El Reino Supremo De Jesús (Juan 18:33-40)

Con un caso muy importante delante de la corte el testigo principal terminó siendo un hico de 12 años. El abogado defensor empezó su interrogación del chico con una pregunta acerca de si el padre del joven le había influenciado a responder de una cierta manera. El joven respondió que “sí, mi papá me dijo lo que debería decir a la corte”. El abogado le preguntó al chico, “¿qué es lo que tu padre te dijo que tenés que decir?” El chico respondió y le dijo, “mi papá me dijo que los abogados iban  a intentar a enredarme en mis propias palabras así que yo debo decir solo la verdad para no tener problemas en cuanto a mi testimonio”.

Jesus before PilateEncontrar la verdad es algo bastante difícil de conseguir hoy por hoy. Jesús está acusado de varios crímenes entre ellos ser líder de una resistencia contra el Imperio Romano. Pilato tiene la tarea de interrogarle a Jesús y averiguar si es un criminal digno de la muerte que los líderes religiosos tanto anhelaban conseguir. Pilato comienza a cuestionar a Jesús para ver si es una amenaza dentro de su territorio. Su conclusión es que Jesús no es una amenaza político pero esto no implica que saldrá ileso de aquel encuentro.

Juan 18:33-40
33 Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

34 Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?

35 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Y cuando hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos, y les dijo: Yo no hallo en él ningún delito.

39 Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la pascua. ¿Queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos?

40 Entonces todos dieron voces de nuevo, diciendo: No a éste, sino a Barrabás. Y Barrabás era ladrón.

***

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 7 de junio, 2015

***

I. Jesús está expuesto a la interrogación. Vs. 33-38ª  Ningún rey debe de tener que responder por sus acciones. Pero en el caso de Jesús, nadie quiere reconocer su majestad ni tampoco su autoridad.

A. Pilato cuestiona a Jesús concerniente las acusaciones acerca de su reino. Vs. 33-35

B. Jesús propone que es un Rey distinto a todo rey. Vs. 36-38a Juan presenta la preexistencia de Jesús y su propósito en venir. Jesús ha venido para exponer a la verdad. Pilato demuestra su frustración en encontrar la verdad y rehúsa creer que Jesús es una fuente de la verdad.

II. Jesús está expuesto a los caprichos del pueblo judío. Vs. 38b- 40

A. Jesús está declarado inocente. V. 38b

B. Jesús está rechazado cómo Rey de los judíos. Vs. 39-40  El pueblo judío no quiere un Rey humilde sino un libertador. Jesús ha venido para quitar los pecados del mundo en sacrificio por nuestros pecados. En Levítico 16:5-10 la Biblia presenta una figura de lo que ocurre delante de Pilato.