían que Jesús hablaba acerca de una futura misión a la Dispersión entre los gentiles.

En segundo lugar les dejaba con la sensación de que hubo algo más detrás de las palabras de Jesús y les incomodó grandemente. Aún no le creían a Él, situación que tu no tenés que compartir.