Jesús Nunca Llega Tarde (Juan 11:11-27)

marta llorando copy

¿Conocés  alguien que siempre llega tarde? Mi esposa se queja muchas veces de mi manera de llegar justo sobre la hora. Para ella, le gusta la idea de llegar a cualquier cita unos 10 minutos temprano. Así que, tenemos conversaciones interesantes en el auto yendo a una cita acerca de la hora de llegada. Hay un refrán en ingles acerca de llegar siempre tarde que dice “’Él llegará tarde para su propio velorio”. Me imagino que cada persona culpado de la tardanza respondería que “ojala pudiera llegar tarde para aquella cita”.

Juan 11:11-27

11 Dicho esto, les dijo después: Nuestro amigo Lázaro duerme; mas voy para despertarle.

12 Dijeron entonces sus discípulos: Señor, si duerme, sanará.

13 Pero Jesús decía esto de la muerte de Lázaro; y ellos pensaron que hablaba del reposar del sueño.

14 Entonces Jesús les dijo claramente: Lázaro ha muerto;

15 y me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; mas vamos a él.

16 Dijo entonces Tomás, llamado Dídimo, a sus condiscípulos: Vamos también nosotros, para que muramos con él.

Jesús, la resurrección y la vida

17 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro.

18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios;

19 y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano.

20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa.

21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto.

22 Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará.

23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.

24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.

25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

Jesús llegó tarde para el velorio de Lázaro. No es que llegó al final del evento mientras todos están por salir. Llegó días después del velorio y ahora el cuerpo se encuentra en un estado de descomposición. Pero lo que nos llama la atención es, por más que parezca que Dios opera de una manera incoherente para nuestros tiempos, no está limitado por el tiempo. Así que, la muerte misma llega a ser solamente un estado temporario de dormir en vez de algo que aterroriza a los seres humanos. Jesús da vida a los seres humanos.

I. Tenemos un Salvador que se preocupa por nuestras necesidades. V. 11-16

A. Jesús tiene conocimiento sobrenatural. Vs. 11, 14-15

B. Jesús nos motive a depender de su conocimiento. V. 12, 16

II. Tenemos un Salvador que aguanta nuestra honestidad. Vs. 17-23

A. Jesús ofrece socorro en momentos menos esperados. Vs. 17-20

B. Jesús ofrece esperanza en medio de los momentos difíciles. Vs. 21-23

III. Tenemos un Salvador que merece nuestra entrega. Vs. 24-27

A. Jesús nos ofrece vida después de la muerte. Vs. 24-25

B. La condición de la vida eterna es nuestra fe en Jesucristo. Vs. 26-27

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 24 de agosto, 2014