Un Ejemplo Digno de Seguir (Juan 13:31-35)

siguemeCuando alguien nos pregunta ¿cómo estás vos? la respuesta en muchas oportunidades es “muy bien, gracias”. Pero el simple hecho que lo decimos no significa que estamos presentando todos los hechos.

Resulta que un campesino se presentó delante de un juez porque se había hecho una demanda contra una empresa de transporte de cargo por un siniestro sufrido en autopista. El hombre tenía el brazo enyesado, vendas por todos lados y moretones presentes entre los vendajes. El juez lo miró e hizo el comentario que no se veía muy bien. El campesino respondió que no estaba bien porque había sufrido mucho a causa del accidente. El juez indicó su sorpresa al mostrar que en el reporte del accidente el oficial indicaba que al preguntar al Señor su condición justo después del choque, que él había respondido que estaba “muy bien”.

El campesino empezó a explicar cómo había llegado a responder así al oficial. El dijo, “Yo estaba viajando en mi camioneta con un tráiler atrás. En la camioneta estaba mi perro Clifford y tuve mi mula en el tráiler. Cuando el camión semi me chocó de costado nos mandó por una banquina muy inclinada y la camioneta y el tráiler se dieron varias vueltas antes de quedarse varado en una zanja al lado de la autopista”. Él continuaba diciendo, “la próxima cosa que yo me acuerdo ver es al oficial acercarse al tráiler y revisar a mí mula. Es cuando yo lo vi sacar su pistola y mandar un tiro por entre los ojos de la mula. El oficial se acercó un poco más donde se encontró a mi perro Clifford. Al revisarlo, sacó su arma de nuevo y le mandó un tiro en la cabeza. Así que, cuando me acercó a mí y me preguntó ¿cómo estás vos? le respondí ‘muy bien, gracias’”.

Necesitamos reconocer que hay un mundo en nuestro alrededor que responde en la mayoría de los casos que está bien, cuando lo realidad es otra. En el texto que vamos a estudiar hoy, nuestro Señor Jesucristo nos instruye a implementar un nuevo mandamiento en nuestras vidas. Este mandamiento responde a la necesidad más básica en la vida de cada persona, la necesidad de ser amado. El cristiano tiene que mostrar el amor de Cristo dentro de la comunidad cristiana para suplir esta necesidad en otros creyentes y estimular interés en los inconversos concerniente el mensaje de la salvación.

Juan 13:31-35

31 Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él.

32 Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará.

33 Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir.

34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 7 de diciembre, 2014:

[vimeo http://vimeo.com/113899908]

***

I. El verdadero amor tiene su enfoque en traer gloria a Dios. (Vs. 31-32)

A. La gloria de Jesús se ve brillar en la cruz del Calvario. (V. 31)  La traición ahora empieza ya que Judas había ido y la glorificación del Hijo está a mano. Jesús tiene en mente su crucifixión cuando habla de su gloria. Ha llegado para salvarnos como una obediencia directa de la voluntad del Padre y es por esta razón que será glorificado.

B. La gloria de Jesús es segura porque Dios lo realiza. (V. 32)  Hay, por lo menos, tres verdades afirmadas en este versículo acerca de la gloria de Jesucristo.

1. Dios se glorifica en el Hijo.  Esto se ver en el enfoque en la cruz en verso 31.

2. Dios glorificará a Jesús en sí mismo.  En el Cielo Jesús retomará la gloria de que se había despojado antes de venir al mundo en forma de hombre. Jn. 17:5  

3. Dios Padre resucitará al Hijo y le glorificará.  

“Jesús está hablando de un futuro inmediato, y no haciendo una predicción del futuro lejano” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol II p. 253).

II. El verdadero amor requiere sacrificio. (Vs. 33)  El uso del término “Hijitos” es importante porque demuestra el afecto que Jesús tiene hacia sus discípulos. El tiempo se está acabando antes de que Jesús padezca la cruz y vuelve a su lugar a la diestra del Padre y los discípulos no pueden ir adonde él va como había dicho a los judíos (7:33-34; 8:12; 21-22). La diferencia aquí es que no añade las palabras “no me hallaréis” porque le podemos encontrar.

III. El verdadero amor sigue un ejemplo. (V. 34-35)

A. Jesús es el ejemplo que podemos seguir con éxito. (V. 34) El nuevo mandamiento no es amar a los demás (Lev. 19:18) sino amor como Cristo amó. Debemos amar a los que conforman la comunidad de creyentes. Hay que seguir los pasos de Jesús.

B. La manera en que amamos nos define como un seguidor de Jesucristo. (V. 35)  Esta condición indispensable nos identifica como verdaderos discípulos de Cristo.