Jesús Pide Por Nuestra Protección (Juan 17:11-19)

Fort_Knox_tankEn Kentucky en los Estados Unidos, la nación tiene un lugar muy especial diseñado para proteger su suministro de oro. ¿Sabés cómo se llama? (Fort Knox o Fuerte Knox). Ahí es donde aquella nación mantiene la mayor parte de su oro.

Pero más que el oro se ha almacenado allí durante los años. Fuerte Knox también ha guardado la Carta Magna, la Biblia de Gutenberg, las joyas de la corona de Inglaterra, así como las reservas de oro de varios países. Y el 26 de diciembre de 1941, la nación almacenó la Constitución estadounidense original, la Carta de Derechos y la Declaración de la Independencia, hasta que fueron trasladados a Washington DC el 1 de octubre de 1944, donde han estado en exhibición desde entonces.
Ahora, ¿por qué es Fort Knox un buen lugar para guardar objetos de valor? Debido a que es, literalmente, una fortaleza. Fue construido ser imposible para cualquier persona conseguir entrar.

Está construido con granito, acero y hormigón (algunos dicen que hay más acero en la bóveda que oro). La bóveda está hecha de planchas de acero, vigas de acero, y cilindros de acero. Bandas de acero envuelven todo, y después todo está rodeado de concreto. La puerta de la bóveda pesa más de 20 toneladas por sí sola.

Y conseguir entrar sin autorización es imposible. Incluso el presidente de los Estados Unidos no tiene la combinación de la caja fuerte. Para abrir la puerta, varios empleados deben cada uno marcar combinaciones distintas que sólo ellos conocen.

En el exterior, hay un centinela puesto en la puerta de entrada y una caja de guardia en cada esquina del edificio. Después, hay una valla de acero imponente que rodea toda la propiedad…

El punto de esta ilustración es el siguiente:
Cuánto más valioso es un artículo, cuánto más trabas alguien pondrá para protegerlo.

jesus prayingJesús continúa su oración al Padre a favor nuestro y pide nuestra protección durante el ministerio terrenal que Él tiene pensado para cada uno de sus seguidores. Es una misión divina que no se puede llevar a cabo por sí solo. Por esta razón, Jesús pide al Padre que mande recursos divinos a cada creyente.

Juan 17:11-19

11 Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.

12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.

13 Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos.

14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.

16 No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.

19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad.

***

[youtube https://youtu.be/XuSBXOMb5h0]

***

I. Jesús ora al Padre por nuestra protección (v. 11-12).

A. Que estemos guardado del mal (v. 11ª).  Al pedir al Padre su protección es más natural, según el contexto, que esté pidiendo por su protección del maligno.

B. Que estemos guardado de la desunión (v. 11b). No pide que lleguen a ser uno sino que siga siendo uno en Jesucristo. Esto es posible solo en una relación de dependencia y entrega a nuestro Señor. No es solamente una unión de esfuerzo o propósito sino de todo el ser, cosa que nos lleva a entender que es una unidad supremo. Los discípulos estaban unidos pero les faltaba unidad como se veía en la mesa al discutir sobre el mayor en el reino.

C. Jesús tiene la capacidad de proteger porque ha guardado a sus discípulos (v. 12).  Hay un énfasis en el aspecto divino de la relación entre la Divinidad y la humanidad. Jesús revela que el único motivo por la perdición de Judas es para que se cumplan las Escrituras (Salmo 41:9).

II. Jesús ora para nuestro beneficio (v. 13-14).

A. Ora para tengamos gozo en medio de las aflicciones terrenales (v. 13).  Esta es la idea presentada en 10:10 cuando Jesús habla de una vida abundante.

B. Ora para que captemos nuestra relación especial con la Revelación (v. 14). Jesús desea que cada uno de sus seguidores captemos que no pertenecemos al mundo. Esto lo sabemos porque hemos recibido para cambio en nuestro ser la Palabra de Dios que no está al alcance del hombre natural. No vamos a tener ninguna influencia en el mundo mientras que estemos cómo el mundo.

III. Jesús ora por nuestra Santificación (vv. 15-19).

A. Jesús presenta un plan que nos mantiene en el mundo (vv. 15-16). Lo natural quizás sería orar para que el Padre nos sacara del mundo. Pero esto no nos ayudaría aprender a vivir en santidad y sería algo desastroso para el mundo en sí.

B. Jesús ora para que estemos santificados (v. 17). Esto se lleva a cabo en la esfera de la Palabra santificadora.

C. Jesús ora por nuestra misión en el mundo (v. 18-19). Jesús nos envía al mundo con una comisión concreta y definitiva. Va a ir a la cruz para que cada creyente pueda tener una vida santificada.