14_FB_YO_Paul_Turkey_1920Las maravillosas obras de Dios deben de ser contadas.

Habiendo pasado por las ciudades donde predicaron el evangelio y establecieron iglesia, los misioneros continúan hacia la costa para poder después prender viaje hacia la cuidad de Antioquía de donde fueron enviados. Habiendo dado vuelta en Derbe para regresar por el camino y constituir ancianos en cada iglesia, bajan a Perge, ciudad donde se habían arribado a la zona y esta vez predican la palabra de Dios. Continúan hacia el puerto de Atalia donde consiguieron barco hacia Antioquía y la iglesia enviadora. Al llegar a casa no les queda otra sino contar las maravillosas obras de Dios.

AUDIO: https://anchor.fm/iglesiapilar/episodes/Regreso-a-Casa-Hechos-1424-28-eesiul

I. Los intrépidos siervos de Dios siguen con la obra de conversión hasta terminar la misión vv. 24-26

A. El viaje hacia la costa produce nuevos encuentros (vv. 24-25)

Los versículos 24-25 completan la misión de Pablo y Bernabé, dando el tramo final del viaje de regreso. De nuevo atravesaron los escarpados senderos montañosos de Pisidia en las tierras bajas de Panfilia y llegaron a Perge, donde habían comenzado: Hechos 13:13-14. No se hizo mención antes de ninguna obra de testificar en Perge, pero ahora dedicaron algo de tiempo a predicar el Evangelio allí. Y luego descendieron a Atalia, la principal ciudad portuaria de esa región. Desde allí tomaron un barco y navegaron a Antioquía en Siria.

Mientras no se quedaron mucho tiempo y ningún solo lugar, sin embargo dondequiera que visitaron buscaron preparar el fundamento sobre el cual el evangelio pudo seguir siendo edificada y plantar las semillas que después iban a producir una gran cosecha.

Si alguna vez estuviste cansado después de una larga jornada sabés como es enfrentar una nueva responsabilidad en ese momento. Sin embargo, ellos regresaban y compartieron la palabra en Perge así cumpliendo con su responsabilidad de testificar a toda criatura aún cuando es tan solo esparcir la semilla sin aprovechar de ninguna cosecha. Porque las maravillosas obras de Dios deben de ser contadas.

B. La gracia de Dios los lleva hacia el cumplimiento de su misión (v. 26)

Habían cumplido la obra de Dios que les había sido encomendado por la gracia de Dios. La gracia de Dios fue suficiente para la totalidad de la misión. Su ministerio logró demoler el muro entre judíos y gentiles Efesios 2:14-16. Cumpliendo así con la Gran Comisión en sus dos aspectos de evangelización y enseñanza en la obediencia a Cristo.

El versículo 26 forma un enlace con Hechos 13:2 porque fue la iglesia de Antioquía la que había comisionado a los apóstoles, entregándolos al Señor en oración, y ayunando e identificándose con su misión (“obra”) imponiendo las manos. La obra ya estaba completa, y los dos misioneros iban a dar su informe a la congregación enviadora.

Nosotros tenemos una responsabilidad en esta generación de cumplir con la misión de llevar el evangelio a toda criatura. Al finalizar una etapa de esta misión es correcto dar informe como lo hacemos los días miércoles con las buenas nuevas sobre las buenas nuevas. Nuevamente encontramos que las maravillosas obras de Dios deben de ser contadas.

II. Los misioneros comparten las buenas noticias sobre su labor en la iglesia enviadora vv. 27-28

A. Los frutos de la obra misionera están presentadas v. 27

Ellos no relatan lo que pudieron realizar en sus viajes o acerca del maltrato que recibieron a manos de los judíos, sino lo que la gracia de Dios hizo a través de cada uno de ellos. Es precisamente por esa razón que Pablo puede orar apasionadamente, “La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros” en Romanos 16:20. La salvación de los gentiles, “No es por obras, para que nadie se glorie” (Efesios 2:9). Revelaron que Dios definitivamente había abierto la puerta del Evangelio a los gentiles. Cuando comenzó el Evangelio, las iglesias estaban compuestas solamente de hebreos. Luego se volvieron parcialmente gentiles. Y ahora el Evangelio definitivamente alcanza a los gentiles.

Aquí tenemos posiblemente el primer conferencia misionera donde los misioneros van a dar su informe sobre la obra realizada en nombre del Señor. Es algo que buscamos incorporar cada año en nuestra iglesia para tener siempre presente la obra misionera que nuestra iglesia promueve en otras partes. Se siente la necesidad de contar las buenas obras de Dios a toda la congregación.

B. El ejemplo de retomar la actividad discipular v. 28

El texto aquí dice literalmente, “Y pasaron no poco tiempo con los discípulos” dándonos a entender que su tiempo después del viaje de unos 18 meses y aproximadamente 2000 kilómetros a pie sin contar la distancia de los tres viajes en barco, no se pasa en descanso sino en reincorporarse en el ministerio a los santos.

Evidentemente, el informe de esta misión no llegó inmediatamente a Jerusalén, y Pablo y Bernabé permanecieron en Antioquía por “mucho tiempo” (v.28). Eventualmente se correría la voz a Jerusalén y provocaría el gran debate que es el tema del capítulo 15. Las maravillosas obras de Dios deben de ser contadas.