Nunca Termines de Enseñar y Evangelizar (Hechos 5:33-42)

El resultado de dar testimonio de la salvación puede ser el rechazo completo de nuestro mensaje y nuestra persona. El sufrimiento que experimentaron los dos apóstoles no los llevó a la miseria sino a gloriarse más en los sufrimientos de su Salvador quien fue colgado desnudo sobre una cruz. Él fue hecho pecado por nosotros y llegó a ser la maldición de Dios para después ser el exaltado Príncipe y Salvador de versículo 31.

Pero, ¿de qué nos salvó Jesucristo? Nos salvó de nuestros pecados y rebeliones.

¿Cómo podemos obtener la salvación? Algunos creen equivocadamente que es cuestión de pedir perdón y de esta manera obligarle a Dios que nos extiende Su regalo de la restauración de la relación entre ambas partes. Pero los apóstoles enseñaron algo diferente en el versículo 31 cuando ellos dijeron que Dios exaltó a Jesús para que sea nuestro Salvador cuando él da arrepentimiento al pueblo que produce el perdón. En otras palabras no es el ruego por perdón que conmueve a Dios a salvarnos sino el arrepentimiento que trae perdón para salvación.

¿Quiénes obtienen esta salvación? El texto dice en el versículo 32 que los que son obedientes a la Vida (v. 20) son los que tienen la confianza del perdón de sus pecados y la salvación de sus almas. Esta promesa viene acompañada por el Espíritu Santo, presente en la vida de cada uno que es salvo.

Ahora, los líderes religiosos no quisieron escuchar un mensaje que puso en jaque su reputación con el pueblo. Si ellos son los responsables por la muerte de Jesús ellos también están en desobediencia a la voluntad de Dios. Es por esta razón que su reacción es tan fuerte en el versículo 33. Ellos decidieron que los dos seguidores de Jesucristo deben morir por toda la afrenta que ellos representan para la jerarquía del pueblo judío.

  1. El pragmatismo de un líder resulta en la puesta en libertad de los apóstoles (vv. 34-38).  Gamaliel es una figura importante en la narración del libro de los Hechos más adelante cuando encontramos a Pablo quien fue discípulo de él. Se dice que cuando murió Gamaliel “la gloria de la Torá cesó y la separación y pureza ambos murieron”. Ahora que un fariseo viene a la defensa de los apóstoles es irónico en sí. Pero el mensaje de Gamaliel nos da perspicacia sobre la mente de los religiosos del mundo que no están siendo guiados por Dios. Su argumento es sólido en que Dios es soberano. Pero termina siendo pragmático en el sentido de que sólo es práctico el creer en la soberanía de Dios si algo termina siendo exitoso. Pero el simple hecho que algo tiene éxito no significa que Dios es su autor.
  2. Una filosofía de indecisión es la mejor estrategia que el mundo puede ofrecer (vv. 39-40).  Los azotes son nada en comparación a las persecuciones de Pablo más adelante. Pero sabemos que Dios se ah mostrado a favor de los cristianos durante muchos siglos y confiadamente podemos enfrentar a cualquier dificultad o persecución que nos espera. Seguimos hablando en nombre de Jesús porque “En ningún otro hay salvación” (Hechos 4:12).
  3. La persistencia por parte de los verdaderos creyentes viene acompañado por el gozo (vv. 41-42).  Ahora vemos que una fe madura produce reacciones bastante diferentes a las de los inmaduros en su fe. El maduro sale gozoso de la confrontación por ver como sus sufrimientos complementan a los de su Salvador. Mientras el inmaduro busca el alivio de sus sufrimientos porque no ve ninguna causa de gozo en sus padecimientos.

El resultado práctico de las persecuciones es una visión de cuán corta es la vida y la necesidad de aprovechar al máximo de las oportunidades de poder enseñar la palabra de Dios y evangelizar  a los inconversos. ¿Dónde ocurre la mayoría de la enseñanza y evangelización? En el templo y fuera del recinto utilizado para las reuniones de la iglesia. Dice aquí en las casas particulares  se encontraron con amplias oportunidades de predicar la palabra de Dios.

1540768517916_image