Un Amor Extravagante (Juan 12:1-8)

Amor Ext¿Exactamente cómo es un amor extravagante?

Se dice que un hermano a cargo del ministerio de niños en una iglesia salió a invitar a los chicos participar en su clase de escuela dominical. Al golpear la puerta de una casa, salió a encuentro un chico de 9 años aproximadamente. El hermano de la iglesia le pidió poder hablar con los padres y recibió la noticia de que no se encontraban. Fue la costumbre de los padres del chico dejarlo a cargo de su hermano menor mientras salieron cada fin de semana para hacer lo suyo. El hermano de la iglesia le pidió permiso al muchacho poder entrar en la casa dónde empezó a preguntar al chico si había asistido una vez a una iglesia. ¡Nunca!, fue la respuesta enfática del niño. Así que el hermano de la iglesia empezó a contar al chico la historia de amor más famoso de todo el mundo. Al escuchar del sacrificio de Jesús en la cruz del Calvario y llegar a reconocer su pecado, el chico junto con el hermano de la iglesia se arrodillaron al lado de la sofá dónde el niño aceptó a Cristo como su Salvador. El hermano le pidió permiso para pasar a buscarlo junto con su hermano menor el domingo para llevarlos a la iglesia.

 Al día siguiente el hermano llegó a la casa temprano para encontrarla sin ninguna luz prendida y sin actividad. Golpeaba la puerta y los chicos se encontraron no preparados para asistir a la iglesia por primera vez.  Así que el hermano de la iglesia los ayudó a vestirse de manera apropiada y salir al encuentro con la familia de Dios. Llegaron a una iglesia enorme, el chico de nueve años no pudo captar todo lo que sucedió en su alrededor. Se animaba con las canciones pero se quedó perplejo cuando dos hombres, con cara larga, se acercaron al frente para levantar dos platos, orar y comenzar a recorrer el salón. Cuando el chico vio a otras personas entregar dinero en el plato de la ofrenda le pegó en el frente de que la gente estaba entregando dinero a Jesús. Cuándo el plato llegó a su banco y el chico lo recibió, lo agarró fuertemente por unos instantes antes de soltarlo sin poder poner nada adentro. Al reflejarse en el regalo de la salvación que él había recibido apenas unas 24 horas antes estaba acongojado por no poder haber participado en la ofrenda. El chico se dio vuelta en su silla y miraba mientras los platos fueron pasados de un lado al otro hasta llegar al fondo del salón.

De repente le llegó una idea a la mente del chico de nueve años. Delante de Dios y los demás presentes se levantó de su silla y se acercó a uno de los ujieres y le agarró el saco de vestir para pedirle permiso tener el plato en sus manos una vez más. Entonces, hizo una cosa maravillosa, puso el plato en el suelo y tomó un paso adentro del plato. Al levantarse la cabeza dijo, “Jesús, no tengo nada para darte hoy, sino yo. A Ti me entrego hoy.”  

offering-plate

Jesús se encuentra en una casa en Betania justo después del encuentro con los líderes religiosos judíos que se habían comprometidos buscar la muerte de Jesús. Pero en esta ocasión se celebra una fiesta con una comida preparada por Marta. Están presentes Lázaro y muy posiblemente Simón el leproso (Marcos 14:3) y si es así, es posible que Jesús se encuentre entre él que salió entero y él que salió del entierro.  También se encuentran los discípulos y María. Lo que sucede ahora llega a ser un ejemplo de un amor extravagante.

Juan 12:1-8 

12  Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos.

Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él.

Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar:

¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?

Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.

Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto.

Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.

***

***

I. Amor extravagante implica dar nuestro mejor al Maestro. Vs. 1-3

A. Nuestro servicio puede ser un ejemplo de amor extravagante. Vs. 1-2

Los detalles aquí no son información frívola sino una expresión del amor extravagante de los otros participantes. Marta se afanaba en otra oportunidad cuando tuvo que servir a unos pocos y ahora se encuentra con una banda y prepara la comida sin queja alguna habiendo aprendida la lección de que el servicio es una expresión del amor extravagante.

B. Nuestra ofrenda debe de ser un ejemplo extravagante del amor. V. 3

mary annointing jesus feetEl perfume que María derramó sobre el Señor Jesús era algo costoso. Si e denario es equivalente al salario de un día, tomando en cuenta los días de reposos y de fiesta en el año llegamos al equivalente del salario de un año según el versículo 4. María se encuentra a los pies de Jesús en una posición de reverencia y de humildad agradeciendo al Señor por lo que ha hecho en su familia. Pero a la misma vez, ella agradece por lo que Cristo va a hacer por todos en el próximo futuro ( V. 7). Ella es un ejemplo en cada oportunidad en que la encontremos en la Biblia.

  1. Se sentó a los pies de Jesús pero escuchar Su enseñanza. Lucas 10:38-42
  2. Se arrodilló a los pies de Jesús cuándo lamentaba la muerte de Lázaro. Juan 11:32
  3. Esta vez trae una ofrenda a los pies de Jesús.

Llega a ser una progresión en la vida de cada discípulo de Jesús. El aroma del perfume llenó el lugar. Que el ejemplo de nuestra vida entregada al Señor sea de ejemplo para ambos los creyentes y los inconversos.

II. Amor extravagante es incomprensible para algunos. Vs. 4-6

El amor expresado por María es cuestionado por uno de los discípulos mismos.

A. No todos reciben una bendición cuando uno da en extravagancia a Dios. Vs. 4-5  Judas Iscariote no puede ver el valor de la ofrenda por su propia concupiscencia. Debemos de tener cuidado con la persona que no puede apreciar una muestra de amor en el momento porque piense en que se va a perder una oportunidad en el próximo futuro ( II Cor. 9:8-11).

B. Sacar la vista de la Persona de Cristo es egoísta. V. 6  Mientras que todos los ojos estuvieron puestos en Jesús al recibir la ofrenda de amor de manos de María, Judas empieza a criticar el hecho y todos empiezan a sacar su mirada la plenitud de amor en Cristo para mirar a las circunstancias de nuevo. Esto llega a ser un ejemplo de egoísmo de parte de Judas por el cual él mismo no se dio cuenta y que al final produjo la traición de Jesús por conseguir algo propio.

III. Amor extravagante le importa al Señor. Vs. 7-8  Jesús manda a Judas a dejar a María en paz. Jesús dijo que su acto de amor extravagante era aceptable no solo  él sino a Dios porque cumplió con los propósitos de Dios al prepara al cuerpo de Jesús para u muerte por los pecados del mundo. Jesús añade de que la pretensión de Judas en vender y dar a los pobres no iba a solucionar el problema de los pobres Dt. 15:11 y habría que apreciar la presencia del Señor con obras de amor extravagante.

¿Has entregado algo al Señor recién? ¿Has dado tu mejor al Maestro?