Jesús es Dios (Juan 10:30-36)

crowd-shoutiingMencionamos en la última predica de que esta es la última interacción de Jesús con los líderes religiosos antes de su crucifixión. La falta de fe expresada por los atacantes de Jesús es sorprendente ante los milagros hechos por Jesús. Jesús afirma aquí que tiene el mismo propósito que el Padre. La construcción de la frase del versículo treinta no dice expresamente que es Dios. Mientras esta frase tiene muchas implicaciones, debemos tener cuidado en interpretar más cosas de las que pone.

“Aunque algunas declaraciones de Jesús pueden parecernos un tanto vagas, no hay dudas de cómo las interpretaron sus enemigos” (Erickson, Millard Teología Sistemática p. 698).

Si volvemos a Juan 8:58 vemos una expresión de Jesús acerca de su preexistencia eternal. La reacción de los judíos que se ve en el versículo 59 es recoger piedras para lapidarle a Jesús. La única razón por lo cual se reaccionaron así es porque llegaron a entender las implicaciones de las palabras de Jesús. Si no fue una blasfemia digno de la muerte (Lv. 24:16) tanto en el capítulo 8 como se repite en el capítulo 10, ellos mismos se convirtieron en asesinos dignos de la muerte.

Juan 10:30-36

30 Yo y el Padre uno somos.

31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?

33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?

35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada),

36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 3 de agosto, 2014
[youtube http://youtu.be/XR7c-xFgtwM]

En nuestro texto hoy, las palabras de Jesús se toman nuevamente como una justificación de procurar su muerte. Los judíos pidieron una aclaración de la persona de Jesús en el versículo 24, “y Jesús les dijo más de lo que esperaban” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol II p. 134). Jesús enfrenta su falta de fe con una presentación de los hechos y una aplicación de la Ley misma.

I. Las declaraciones de Jesús acerca de su deidad demandan una respuesta. Vs. 30-33

A. Jesús tiene una relación estrecha con Dios Padre. V. 30

B. Muchos llegan a la conclusión de que Jesús es un fraude. V. 31  Están llenos de odio y se hacen lo que está dentro del corazón de cada hombre natural (Romanos 8:7).

C. Jesús responde con coraje y calma ante los airados. V. 32  No actúa de su propia cuenta porque el adre está a su lado.

D. Los atacantes rechazan la verdad. V. 33

II. La Palabra de Dios afirma que Jesús es el hijo de Dios. Vs. 34-36

A. Jesús los confronta con la Palabra de Dios. V. 34  Cita Salmo 82:6 donde afirma que la carga de un juez es tan alta que funcionan bajo la autoridad de Dios.

B. Jesús explica las implicaciones de esta afirmación. V. 35  Si la Biblia llama “dioses a unos seres humanos sería incorrecta juzgarle a Jesús por proclamarle bajo la autoridad de Dios.

C. Jesús es santificado por Dios porque es el Hijo de Dios. V. 36