Una Moción para una Nueva Selección (Hechos 1:21-26)

Es necesario, pues, que de estos hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros, comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección. Y señalaron a dos: a José, llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo, y a Matías. Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál de estos dos has escogido, para que tome la parte de este ministerio y apostolado, de que cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar. Y les echaron suertes, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles. (Hechos 1:21-26)

La selección de futuros líderes debe de contemplar la fidelidad anterior. Este año se juega la copa mundial de la FIFA en Rusia donde esperamos ver a la selección Argentina volver al final y ganarse la copa por primera vez en hace más que de 35 años. Hay mucha especulación sobre quienes pueden estar o no en la lista de jugadores para la selección. Nosotros desearíamos ver a un equipo equilibrado y potente. Pero sabemos que el equipo que tenemos no es tan fuerte como en otros años. Esto se debe a los personajes que están siendo contemplados y el hecho que muchos ya han demostrado una tendencia de no poder rendir en el contexto del evento deportivo más grande del planeta (Higuaín). Sin líderes verdaderos en la cancha, no hay mucha expectativa de poder avanzar en el torneo. Por esta razón, hay mucha inseguridad por si la selección va a ganarse otra copa mundial.

PREDICA hechos square copyEn el texto que estamos estudiando, encontramos al grupo de seguidores de Jesús frente a la necesidad de reemplazar a Judas Iscariote por su traición y ellos debaten los requisitos para seleccionar a los candidatos y así tener un complemento de 12 apóstoles como Jesús había señalado en varias ocasiones. Ellos reconocen que el futuro reemplazo debe ser un ejemplo de fidelidad por su comportamiento anterior. Así que ellos hacen moción para presentar a los mejores candidatos y encontrar la voluntad de Dios para el apostolado abandonado por Judas.

I. Las condiciones para los posibles reemplazos (vv. 21-22)

A. Tiene que ser uno que reúne las calificaciones consideradas necesarias (vv. 21-22a).  Alguien que estuvo desde el comienzo. “Aquellos que han sido diligentes, fieles y constantes en el cumplimiento de su deber en una posición inferior, son más aptos para ser preferidos a una superior; a los que han sido fieles en lo poco se les confiará más”. Henry, M. (1994). (p. 2065). Peabody: Hendrickson. La familiaridad con la persona de Cristo termina siendo la sobresaliente característica para su selección tanto como debe ser para cualquier ministro del evangelio.

B. Tiene que ser uno que pudo dar testimonio hasta la resurrección (v. 22b).  Pablo dice en 1 Cor. 9:1 que ver a Jesús corporalmente después de la resurrección es un requisito para el apostolado. Aquí, el duodécimo apóstol tiene una función de testificar que la resurrección de Cristo es un evento histórico. Su función era “predicar a Cristo, y a este crucificado” (1 Cor. 2:2). Más adelante con la elección de los primeros diáconos vemos que ellos también tienen que tener la capacidad de dar testimonio de Cristo como por ejemplo el caso de Esteban.

II. La elección de entre los posibles candidatos (vv. 23-25) 

A.  Los recomendados son José y Matías  – José es distinguido por el nombre de su padre Sabbat y vuelve a ser mencionado en Hechos 15:22 y Col. 4:11 que indica que al llegar corto a ser nombrado apóstol no dejó el ministerio. Matías o Mathathías no sabemos nada de él aparte de su rol como apóstol. El hecho de que la Biblia no lo vuelve a mencionar no indica que fue por error su nombramiento sino que llenó su rol perfectamente bien.

B. El único elector es el Señor mismo (vv. 24-25)  La congregación oraba que Dios eligiera a quién iba a ocupar el lugar del duodécimo apóstol. Pidieron que Dios elija según la condición del corazón del candidato. Es necesario hacer todo lo posible para identificar a un candidato para el liderazgo, pero es sumamente importante dejar a Dios identificar al candidato correcto. Su lugar es unirse alos otros y compartir en el labor del ministerio.

III. Todos dejaron a Dios determinar las consecuencias (v. 26)   La selección al echar suertes era una metodología utilizada en muchas ocasiones para la selección entre varias opciones. Esto debido a que las sagradas Escrituras dicen que Dios controla los resultados (Proverbios 16:33).