No Se Agite (1 Tes. 3: 3-5)

chow_chow_puppyDurante esta semana pasada, intenté a introducir a nuestra perrita al perro nuevo que vive al lado. Nuestra hija tiene su perrita Sasha, un Yorkshire Terrier, y los vecinos recién consiguieron un perro Coke, un Chow chow, que es todavía cachorro. Por más que sea cachorro Coke ya tiene un tamaño tres veces más grande que Sasha. Al querer introducirlos llevé a Sasha en mis brazos hasta el alambrado que separa entre nuestros parques. Ella se asustó mal por el tamaño de Coke y se inquietó y huyó cuando él se acercó. El me ladra cuando me acerco pero de a poco nos estamos conociendo. La última vez que me acerqué a él vino a mí muy despacito pero moviéndose la cola torcida que descansa sobre sus espaldas.

1 Tes copyEn el pasaje delante nuestro, Pablo habla a los tesalonicenses y los hace entender que su mayor preocupación para ellos no es la tribulación que había escuchado que padecían, sino si ellos se habían inquietados en su fe. Esta palabra lleva el significado de un perro  que “se mueve la cola” y en este instante parece indicar estar agitados y desplazados. Pablo nos va a hablar de paso sobre la importancia de sufrir las penalidades de un soldado de Cristo al reconocer que nuestras tribulaciones o nos pueden inquietar o nos pueden fortalecer en nuestra fe. Pablo desea que ningún creyente se inquiete.

I. Las tribulaciones son inevitables v. 3 

A. La resistencia tiene una estrecha relación con la estabilidad del creyente. En el versículo 2, Pablo dice que se había mandado a Timoteo para establecer (confirmar y exhortar) a los tesalonicenses en su nueva fe. Pablo dice que esto es necesario porque es la única manera de poder resistir las inevitables tribulaciones del creyente.

B. El sufrimiento produce en nosotros el carácter que es peculiarmente cristiano.  Algunas cosas sólo aprendemos por la adversidad. Calvino comenta que “es como si hubiera dicho: somos cristianos basado en esta condición” de la tribulación. No debemos considerar nuestras tribulaciones como algo extraño, sino parte normal del desarrollo de la vida espiritual.

II. Las tribulaciones forman parte del plan de un Dios soberano v. 4

A. Los tesalonicenses estuvieron anticipando las tribulaciones.  Parte de la instrucción del Apóstol tenía que ver con la inevitable persecución que ellos iban a enfrentar. Ahora él desea reafirmar que es algo que el verdadero creyente debe de esperar y padecer sin fluctuar porque Dios tiene todo bajo Su control.

B. Las predicciones se cumplieron.  Pablo dice que para esta altura algunos de ellos ya se habían padecido por causa de Cristo. Si ellos iban a ir atrás, no valía la pena su esfuerzo.

III. Las tribulaciones pueden vencerse v. 5  Pablo indica cuán grande es su afecto por los tesalonicenses al repetir la información de los versículos 1-2. Su gran consolación es que ellos están luchando contra un enemigo ya vencido así que su confianza es que ellos van a salir invictos de la batalla.