Un Poder sin Igual (Hechos 1:7-8)

Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
(Hechos 1:7-8)

PREDICA hechos square copyHay un poder sin igual disponible para todos los que buscan llevar a cabo el plan de Dios. A algunos les gusta la sorpresa, y a otros no tanto. Hay algunos que se emocionen al recibir la noticia de que alguien estuvo trabajando tras el escenario para sorprenderlos con una fiesta especial o un regalo que nunca iban a sospechar que se les había conseguido. Hay otros que le gustan saber con anticipación cada detalle de su día y además les gusta saber con la mayor exactitud posible lo que va a suceder en el próximo futuro. Al recibir algo de sorpresa, este segundo grupo de individuos muchas veces no puede disfrutar de lo que se ofrece porque no fueron informados con anticipación así que no lo pudieron procesar antes para maximizar la experiencia.

En cierta manera, la pregunta de los apóstoles en versículo uno tiene que ver con su deseo de saber si Dios iba a empezar a cumplir con su interpretación de lo que significaba el reino de Dios en la tierra. Para ellos, el reino consistía en un mundo sojuzgado a la nación de Israel. Jesús responde a su pregunta con una respuesta cortante y apunta a su necesidad más apremiante al contestarles la pregunta correcta que ellos no se atrevieron a preguntar. En vez de preguntar cómo iban a poder ayudar establecerse el reino de Dios ellos se preocuparon por cuándo iba a instalarse. Jesús insista en que hay un poder sin igual a la disposición de todos los que buscan obra en el reino tanto espiritual como físico que está por establecerse.

I. Es insensato desear saber lo que está solo bajo la potestad de Dios (v. 7)

A. Estar informado con exactitud sobre el por venir no es para el creyente.  Los discípulos quisieron saber si, en la economía de Dios, el orgullo nacionalista de Israel iba a restaurarse. Cristo reprendió a los discípulos con un aviso que sirve para la iglesia en todas las edades. No debemos anhelar obtener conocimiento prohibido y entremeternos en lo escondido que Dios ha decidido no revelar. Es aquel pecado que resultó en la expulsión de Adán y Eva del huerto de Edén. En Lucas 8:10 Jesús nos asegura que a nosotros es dado conocer los misterios relacionados con el reino. Igual, hay cosas que no nos deben de preocupar y los detalles del futuro son algunas de estas cosas. Jesús ya había prometido que el Espíritu revelaría todo lo necesario concerniente el futuro (Juan 16:13).

B. Sólo el Padre sabe con exactitud sobre los tiempos y las ocasiones.  La potestad de Dios hace referencia a Su autoridad en saber y llevar a cabo Su plan en el tiempo (Hechos 15:18). Por más que nos revela algunos detalles sobre el futuro, como por ejemplo las revelaciones a Juan en Apocalipsis, nos deja con la necesidad de confiar los tiempos y ocasiones de su cumplimiento en Sus manos sin las conjeturas nuestras (Is. 46:10).

II. Es sabio ser investido con el poder divino (v. 8)  

A. El poder divino se recibe a través del Espíritu Santo.  Intentar hacer algo para Dios sin ser investido con el poder del Espíritu Santo es la personificación de la insensatez. Lamentablemente aprendemos desde temprano en nuestras vidas a hacer todo lo que podemos y después pedir a Dios cumplir con lo que no podemos lograr a través de nuestros propios esfuerzos. Es un orgullo tremendo intentar hacer algo espiritual en el poder humano. Es por eso que el libro comienza con una expresión de cómo Dios iba a llevar a cabo Su plan utilizando estos hombres comunes y corrientes.

B. El poder divino actúa en los creyentes para llevar a cabo el plan divino.  La palabra utilizada aquí para describir a la función de los que operan bajo el control del Espíritu Santo es “testigos” o literalmente mártires. La idea es de un embajador que representa a su patria y está dispuesto a dar su vida en servicio mientras representa a su patria. Esta persona está dispuesta a morir en servicio a su patria. Debemos hacernos la pregunta, ¿Cuándo no es un embajador un embajador? La respuesta es que representa a su patria en todo momento mientras ocupa la posición de embajador. Nosotros los creyentes somos representantes oficiales de la patria celestial en todo momento.

C. El poder divino no tiene limitaciones geográficas.  El programa delineado aquí corresponde al libro de Hechos en su totalidad. Los capítulos 1-7 nos relatan la conversión de los judíos, 8-9 nos demuestran la conversión de los samaritanos mientras los capítulos 10-28 describen con mucho detalle la conversión de los gentiles y la extensión del evangelio hasta los lugares más remotos. Hay que entender que este libro no pretende enseñar que la obra se acabó en el primer siglo. Más bien, nos enseña que tuvo un muy buen comienzo. Ahora nos toca a nosotros en nuestra generación seguir el ejemplo de los del primer siglo en hacer avanzar la proclamación del evangelio hasta cubrir la faz de la tierra.