Jesús Enfrenta el Rechazo (Juan 10:19-30)

Jesus hand

A lo largo de este evangelio Jesús nos ha intentado hacer escuchar su voz para que lo comprendamos para la salvación y para disfrutar de la vida abundante. Pero hay una gran multitud de personas que no está dispuesto a discernir el sentido del mensaje de Dios. Muchos tienen una copia de la Biblia pero no la leen. Otros asistan a una iglesia dónde la Palabra de Dios se predica, pero nunca responden favorablemente. El simple hecho de escuchar no garantiza la comprensión. En el caso de nuestro texto hoy, Jesús ha comunicado que es la respuesta a la necesidad más profunda del alma y su mensaje es rechazado de nuevo. Pero el rechazo llega a serle una oportunidad más para demostrar su paciencia y amor para con los que le rechazan y para entregar grandes promesas para los que le reciben.

Juan 10:19-30

19 Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras.

20 Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oís?

21 Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado. ¿Puede acaso el demonio abrir los ojos de los ciegos?

22 Celebrábase en Jerusalén la fiesta de la dedicación. Era invierno,

23 y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón.

24 Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos turbarás el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.

25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;

26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

30 Yo y el Padre uno somos.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 27 de julio, 2014

***

I. Una crisis de fe. Vs. 19-21

Las palabras enunciadas por Jesús vuelven a producir divisiones como suele suceder en muchas oportunidades.

A. La mayoría opta por rechazar la verdad. Vs. 19-20  Su prejuicio no les permite creer en la persona de Jesús. Su falta de fe los lleva a concluir que Jesús se dedica al ocultismo. Es creíble que tenga potestad, pero se deduce equivocadamente que la fuente de su poder es el mal.  ¿Vos te encontrás con la mayoría?

B. Algunos ponen a prueba las evidencias. V. 21  Sólo Dios pudo restaurar la vista de una persona, así que las acciones de Jesús lo identifican del lado de Dios.

 II. Una falta de percepción. Vs. 22-24

Los mismos líderes religiosos, al encontrarle a Jesús, vuelven a perseguir a Jesús buscando una manera de atraparlo o enredarlo en sus propias palabras. Su acusación delante del Sanedrín en el día de su entrega es que pretende ser Dios.

A. Jesús se ofrece nuevamente al pueblo. Vs. 22-23  Ya pasaron alrededor de dos meses entre los sucesos de los versículos anteriores y Jesús regresa de nuevo a exponerse a los que le acusan falsamente.

B. Jesús está rodeado por una falta de fe. V.24  Los religiosos parecen estar un poco exasperados en su intento de librarse de la persona de Jesús. Así que, ellos le acercan a Jesús para buscar una manera de tener algo de que acusarlo.

III. Una aclaración de los hechos. Vs. 25-30

A. Las palabras y los hechos de Jesús coinciden. V. 25  Jesús dice que sus palabras ya han indicado que él es el Mesías. Dice que sus obras corroboran lo que ha dicho. El problema no radica en que Jesús no había dicho “Yo Soy el Mesías”, sino en la falta de fe de los oyentes.

B. Las verdaderas ovejas perciben el mensaje de Jesús. Vs. 26-27  Es una cosa maravillosa poder discernir la voz de Jesús en medio del ruido del mundo que nos rodea. Jesús se comunica con sus verdaderas ovejas de modo que ellos responden naturalmente a sus indicaciones con plena obediencia.

C. Las verdaderas ovejas disfrutan de una relación perpetua. Vs. 28-30  Jesús da a sus ovejas, entregados a él por su Padre, vida eterna o vida que perdura. Esta vida no solamente perdura sino que garantiza la adopción en la familia de Dios. Cuando uno le pertenece a Jesús, no tiene derecho de reclamar su propia vida más. Estamos seguros en las manos de Jesús Colosenses 3:3. La grandeza del verdadero Padre de Jesús da seguridad al creyente y demuestra que el rechazo de su persona es una locura.

Si no has puesto tu fe y confianza en Jesucristo, tu falta de fe debe de producir una verdadera crisis en tu vida. La falta de confianza en tu vida no es culpa de que Jesús no es capaz de salvarte sino radica en tu falta de fe en las plenas enseñanzas de la Palabra de Dios acerca de la persona de Jesús.

Un pensamiento en “Jesús Enfrenta el Rechazo (Juan 10:19-30)

  1. Pingback: Jesús es Dios (Juan 10:30-36) | Iglesia Bautista Pilar

Los comentarios están cerrados.