Que Dios Haga Perfeccionar Su Obra en Ustedes (1 Tes 3:11-13)

Cuando uno celebra un cumpleaños o el aniversario de bodas y costumbre felicitarlo y desearle mucha alegría en su día especial. Cuando celebramos una fecha que conmemora un evento o actividad histórica importante, también es de común saber que saludamos a las demás personas para desearles que lo pasen bien. Durante nuestros festejos tenemos por costumbre el dar regalos o reconocimientos. Pero no es para nada común rogar para que la otra persona llegue a ser enteramente preparado para traer honra a Dios.

1 Tes copyEn nuestro texto delante nosotros tenemos registrado una oración que hizo el Apóstol Pablo por los creyentes en tesalónica. En vez de sólo reconocer su crecimiento en la fe, él ofrece esta súplica a Dios por ellos en la cual ruega a Dios que se haga una obra extraordinaria en sus vidas. El Apóstol terminó diciendo en el versículo 10 que su anhelo era lograr acercarse para perfeccionar en ellos su fe. Ahora Pablo va a reconocer públicamente que es Dios quien se responsabiliza por llevar a cabo esta obra de perfeccionarnos en nuestra fe. Pablo presenta su deseo por la más alta realización de la vida cristiana en ellos en estos últimos tres versículos del capítulo tres. Pero Pablo reconoce que un ser humano jamás puede llevar a cabo esta obra porque es una obra divina que requiere de un ser divino para lograr cumplirse.

I. Dios gobierna en cada asunto de nuestras vidas v. 11

A. Para orar correctamente precisamos comprender cómo es nuestro Dios. No es la intención del Apóstol Pablo realizar una presentación teológica de quien es Dios en esta oración. Sin embargo, su comprensión de la Persona de Dios es tal que se ve reflejado en sus ruegos a Dios. Para Pablo Dios es un Padre amoroso. A diferencia de muchas religiones, su Dios es uno con el cual podemos tener  un contacto personal. No es un Dios hostil o severo, que se mantiene a la distancia sino es un Dios que tiene trato con su creación. Pero el Padre está ligado al Hijo, la expresión física del Dios eterno, y se ve en el uso de un verbo singular “dirija” para describir a los dos II Tes. 2:16-17. El único y verdadero Dios es a la vez “Padre” y el “Hijo”. El hecho que Pablo utiliza el término Señor para describir a Jesucristo nos hace entender que se conoce como deidad y no solo un buen hombre o profeta.

B. Debemos acercarnos a Dios en oración para reconocer Su control sobre cada asunto. Pablo presenta al Dios que gobierna al universo como uno que está involucrado en los asuntos de los hombres. Pablo pide que Dios quitara los impedimentos en el camino Rom. 1:10. Nos indica que no hay asunto demasiado pequeño para llevar delante de Dios en oración. A pesar de que pasaron casi 5 años hasta el cumplimiento de esta oración, Dios la contestó favorablemente.

II. Dios se responsabiliza por hace madurar nuestra vida espiritual v. 12 

A. Pablo pide que crezca el amor verdadero en cada creyente. Este amor es imposible tener y expresar sin fe en Jesucristo porque es un amor divino. El término es “ágape” y fue utilizado para describir al amor de los dioses griegos. Pablo dice que desea que Dios esté perfeccionando esta clase de amor en cada creyente. Los cristianos deben amarse mutuamente como evidencia de su fe. Pero este amor debe de expresarse hacia los no creyentes como la cosa más atractiva de nuestra religión; una relación profunda y con propósito.

B. Pablo ofrece su propia vida como ejemplo de cómo amar a la manera de Dios. El poner el ejemplo se ve reflejado nuevamente como el deber de un creyente hacia otro.

III. Dios es la fuente del buen regalo de un ser completamente estable v. 13

A. Que ellos estén estables hasta la venida de Cristo.

B. Que ellos estén irreprensibles delante de los hombres.