Visión Espiritual (Juan 9:35-41)

sleeping under starsEl detective Sherlock Holmes y su amigo el Doctor Watson salieron juntos para realizar un camping. Después de la cena se retiraron y se pusieron a dormir. Pasaron algunas horas y Holmes le dio un codazo a su fiel amigo. “Watson, mire arriba y decime lo que ves”. Watson respondió y le dijo, “Ve a millones y millones de estrellas.” “Y, ¿qué podes deducir de esta situación?” Watson lo consideró por un momento. “Astronómicamente, me indica que hay millones de galaxias y potencialmente miles de millones de planetas. Astrológicamente, observo que Saturno se encuentra en Leo. Horológicamente, saco la conclusión de que  son las tres y cuarto. Teológicamente, Puedo ver que Dios es todopoderoso y nosotros somos insignificantes y débiles. Meteorológicamente, supongo que nos va a ser un lindo día mañana. ¿Por qué, qué significa para vos?”

Replico el Señor Holmes, “Watson, idiota, ¡alguien nos robó la carpa!”

Vision Espiritual

Hay muchas veces en la vida cuando la respuesta simple es la más buscada y la más difícil de encontrar. En nuestro texto hoy, Jesucristo nos va a indicar que hay dos conclusiones que debemos sacar en cuanto a la posesión de la visión espiritual.

Juan 9:35-41
35 Oyó Jesús que le habían expulsado; y hallándole, le dijo: ¿Crees tú en el Hijo de Dios?

36 Respondió él y dijo: ¿Quién es, Señor, para que crea en él?

37 Le dijo Jesús: Pues le has visto, y el que habla contigo, él es.

38 Y él dijo: Creo, Señor; y le adoró.

39 Dijo Jesús: Para juicio he venido yo a este mundo; para que los que no ven, vean, y los que ven, sean cegados.

40 Entonces algunos de los fariseos que estaban con él, al oír esto, le dijeron: ¿Acaso nosotros somos también ciegos?

41 Jesús les respondió: Si fuerais ciegos, no tendríais pecado; mas ahora, porque decís: Vemos, vuestro pecado permanece.

I. Jesús nos busca para relacionarse con nosotros. (Vs. 35-38) Es parte de la naturaleza de Dios (lo normal) buscar a los necesitados. “Para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros” (Hechos 17:27).

A. Creer en Jesús se refiere a una decisión personal. (V. 35)  Jesús pregunta al hombre si está dispuesto a depositar su fe en Cristo. Es hora de cambiar su opinión de simplemente creer que Jesús es un profeta y llegar a la conclusión de que él es el cumplimiento de la promesa de Dios. Es divinidad.

B. Es necesario reconocer la persona de Cristo para creer en Él. (V. 36) El hombre nunca había visto a Jesús antes pero parece que le reconoce la voz. Le trata con respeto y demuestra su disposición para creer. Lo que no se sabe todavía es en quién depositar su fe.

C. La persona de Jesús se revela a través de su Palabra. (V. 37) El sentido de la vista es algo todavía nuevo para este hombre. Al escuchar a Jesús decir que la vista restaurada que le trajo visión física ahora le puede también hacer llegar a la vista espiritual debe de ser algo contundente para el hombre sanado.

D. La comprensión nos lleva a responder favorablemente. (V. 38)  El término Señor aquí contiene el reconocimiento de la verdadera identidad de Jesús. Esta fe se demuestra en dos maneras.

1. El hombre reconoce que Jesús merece su confianza. “Creo, Señor” es una simple confesión de que ha depositado su fe en Jesús.

2. El hombre le rinde respeto a Jesús como divinidad. Es el único lugar en el evangelio de Juan donde hace mención que alguien adora a Jesús. La adoración es un producto natural de un corazón cambiado. La bendición enorme que recibió aquel hombre resulta en un agradecimiento devuelto en adoración de la Persona de Dios.

 II. El resultado del acercamiento a Jesús es tener visión espiritual. (Vs. 39-41)  En el resto del capítulo Juan nos relata que obtener visión espiritual puede eludir a algunos.

A. La luz divide entre los ciegos y los que obtienen visión espiritual. (V. 39)  “El resultado de la venida de Jesús es que los ciegos ven” (Morris, p. 105)

B. El conocimiento no es suficiente para obtener la visión espiritual. (Vs. 40-41) Cuando alguien es ciego, la luz resplandece en su vida al recibir la vista. Pero cuando que dice tener la capacidad de ver, rechaza la venida de la luz, aquella persona demuestra su ceguera espiritual no importa si aún es líder religioso.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 22 de junio, 2014
[youtube http://youtu.be/YDzjY66tZG4]