Cómo Llegar a la Casa De Dios (John 13:36-14:6)

the way

John 13:36-14:6

36 Le dijo Simón Pedro: Señor, ¿a dónde vas? Jesús le respondió: A donde yo voy, no me puedes seguir ahora; mas me seguirás después.

37 Le dijo Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Mi vida pondré por ti.

38 Jesús le respondió: ¿Tu vida pondrás por mí? De cierto, de cierto te digo: No cantará el gallo, sin que me hayas negado tres veces.

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

***

[vimeo http://vimeo.com/114572038]

***

I. El intercambio emocional después del nuevo mandamiento. Vs.36-38  Jesús acaba de enseñar algo que forma la esencia de mensaje cristiano y sus discípulos ¡lo ignoran por completo! Están preocupados que se van a quedar sin su maestro.

A. Pedro está perplejo. (V. 36a)

B. Jesús responde indirectamente. (V. 36b) A diferencia de los fariseos, los verdaderos seguidores de Jesús lo pueden seguir y lo van a encontrar después.

C. Pedro está indignado. (v. 37)  Dice que no solo está dispuesto seguir a Jesús sin importar el lugar, dice que está dispuesto a entregar su vida por su Maestro. Pero sabemos que el contrario es la verdad y Jesús apunta a su pronta negación.

D. Jesús responde con ironía. (v. 38)  Me dices que está preparado para seguir hasta la muerte pero no es el caso todavía.

 II. Estar en presencia de Jesús nos ofrece consuelo. Vs. 1-3

A. Debemos confiar en Jesús de la misma manera que uno confié en el Padre. (V. 1)  Si el concepto de un Dios Padre nos ofrece consuelo en esta vida porque aceptamos por fe que nos ama y nos cuida, debemos tener la misma fe en Jesucristo. Es más, sin fe en Jesús no puede haber fe en el Padre.

B. Jesús seguramente nos prepara una morada con Él. V. 2  La razón por lo cual Jesús nos ofrece consuelo se ve en este versículo. Podemos creer en todo lo que Jesús nos ha dicho acerca de su persona porque ahora va a prepararnos un lugar en el Cielo. Su palabra es confiable así que nuestro lugar en el cielo es seguro.

C. Nos basta saber que estaremos dónde está nuestro Salvador. V. 3  Jesús hace una referencia clara a su segunda venida en este texto. Pero si Jesús tiene que ir, es solo para prepararnos un lugar antes de volver a buscarnos y llevarnos a pasar la eternidad en Su presencia. Para los que mueren antes de Su venida también hay una promesa de estar con Él. II Corintios 5:8

 III. Jesús es el camino que nos lleva al Padre. (Vs 4-6)

A. El camino no es un misterio escondido. (Vs. 4-5)   Tomás está perplejo igual como Pedro en 13:36. En toda sinceridad pregunta cómo pueden encontrar el camino si no les es posible seguir a Jesús a dónde ahora va. Jesús dijo en 13:33 y 36 que no podían ir allí. Pero Jesús recalca que ya “saben cómo seguirle. Cada vez que les enseñaba, les estaba mostrando el camino. Si siguen ese camino, llegarán a donde Él esté” (Morris, Leon El evangelio Según Juan Vol. II, p. 263).

B. Jesús como camino es singular y suficiente para llegar al Padre. (V. 6)  Jesús es la expresión de todo lo que vamos a encontrar en el Padre. Colosenses 2:9

Siendo el Camino Jesús nos redime de nuestra condición de vagar en el pecado. Siendo la Verdad podemos tener 100% de seguridad de que su mensaje es totalmente creíble. Siendo la Vida concluimos que la vida sin Cristo no tiene sentido. La vida que Jesús nos ofrece es autentica. Nuestra conclusión es que la obra de Jesús es suficiente para las necesidades del ser humano. Requiere fe para aceptar que un Dios hecho hombre puede servir de camino cuando su vida termina en una cruz. Que él es la verdad cuando fue entregado por las falsas acusaciones de otros. Que Él es la vida cuando su cuerpo fue puesto en una tumba. (Morris, p. 264)

ver. JUAN 14.6