Aspirando a Ser Una Ayuda (1 Tes. 5:11-13)

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis. 
Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.
1 Thessalonians 5:11-13

 

PREDICA 1TES511 copy

El ministerio debe ser el trabajo de Guarda Parque o Bombero?

Ser una ayuda animadora no es fácil. Requiere de mucha energía y puede producir mucho estrés en la vida de la persona que aspira a ayudar a otros. Pero es exactamente lo que se requiere de un pastor o líder que intenta guiar espiritualmente a otros o quién también busca aliviar la carga de uno que se encuentra sobrecargado.

I. La responsabilidad del creyente uno al otro v. 11  Estas responsabilidades se ven en el tenso del verbo activo continuo que indica una acción que debe ser habitual.

A. Animarnos y edificarnos mutuamente.  El animarnos significa fortalecer a otro con sus palabras mientras la edificación apunta al hecho que la vida cristiana tiene que estar en un estado constante de crecimiento.

B. Cumplir con las exhortaciones de la Palabra.  “Pablo concibe el uso de las grandes verdades sobre la segunda venida, el día del Señor, el carácter de los cristianos como hijos de ese día e hijos de la luz, la necesidad de velar, de comprender que Dios no nos ha puesto para ira, sino para la salvación, y esto a costa de la muerte de su Hijo, y de los otros asuntos a los que se ha referido, todos como medio para promover el crecimiento”.[1]

C. Continuar en esta tradición.  La vida cristiana no puede conformarse con el crecimiento hasta ahora. Nuestro avance en el crecimiento nunca es suficiente para quedarnos quietos.

II. Las responsabilidades del creyente hacia sus líderes vv. 12-13

A. Tener respecto hacia los que trabajan para tu bien v. 12  “Apreciar su verdadero valor” es el sentido del verbo traducido “reconocer a los que trabajan entre vosotros”. Este grupo de líderes trabajan arduamente, tienen autoridad sobre ustedes y los corrigen. El trabajo es el cuidado de las almas no con una actitud de señorear sino de hacer bien a todos (1 Cor. 10:8). Tampoco debe el líder hacer pasar vergüenza a los bajo su cuidado pero amonestar su mal actuar con cariño (1 Cor. 4:14).

B. Valorarlos para convivir en paz v. 13  Pablo dice que los que reciben cuidado de sus líderes deben de valorarlos y amarlos a la misma vez. Nadie tiene la autoridad para rechazar a sus líderes como si no tuvieron valor sino la responsabilidad de responder favorablemente a su labor de cuidar a y corregir a los congregantes. La idea de “mucha” es altamente y conlleva la idea de superar toda expectación con estas actitudes. “No es una cuestión de personalidades. El bien de la iglesia es lo importante. No se puede esperar que la iglesia haga su trabajo con eficacia si los líderes no son apoyados lealmente por sus compañeros. Es un hecho que hasta el día de hoy a menudo somos lentos en darnos cuenta de que el liderazgo efectivo en la iglesia de Cristo exige un seguimiento efectivo”.[2] Tener paz es dado a todos no sólo los seguidores sino también a los líderes hacia sus seguidores.

 

[1] Morris, L. (1991). The First and Second Epistles to the Thessalonians (La Primera y Segunda Epístolas a los Tesalonicenses) (p. 162). Grand Rapids, MI; Cambridge, U.K.: Wm. B. Eerdmans Publishing Co.

[2] Ibid