923 sosténLas acciones pequeñas de una generación de creyentes pueden influenciar para bien a otra.

Cuando Guillermo Carey de Inglaterra decidió en 1792 de “retomar” la obra misionera como un mandato a las iglesias de alcanzar al mundo, salió con Juan Tomás para la India con la promesa de que La Sociedad de los Bautistas Particulares para la Propagación del Evangelio Entre los Paganos “nunca los iban a abandonar hasta la muerte”. Uno de estos hombres que se llamaba Andrés Fuller dijo años después que aquel momento era como si Guillermo Carey hubiera propuesto sumergirse en una gran caverna no explorada. El comentó que era como si Carey nos dijo, “Nosotros nos descenderemos si ustedes nos sostienen la cuerda’’.  El movimiento moderno de las misiones comenzó a través de esta sociedad de hombres comprometidos con la expansión del evangelio.

En nuestro texto vemos a Saulo de regreso en Damasco después de varios años en Arabia (Gal. 1:17-18) y continua con testificar de Jesucristo. Su testimonio es tan fuerte que los mismos judíos empiezan a buscar una manera de eliminarlo. Lo que sigue son acciones de muchos hermanos en sostener las cuerdas para que Saulo pudo realizar las obras que Dios había designados para él. Estas pequeñas acciones de una generación de creyentes influenciaron para bien en las vidas de muchas otras generaciones de creyentes.

I. Las dificultades y peligros en Damasco vv. 23-25 Vemos aquí el temprano cumplimiento de las consecuencias del llamado de Dios en la vida de Saulo según el versículo 16

A. Las asechanzas diabólicas no tienen ni un chance cuando Dios controla las circunstancias vv. 23-24  Los judíos de Damasco no le ven a Saulo como un convertido a Jesucristo, sino también una amenaza a su manera de vivir. Tanto que ellos resolvieron que Saulo precisaba enfrentar el mismo destino que él había maquinado para los creyentes cuando emprendía viaje hacia Damasco.

B. Dios proveyó una vía de escape para salvar la vida de Saulo v. 25  A través de los creyentes en Damasco, Saulo pudo escaparse de los judíos. A través de sus acciones de literalmente “sostener a las cuerdas” Saulo pudo salirse del peligro que le amenazaba la vida.

II. Las dudas en adicionar a Saulo a la iglesia en Jerusalén vv. 26-28

A. Hubo mucho interés por parte de Saulo en pertenecer al movimiento v. 26a  

B. Hubo mucho cautela por parte de la iglesia en Jerusalén en admitirlo al grupo v. 26b 

C. Hubo un hombre reconciliador para abogar entre las dos partes v. 27 Volvemos a encontrarnos con Bernabé, el hijo de consolación, que juega un papel vital en la introducción de Saulo a los creyentes en Jerusalén.

D. Hubo un lindo tiempo de compañerismo entre los hermanos v. 28  Saulo pudo disfrutar de su inclusión en el grupo de creyentes.

III. Las distorsiones de los hombres no cambian los designios de Dios vv. 29-31  

A. Saulo provocó a ira sus ex compañeros con su testimonio audaz v. 29  Vemos aquí a Saulo nuevamente demostrando su disposición de testificar acerca de Jesús aún cuando se encuentra en el ámbito donde él mismo había sido testigo de los horrores de los perseguidores del Camino. Pero no tan solo esto, sino también vuelve a continuar la obra del mártir Esteban al discutir con el mismo grupo al cual Saulo pertenecía antes que había matado a Esteban 6:8-10. El resultado inevitable fue que ellos buscaban eliminar a Saulo cuando no pudieron contra su testimonio.

B. Los hermanos terminan protegiéndole la vida una vez más v. 30  En el capítulo 22:17-18 Saulo da testimonio de que Dios le apareció para advertirle de los peligros a su vida por parte de los judíos. Pero aquí se registran los esfuerzos de los hermanos de hacerle llegar a Cesarea Marítima para después enviarle a Tarso su ciudad natal. Dios intervino para proteger a Saulo de los designios de sus perseguidores como lo hace en cada uno de sus hijos. Así que Saulo iba a “terminar su carrera” antes de ser martirizado.

C. La obra de Dios avanzó conforme al plan divino v. 31  Cuando Saulo es removido y los griegos no tienen en quién enfocarse su ira, las iglesias de Israel experimentaron paz. No iba a ser una paz duradera pero era algo inesperado pero bienvenido. En vez de relajarse en sus obligaciones, cosa que había dado inercia a sus persecuciones 8:1, ellos utilizaron este período para avanzar con el evangelio. Enfocándose en la edificación de los hermanos y el andar correcto, Dios produjo una tremenda cosecha que hizo de la iglesia asolada por un tiempo extremadamente fuerte.