La iglesia tiene que estar alerta (1 Tesalonicenses 5:4-6)

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.
(1 Tes. 5:4-6)

PREDICA 1tes54El diccionario de la lengua española define a la palabra velar de varias maneras. Entre ellas,

  1. Hacer centinela o guardia por la noche.
  2. Asistir de noche a un enfermo.
  3. Pasar la noche al cuidado de un difunto.
  4. Observar atentamente algo.
  5. Estar sin dormir el tiempo destinado de ordinario para el sueño.
  6. Continuar trabajando después de la jornada ordinaria.
  7. Cuidar solícitamente de algo.

Es muy probable que durante tu vida vas a emplear cada una de estas definiciones de la palabra en algún momento u otro. En nuestro texto encontramos este término empleado para instar al creyente que viva en la luz del pronto regreso de su Señor y que a diferencia de los inconversos, que se emplea la acción de velar como un hábito de su vida. De estar alerta en todo momento porque es literalmente convertido de las tinieblas a la luz y así poder cumplir con la Gran Comisión que Jesús nos dejó para cumplir (Hechos 26:18).

I. El contraste entre el creyente y los que sufrirán las calamidades futuras v. 4

A. Estar en la oscuridad es estar sin el conocimiento de Cristo. Esta sección se dirige a los hermanos, coas que uno que está en oscuridad no es.

B. El Día del Señor sorprenderá a los sin Cristo. Mientras los inconversos van a estar sorprendidos por los eventos futuros por su falta de preparación y anticipación, el creyente va a esperar a su Señor con paciencia.

II. El carácter de los creyentes que los excluye del juicio v. 5 

A. Es alguien transformado al ejercitar la fe en Cristo. La expresión “hijo de luz” o “hijo del día” significa que la persona es caracterizada por estas cosas. Somos hijos de luz porque reflejamos “la Luz del mundo.” No somos más de las tinieblas porque somos del día y pertenecientes al Día del Señor.

B. Es alguien quien se responsabiliza por los deberes cristianos. Al no ser de la noche no practica las actividades mejor escondidas durante la oscuridad. La oscuridad es una descripción de la condición espiritual de los inconversos. Si nosotros no somos como ellos debemos asumir la responsabilidad de vivir como los hijos de luz y de día. Debemos anticipar el Día del Señor con acciones y actitudes dignas de hijos.

III. La cautela necesaria contra los peligros espirituales v. 6 

A. No podemos ser insensibles espiritualmente. El estar dormido es natural para la persona que no anticipa la venida de Cristo en el aire, pero es totalmente fuera de lugar para nosotros los hijos adoptivos de Dios. No podemos conducirnos como los del mundo porque hemos sido cambiados. Ellos se portan de una manera coherente a su forma de ser. El creyente también lleva la responsabilidad de portarse conforme a su nueva manera de ser.

B. Debemos ser moderados y lúcidos mientras anticipamos a nuestro Señor. En este contexto el llamado a velar y ser sobrios no es una advertencia contra la embriaguez. Es cierto que otros pasajes sí lo hacen con la vista puesta en la venida de Cristo (Lucas 21:34; Romanos 13:2-13). Más bien tenemos una advertencia contra influencias que nos hacen dormir o nos dejan con mentes obscurecidas. El Día del Señor se acerca y nosotros debemos buscar estar alertas cumpliendo con nuestras responsabilidades como creyentes.