Bienaventurados Los Que Se Atrevan a ser Rectos (Mateo 5:10-12)

“No es nada fácil ser un cristiano dedicado. Nuestra sociedad no es amigo de Dios ni tampoco a Su pueblo. Si nos gusta o no, hay un conflicto entre nosotros y el mundo. ¿Por qué? Porque nosotros somos distintos del mundo y tenemos actitudes diferentes”.[1]

La diferencia expresada en la Biblia es notable; “Todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas”. “No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas”. “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece”. “El rey de Israel (el malvado Acab) respondió a Josafat (el buen rey de Judá): Aún hay aquí un hombre por el cual podemos preguntar a Jehová; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza cosa buena, sino siempre mal”  (Jn. 3:20; 7:7; 15:19; 2 Crónicas 18:7).

mp3

Descargar el audio aquí.

El capítulo 5 de Mateo presenta 8 cualidades de un seguidor de Cristo que está bendecido o que goza de las bienaventuranzas de Dios. Estas cualidades se producen en el ámbito de una fe segura en Dios. La palabra bienaventurado expresa la idea de estar premiado por poseer estas cualidades (‘bien haces’ Santiago 2:19). “Estas cualidades deben de ser codiciadas y emuladas; se componen de ‘la buena vida’. Cada una es seguida por una razón, apuntando al hecho de que nadie será un perdedor por escoger seguir este estilo de vida, por menos prometedora que aparezca en el corto plazo. Las recompensas se encuentran al nivel de la experiencia espiritual y la relación con Dios en vez de una recompense material.[2] Nuestro es el reino justamente porque buscamos a nuestro Rey y el cumplimiento de Sus propósitos en nuestras vidas. Por esta razón, Jesús insiste en que Sus seguidores estén preparados para sufrir en esta vida a la luz de la gloriosa victoria que es nuestro después de nuestra peregrinación. El ser justo comienza en el momento de nuestra salvación y se perfecciona durante nuestra vida de abnegación.

***

I. La descripción de los santos seguidores. V. 10ª; 11b

A. Están perseguidos. V. 10a Es el ejemplo dejado por nuestro mismo Salvador.

B. Están acusados falsamente. V. 11b Nunca debe ser dicho que un seguidor de Jesús está sufriendo a causa de sus acciones sino a causa de las acusaciones falsamente aplicadas a su persona. I Pedro 4:14

II. La razón por la cual los seguidores padecen persecución. V. 10b; 11a

A. Porque debemos vivir vidas rectas. V. 10b Jesús dice que la causa principal de nuestra persecución va a ser debido a nuestro compromiso de hacer lo correcto. I Pedro 3:14

B. Porque reconocemos a Jesús por ser Autor de la justicia. V. 11ª Es por causa de su nombre que vamos a sufrir.

III. La respuesta a las persecuciones sufridas. V. 12

A. Recibimos el mandato de estar alegres. II Cor. 21:5 y II Cor 12:10

B. Recibiremos recompensa. “El cielo al final, será una abundante recompensa por todas las dificultades que encontremos en nuestro camino. Esto es lo que ha llevado a todos los santos que padecen durante todas las edades—este gozo puesto delante.[3]

C. Seguimos el ejemplo de los profetas. Ellos nos proceden en tiempo y en excelencia. Santiago 5:10

[1] Wiersbe, W. W. (1996). The Bible exposition commentary (Vol. 1, p. 21). Wheaton, IL: Victor Books.

[2] France, R. T. (1994). Matthew. In D. A. Carson, R. T. France, J. A. Motyer, & G. J. Wenham (Eds.), New Bible commentary: 21st century edition (4th ed., p. 910). Leicester, England; Downers Grove, IL: Inter-Varsity Press.

[3] Henry, M. (1994). Matthew Henry’s commentary on the whole Bible: complete and unabridged in one volume (p. 1630). Peabody: Hendrickson.