La Ausencia de Jesús Resulta En Bendición (Juan 14:25-31)

Creo que nos es más fácil creer que uno tiene una relación personal con Dios cuándo lo encontramos en medio nuestro, congregándose en una iglesia bautista que predica bien la Palabra de Dios. Asumimos que aquella persona asiste a la iglesia porque ama a Dios, quiere conocer la Palabra y desea servirle a Él. Pero prestan atención a algunas estadísticas de una encuesta realizada dentro de iglesias bautistas conservadoras en América del Norte, completadas por los que profesaban fe en Jesucristo. Aquí van algunas de sus respuestas.

  • 52% de las personas encuestadas dijeron que no creen que Satanás existe.
  • 55% no cree que en el Espíritu Santo existe cómo una Persona y razona que es solamente un símbolo del poder de Dios.
  • 35% dijo creer que Jesucristo fue crucificado, muerto y sepultado sin resucitar corporalmente.
  • 28% dijo que Jesús pecó mientras estuvo aquí en la tierra.
  • 33% cree que si uno vive una buena vida en la tierra, así gana su entrada al cielo.

Ahora, quiero que lo capten bien, esas personas no son nuevos en la iglesia sin saber nada acerca de Dios. No son miembros de alguna secta apóstata sino miembros de iglesias Bautistas conservadoras. Todos habían respondidos de que arrepintieron de sus pecados, fueron bautizados por inmersión y que contribuyeron al ministerio de su iglesia. 

Nuestro texto hoy proviene de la boca de Jesucristo mismo y expresa una verdad que Dios quiere que obedezcamos. Pero para poder obedecer su Palabra, necesitamos saber que él que nos instruye es digno de obedecer y necesitamos estar dispuestos a obedecerle.

Juan 14:25-31

25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros.

26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo.

29 Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis.

30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

31 Mas para que el mundo conozca que amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vamos de aquí.

***

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 18.10.2015

***

Para resumir, Jesús dijo en Juan 7:37-39 que el Espíritu Santo iba a ser dado después de su glorificación. Los verdaderos creyentes son llenos del Espíritu y obedientes a Él. En capítulo 14 y versículo 16 Jesús nos enseña que una vez que el Espíritu Santo entra en nuestras vidas, que nunca nos abandonará porque “está con nosotros para siempre”. El Espíritu Santo es “el Espíritu de verdad” según versículo 17 así que podemos confiar en Él. La Palabra de Dios se revela a través del Espíritu de Dios quién lo preserva también. El mundo y su sistema no puede recibir esta enseñanza porque no se ve al Espíritu a pesar de que opera activamente en su alrededor. Jesús dice que el Espíritu Santo solo puede conocerse dentro del corazón de los que creen. El Espíritu Santo mora en cada creyente y nos acompaña en cada momento para hacer efectivo el guardar los mandamientos de Dios.

Jesús continua revelando nuevas verdades acerca de la tercera Persona de la Trinidad y su obra en cada persona que realmente está dispuesto a creer.

I. El Espíritu Revelador. Vs. 25-26

A. Las enseñanzas de Jesús son valiosas. V. 25  Jesús dice que ha dado este discurso estando presente con sus discípulos. Estas enseñanzas son para el ánimo de sus seguidores a la luz de que ahora no va a estar más con ellos. El discurso en su totalidad es una despedida que sirve para alentar a los discípulos porque lo malo que está por venir forma parte del gran pan de Dios. Pero hay algo aún mejor de esperarse.

B. El Espíritu Santo es nuestro guía fiel. V. 26  Jesús dice que el Consolador, quien el Espíritu Santo de Dios va a encargarse de la instrucción de ahora en adelante. Que él es enviado por el Padre y que su doble función es la de enseñar todas las cosas y hacerles acordar de las enseñanzas de Jesús. Ya descubrimos que la palabra Consolador es una pobre traducción del concepto de uno que es un amigo fiel que nos defiende como un abogado defensor.

“La idea de parakletos no es tanto ofrecer ayuda a pesar de la situación, sino librar a alguien de esa difícil situación” (Morris, Leon. El Evangelio Según Juan Vol. II p. 288).

Siendo enviado del Padre algunos herejes han concluido que es una esencia y no una Persona, así negado la doctrina trinitaria. Hay algo peculiar en el griego acerca de las palabras “Espíritu Santo” y es que se trata de palabras neutro. No es un nombre masculino ni femenino. Así que, cuando Juan nos revela que el Consolador es el Espíritu Santo, la próxima referencia “a quien” también es neutro. Pero poco después, Juan hace algo muy específico en volver a hacer referencia al Espíritu Santo cuando dice “él os enseñará” porque en este caso utiliza el pronombre masculino. En una clase de gramática la maestra no estaría muy contenta al encontrarse frente a semejante construcción. Pero aquí demuestra una enseñanza tremenda de que el Espíritu Santo del padre es una Persona.

Nos va a enseñar todas las cosas necesarias para llevar adelante la vida cristiana. No es mezquino porque nos enseñará todo y nos recordará todo acerca de lo que Cristo ya había revelado. Afirma nuevamente en el verso 31 que sus enseñanzas son del Padre.

ver. juan 14 copy

II. El Espíritu de Bendición. Vs. 27-28

A. La Paz de Dios es nuestra. V. 27  El mundo define la paz como la ausencia de la guerra. Pero esto no es el sentido de la palabra que Jesús utiliza. Los judíos se saludan diciendo “Shalom Aleijem” y después el otro lo desata diciendo “Aleijem Shalom”. Ellos deseaban paz l otro. Pero el saludo no era “deseo que no entres en guerra. Se trata más bien de una bendición para la otra persona. “que la paz del Señor este sobro ti” especialmente sobre los que anduvieron con el Señor. Literalmente Jesús nos dice que toda bendición se encuentra en su Persona. Nos deja “SU PAZ” así que no tenemos que estar preocupados por las circunstancias, Salmo 23, porque iba a estar operando en medio de las dificultades de la vida.

B. La ausencia de Jesús nos permite gozar de la presencia del Espíritu. V. 28 Jesús revela que los discípulos no aman de verdad a Jesús porque no pueden contentarse en la realidad de su regreso al Padre. Jesús continua diciendo que le es imprescindible volver al Padre porque “el Padre es mayor que yo”. Pero esto no es una declaración de que Jesús es inferior al Padre o creado como dicen los arrianos. Jesús habla su ministerio terrenal y afirma que corporalmente es subordinado al Padre. Esto afirma que Jesús no es un Dios disfrazado de hombre como los griegos hablaron, sino Jesús es 100% hombre y ahora vuelve al cielo para tomar su lugar a la diestra del Padre.

III. El Espíritu de Regocijo. Vs. 29-31  Jesús dice que su intención es amortiguar el dolor y la confusión que los sucesos próximos van a causar. Anima a sus seguidores a seguir creyendo. Ahora viene el maligno atrás de Judas y los soldados romanos para ejecutar su plan de maldición que Dios iba a convertir en el plan de la redención. Jesús termina afirmando su obediencia al plan divino del Padre en los hechos suyos. Nosotros debemos entender que tenemos a nuestro alcance el Espíritu Santo que nos ayuda también a cumplir con el plan de Dios en obediencia a la Palabra de Dios.