La Voz del Pastor (Juan 10:1-6)

La Voz del Pastor copyUn hombre en Australia fue arrestado y acusado de robar una oveja. Pero él afirmó enfáticamente que era uno de los suyos que había estado ausente durante muchos días. Cuando el caso fue a la corte, el juez se quedó perplejo, sin saber cómo decidir el asunto.

Por último, pidió que la oveja se ponga en la sala del tribunal. Luego ordenó al demandante que salga y llame al animal. La oveja no respondió, excepto para levantar la cabeza con una mirada asustada. El juez dio instrucciones al acusado de ir al patio y llamar a la oveja. Cuando el acusado comenzó a hacer su llamada distintiva, la oveja saltó hacia la puerta. Era obvio que había reconocido la voz de su amo.

Jesús, como nuestro Pastor, hace para nosotros, lo que hizo por el hombre ciego. Él conoce nuestras necesidades verdaderos y profundos, mejor que los conocemos nosotros mismos. Cuando reconocemos que Jesús es nuestro Pastor, también reconocemos esta verdad acerca de nosotros mismos. Reconocemos que somos sus ovejas. Y por si no lo sabías…

Las ovejas no son conocidas por su alto rendimiento. Las ovejas, por naturaleza, son estúpidas.  Son totalmente impotente con inteligencia limitada. Son propensos a entrar en peligro con su vagar habitual. Ellos están indefensos.

Juan 10:1-6

1 De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.

Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.

A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.

Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.

Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 29 de junio, 2014

[youtube http://youtu.be/xL6mahyhJC0]

I. Él que no es el verdadero pastor no busca guiar a las ovejas. V. 1

Jesús parece continuar su discurso con los fariseos con el “en verdad, en verdad” de versículo uno. Los fariseos se oponían a Jesús diciendo que ellos eran los pastores del pueblo de Dios. Ellos le acusaban a Jesús de ser un impostor. Pero Jesús responde que ellos son pastores falsos.

A. No tiene derecho de entrar.  Busca penetrar las defensas diseñadas para el bien de cada oveja y la protección del rebaño. “Normalmente, se pastoreaba a las ovejas dentro de un recinto vallado, para protegerlas” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol. II, p. 110). Si alguien no intenta entrar por la puerta vigilada, habría de cuestionar sus intenciones.

No hay que confiar que cada persona que dice ser pastor tiene buenas intenciones hacia el rebaño.

B. Es un ladrón y salteador.  El ladrón es como Judas que busca algún beneficio económico personal. El salteador es una descripción de los dos hombres crucificados a cada lado de Jesús. El vicepresidente Amado Boudou está acusado de ser un ladrón. Un moto chorro o uno que realiza entraderas es un salteador.

En todo caso, esta descripción implica que es deshonesto y dispuesto a acudir a la violencia.

Hay sectas y hasta pastores individuos que están en búsqueda de de beneficio personal y no el bien común de las ovejas. Jesús nos manda a tener cuidado con ellos.

 II. El verdadero pastor se relaciona con sus ovejas. Vs. 2-6

A diferencia del pastor imitador o el bandito de versículo 1, el verdadero pastor desempeña su trabajo legítimamente.

A. El verdadero pastor tiene derecho de acceso. Vs. 2-3  El pastor de las ovejas entra por la puerta porque es su derecho y su tarea de protegerlas. Parece indicar que hay varios rebaños bajo la custodia de un solo portero en un redil enorme. “Cuando el pastor entra y llama a las ovejas, éstas reconocen su voz” (Morris, p. 111). Las ovejas escuchan su voz y responden porque los llama por nombre.

Es necesario  poder reconocer la voz de nuestro Buen Pastor por el contacto que mantenemos con Él. Además es necesario responder a su llamada con obediencia inmediata. Esto debido a que aman y confían en su pastor.

B. El verdadero pastor es guiador del rebaño. Vs. 4-5 Cuando la oveja rehúsa responder inmediatamente, lo saca afuera para su propio beneficio. El va delante del rebaño para mostrar el camino correcto. Pero a uno que es un desconocido, las ovejas no responderán porque son tan bien entrenados que no le harán caso a otro pastor inclusive. Esto es debido a la voz del pastor que es distinto a cualquier otra voz. Esto implica que las ovejas son bien entrenadas para distinguir entre las voces.

Así que las ovejas deben de tener cuidado con las filosofías falsas, la psicología falsa, la ética falsa, la religión falsa y la vida falsa.