10 Razones por las cuales nuestros hijos abandonan la iglesia

REV. MARC YODER

Todos conocemos a niños que se han criado en la iglesia. Eran las estrellas del grupo de jóvenes. Quizá hasta cantaban en el grupo de alabanza. Y luego se graduaron en el instituto y nunca más se les volvió a ver. ¿Qué pasó?

Pues parece que eso sucede con demasiada frecuencia, así que decidí investigar un poco, hablar con ellos e intentar obtener algunas respuestas sinceras. Trabajo en el colegio mayor de cierta universidad con bastantes veinteañeros. Casi todos ellos se educaron en típicas iglesias evangélicas. Casi todos las abandonaron sin ninguna intención de regresar. Así que después de muchas horas de cafetería y de invitarles a comer algo, estas son las conclusiones extraídas de docenas de conversaciones. Espero que algunas os pongan furiosos. No por el mensaje, sino por el fracaso de haber sustituido el Evangelio de la cruz por un evangelio americanizado de gloria.

Los hechos.

salidaLas estadísticas son horribles: el 70% de los jóvenes dejan de asistir a la iglesia cuando se gradúan en el instituto. Casi una década después, aproximadamente la mitad regresan. La mitad. Dejemos que eso nos cale. No hay otra manera más suave de decirlo: la iglesia evangélica en América ha perdido, está perdiendo y perderá casi con toda seguridad a nuestros jóvenes. Con todo su discurso sobre encontrar “nuestro gran potencial”, y los mega-edificios estilo Starbucks que construimos, y con los grupos de rock cristiano que formamos y los espacios jóvenes que les damos … la iglesia les ha fallado. Miserablemente. Por estas diez razones.

10. La iglesia es “guay” [cheto]. No, no lo has leído mal. No he dicho irrelevante o aburrida. Hemos cogido una fe histórica de dos mil años, la hemos vestido con una camisetita y unos vaqueros ceñidos y se la hemos vendido como “guay” a nuestros hijos. Pero no es “guay” o  “super” o “chula”. No es moderna. La estamos disfrazando y vendiendo como un sucedáneo barato del mundo al que estamos llamados a evangelizar.

Como reza el dicho: “Cuando el barco está en el océano, todo va bien. Cuando el océano se mete en el barco, tienes un problema”. No estoy siendo el típico pesado que habla de la mundanalidad en contra de la piedad. Me estoy refiriendo al hecho de que un texto bíblico de cinco minutos nos provoca un bostezo, pero cuando se trata de algún famosillo o deportista que hace alguna vaga referencia al hecho de ser cristiano, nos volvemos del revés de entusiasmo.

Somos como un aprendiz de adulador que lo único que espera es que el mundo piense que nosotros también somos “cool”, igual que ellos.

Nuestros jóvenes se encuentran con el mundo real, y éste se burla de nuestro “mira, nosotros somos super guays también”. En nuestro esfuerzo por ser “como ellos” nos vamos haciendo menos quienes somos en realidad. El pastor de mediana edad intentando parecerse a su audiencia de veintitantos no lo va a conseguir. Aunque vaya en vaqueros, no importa. No es relevante. Es un cliché que resulta cómico. En el momento que te concentras en ser “auténtico”, ya no lo eres.

relevant church

9. Nunca asistieron a la iglesia, para empezar. Desde la guardería, toda decorada como si fuera el arca de Noé, hasta la iglesia con actividades especiales para los niños, pasando por las fiestas de pizza y los conciertos de rock, muchos jóvenes evangélicos crecieron entre los cuidadosos mimos de un lugar que no era la iglesia en sí misma pero tampoco era el mundo. Nunca se sentaron en un banco entre unos padres primerizos en un bebé llorón y un anciano que necesita oxígeno. Nunca han visto la línea completa del Evangelio en cada etapa de la vida. En vez de eso, los hemos aislado, hemos difuminado el mensaje, subido el volumen y fingido sorpresa cuando, por fin …

children's church.jpg

8. Ellos lo pillan. No es que nuestros chicos de repente se vuelven listos cuando salen de casa para ir a la universidad, es que seguramente alguien los ha tratado como seres inteligentes. En vez de aguar el mensaje, los agnósticos y los ateos los tratan como personas inteligentes y desafían su intelecto con pensamientos profundos, preguntas y dudas. Muchas de ellas han sido ya contestadas, y con gran profundidad, a lo largo de los siglos de nuestra fe. Sin embargo …

ateismo.jpg

7. Los enviamos ahí afuera desarmados. Seamos honestos, la mayoría de nuestras iglesias están enviando a nuestros jóvenes al mundo con una vergonzosa ignorancia de nuestra fe. ¿Cómo podría ser de otro modo? Hemos desechado la enseñanza, les hemos vendido “acción, no doctrina” y los hemos animado a empezar a buscar “el plan de Dios para su vida”. Sí, sé que tu iglesia probablemente tiene una sección en su página web que se llama “Qué creemos”, pero ¿se está enseñando y reforzando eso realmente desde el púlpito? He conocido a líderes evangélicos (“pastores”) que no conocían la diferencia entre justificación y santificación. Me he reunido con miembros del consejo de mega-iglesias que no comprendían qué es la expiación. Cuando elegimos líderes, ¿lo hacemos basándonos en su capacidad para dirigir en vez de para enseñar la fe? Bueno, no les enseñamos el contenido de la fe. ¿Te sorprende? Y en lugar de la fe ortodoxa, histórica …

ignorante

6. Les dimos cosas de segunda mano. Hicimos todo lo posible para transmitirles la fe interna, subjetiva que yo “siento”. De verdad, de verdad, de verdad que queremos que ellos la “sientan” también. Pero nunca fuimos llamados a evangelizar nuestros sentimientos. No puedes pasar este tipo de fe subjetiva. Con nada sólido sobre lo cual basar su fe, careciendo de credo histórico con el cual poder vincularse a siglos de historia, sin los elementos físicos del pan, el vino y el agua, su fe está en sus sentimientos subjetivos, y cuando se enfrentan con otras maneras de “sentir” en la universidad, la iglesia pierde ante cosas con un atractivo mucho mayor para la naturaleza humana. Y lo encuentran en …

adoración.jpg

5. Una comunidad. ¿Te has dado cuenta de que esta palabra está por todas partes desde que los movimientos “con propósito”, sensibles a los “buscadores”, entraron en escena? Cuando nuestros hijos se van de casa, se van de la comunidad prefabricada en la que han vivido casi toda su vida. Como su fe es algo que sólo “hacen” en esa comunidad, pronto se encuentran con que pueden experimentar ese “cambio de vida”, esa “mejora de vida” en “comunidad” en muchos contextos diferentes. Mezcla esto con una fe subjetiva, pragmática, y la fiesta de pizzas número 100 y verás que la iglesia no puede competir con otras opciones más fáciles, más atrayentes de otras “comunidades”. Así que se van de la iglesia y …

comunidad

4. Se encuentran con sentimientos mejores. En vez de una fe externa, objetiva e histórica, les hemos dado a nuestros jóvenes una fe interna, subjetiva. La iglesia evangélica no está instruyendo ni enseñando a sus niños los fundamentos de la fe, simplemente pasamos años animándoles a “ser buenos” y “amar a Jesús”.  Cuando se van de casa, se dan cuenta de que pueden sentirse espiritualmente realizados y seguir los mismos principios subjetivos de auto-ayuda personal, que aportan cierta calidez, del último gurú, psicólogo o “coach” de vida, o pasando tiempo con amigos, o haciéndose voluntarios en una ONG. Se dan cuenta de que pueden ser verdaderamente auténticos, y aprovechan la oportunidad porque …

amo jesus

3. Se cansan de fingir. En el mundillo de los evangélicos que hablan de “vivir tu mejor vida ahora” hay poco espacio para la depresión, las luchas o la duda. Haz desaparecer esa cara o quítate del medio. Los jóvenes que han sido alimentados con una dieta constante de sermones dirigidos a eliminar cualquier cosa o persona que les impida, pragmáticamente, servir al “plan maravilloso de Dios para tu vida” se ven forzados a sonreír y a estar contentos y “gozosos” todo el tiempo. Ellos son listos, a menudo mucho más listos de lo que creemos. Así que en poco tiempo, van pregonando el mensaje que tantas veces les he oído: “La iglesia está llena de hipócritas”. ¿Por qué? Porque incluso aunque nunca se les han dado las categorías de la Ley y el Evangelio …

alegre

2. Ellos saben la verdad. Saben que no pueden hacerlo. Lo saben. ¿Y toda esa moralina de “ser bueno” que se les ha enseñado? La Biblia tiene una palabra para eso: la Ley. Y eso es lo que les hemos dado para alimentarse, sin diluir, desde que los dejamos en la guardería del arca de Noé: Haz esto, no hagas aquello. Y cuando crecen eso se convierte en “Los niños buenos hacen esto o no hacen aquello”. Y cuando son adultos, la cosa es “Haz eso si quieres una vida mejor”. El Evangelio aparece brevemente como otra cosa que “hacer” parar salvarse. Pero su dieta es la Ley, y la Escritura nos dice que la Ley nos condena. ¿Y qué pasa con ese sonriente y optimista “Dios te ama, ama a Dios y al prójimo”? Pues que con esto hemos condenado a nuestros jóvenes. Y ellos piensan o bien que son “buenas personas” porque no hacen ninguna de las cosas que su denominación abomina (beber, fumar, ir a las discotecas, ver películas cuestionables) o bien que no son capaces de cumplir las palabras de Jesús en cuanto a lo que se requiere de ellos. No hay ningún descanso en esta Ley, sólo una rutina de buenas obras que ellos saben que no son capaces de hacer. Así que, de cualquier manera, acaban marchándose de la iglesia porque …

legalismo

1. No la necesitan. Nuestros chicos son listos. Captaron el mensaje que les enseñamos tan neciamente. Si la iglesia es simplemente un lugar para aprender principios aplicables a la vida para conseguir una vida mejor en comunidad … no necesitas un Jesús crucificado para eso. ¿Por qué tendrían que madrugar el domingo por la mañana para ver un entretenimiento de segunda categoría que deja mucho que desear si lo comparamos con el que disfrutaron la noche antes? El pastor de mediana edad intentando desesperadamente ser “relevante” para ellos resultaría efectivamente cómico si el efecto no fuera tan devastador. Al vaciar el Evangelio de contenido, nuestros jóvenes nunca recibieron el impacto de la Ley, de su pecado delante de Dios, y de su desesperada necesidad de la obra expiatoria de Cristo. Eso sí es relevante, eso sí es auténtico, y eso es algo que el mundo no les puede ofrecer.

pragmatica

Hemos cambiado un Evangelio histórico, objetivo y fiel, basado en la misericordia de Dios hacia nosotros por un evangelio subjetivo y pragmático basado en lograr nuestro objetivo siguiendo algunas estrategias para la vida. En vez de ser fieles a la simplicidad del Evangelio de la cruz, hemos puesto nuestra meta en “tener éxito” juntando multitudes alrededor de este evangelio de “gloria”. Este nuevo evangelio no salva a nadie. Nuestros muchachos pueden rellenar todas esas casillas de la auto-ayuda, la estrategia para la vida o simplemente una espiritualidad hecha a su medida, y hacerlo con más éxito y con una comunidad de personas más relevante para ellos. Se van porque, una vez planteada la elección, y con el mensaje que les hemos transmitido, es la opción más inteligente.

Nuestros hijos se van porque hemos fracasado en entregarles la fe “dada una vez por todas” a la iglesia. Ojalá no fuera así, pero cuando presento la Ley y el Evangelio a estos chicos, la respuesta es la misma todas las veces. Me dicen: “Yo nunca había oído esto”. No es que yo esté en contra de entretener sanamente a nuestros jóvenes, o de las fiestas de pizza (aunque probablemente sí estoy contra los tipos de mediana edad que se ponen vaqueros ajustados para intentar ser “relevantes”). Lo que ocurre es que en la principal tarea que se nos ha encomendado estamos fracasando. Le hemos fallado a Dios y les estamos fallando a nuestros jóvenes. No dejes que otro joven salga por la puerta sin confrontarle con todo el peso de la Ley y la libertad completa del Evangelio.

Fuente original: http://marc5solas.wordpress.com/2013/02/08/top-10-reasons-our-kids-leave-church/

Traducido por: http://www.icpresbiteriana.com/index.php/es/articulos/item/diez-razones-por-las-cuales-nuestros-hijos-abandonan-la-iglesia

El Dar De Nuestro Mejor (Hechos 3:1-8)

acts 3 lame man

El Dar De Nuestro Mejor (Hechos 3:1-8)

El cristiano precisa una perspectiva correcta acerca del dinero.

Con el dinero uno puede comprar:
Una cama PERO NO el sueño.          Los libros PERO NO una mente.
La comida PERO NO un apetito.      La delicadeza PERO NO la belleza.
Una casa PERO NO un hogar.           La medicina PERO NO la salud.
Los lujos PERO NO la cultura.           La diversión PERO NO la felicidad.
Un crucifijo PERO NO un Salvador.  Un banco en la iglesia PERO NO el ir al cielo.

(Tan, P. L. (1996).)

Mientras la plata no nos puede proveer de las cosas más valoradas en esta vida nosotros nos encontramos buscando adquirirla con una pasión imparable. Poder tener más y más parece ser la única misión de algunos de los que se autodenominan seguidor de Jesucristo.

El capítulo tres del libro de los Hechos se enfoca en el cuento de un milagro realizado por Pedro, uno de los apóstoles. Pero si nosotros creemos que la Biblia enseña que el don de milagros cesó durante el primer siglo después de Cristo y no es vigente hoy, ¿Qué es la aplicación principal para el día de hoy? Lo que Pedro nos muestra es la actitud que se adoptó entre los hermanos de la iglesia cuando su enfoque no esté más en adquirir plata y posesiones sino tener la perspectiva correcta acerca del dinero. Pedro nos ilustra que el cristianismo tiene mucho más para ofrecer que la provisión temporal de las necesidades físicas. Nosotros tenemos la posibilidad de operar en la esfera del “Nombre de Jesucristo” y así ver a las vidas cambiadas para toda la eternidad. A pesar de no tener nada de plata, Pedro da al mendigo algo que le cambió la vida. Un autor cristiano dijo:

“El dar cristiano es siempre una respuesta. La motivación para el dar es que hemos recibido.”. Jones, G. C. (1986). Hoy vamos a enfocarnos en conseguir una perspectiva cristiana sobre el dinero para poder llevar adelante nuestra responsabilidad de hacer discípulos a pesar de las tentaciones de enfocarnos en conseguir más y más dinero.

I. Las circunstancias del milagro vv. 1-3

A. Los autores del milagro v. 1 Pedro y Juan suben juntos para orar a la tarde en el templo. No tenemos ninguna manera para fijar una fecha para este acontecimiento pero algunos autores dicen que entre varios meses y hasta un año puede haber trascurrido entre el final de capítulo 2 y el capítulo 3. De todos modos, Lucas nos relata esta historia para demostrar como la persecución de los creyentes, por parte de los religiosos que rechazaron a la Persona de Jesús, comenzó a incrementarse. Juan no parece ser importante ahora, pero lo es más adelante cuando tienen que dar testimonio delante del Sanedrín en capítulo 4.

B. El beneficiario del milagro vv. 2-3  No está mencionado el nombre del hombre pero sabemos que es un mendigo habitual en la puerta del Templo. Su condición es debido a una deformidad en sus piernas desde su nacimiento que no le permite caminar. Es un hombre mayor a 40 años según 4:22 y fue llevado cada día a su lugar frente a la puerta. Al llegar a su puesto en aquel día ve a Pedro y a Juan a punto de entrar y clama pidiéndoles una limosna.

II. El cuento del milagro vv. 4-6  

A. Un verdadero encuentro entre un mendigo y un benefactor vv. 4-5 En vez de una obra mecánica de caridad tenemos el relato de un verdadero encuentro personal. Pedro manda al mendigo a verlo de reojo. Esto debido a las muchas peticiones no respondidas por parte de los visitantes al templo. Juan también se fija su mirada en el hombre con determinación. Se elevaron las expectativas del mendigo, pero no mucho.

B. Los cristianos tenemos algo mejor que plata para compartir v. 6 Habiendo terminados de leer el capítulo 2:44-47 y deducir que Pedro es uno de los Apóstoles delante de cuyos pies fue puesto el dinero de los demás creyentes para suplir las necesidades diarias de todos, nos encontramos con las expectativas en alto para ver a Pedro suplir la necesidad de este hombre mendigo. “Pero en lugar de ilustrar qué tan generosos eran los cristianos con su dinero, aquí Lucas nos muestra la razón por la cual los bienes materiales fueron tomados de manera tan casual. Los cristianos tenían algo aún mejor para compartir”. Gempf, C. (1994). Hechos. El Nuevo Comentario de la Biblia. El “No tengo plata ni oro” son palabras devastadoras para un mendigo. Pero Pedro rápidamente agrega que puede ofrecerle algo mejor. En este caso le ofrece integridad en su ser por fe en el nombre o la autoridad de Jesucristo.

No hay ninguna prohibición en ofrecer ayuda económica o física sino las prioridades de la iglesia están expuestas.

III. Las consecuencias del milagro vv. 7-8  

A. El mendigo es sanado por completo inmediatamente v. 7  Pedro lo toma de la mano derecha para levantarlo Mateo 6:3. Completa e inmediatamente el hombre es sanado de su condición. No por su propia fe sino por la fe de los Apóstoles.

B. El mendigo termina dando testimonio de la bondad de Dios v. 8  No tan solo pudo pararse sino fue andando y saltando mientras alababa a Dios. Su gratitud es tan grande que no puede sino darle honra a Dios por algo que jamás había pensado que le iba a suceder. Su manera indecorosa en medio del complejo del templo sirve para amplificar el significado del evento. Este milagro cumple con la profecía de Isaías 35:6.

La Camaradería de los Creyentes (Hechos 2:44-47)

La Camaradería de los Creyentes (Hechos 2:44-47)

cuento-de-navidad scroogeCuento de Navidad, Canción de Navidad o El cántico de Navidad, cuyo título original en inglés es A Christmas Carol, es una novela corta escrita por el británico Charles Dickens y publicada originalmente el 19 de diciembre de 1843. Cuenta la historia de un hombre avaro y egoísta llamado Ebenezer Scrooge y su transformación tras ser visitado por una serie de fantasmas en Nochebuena que representan a las distintas estaciones de la vida. El propio protagonista, Scrooge, es la personificación del invierno por su incapacidad de ver las necesidades de los que le rodea en la sociedad y extenderles gracia a ellos repartiendo de sus propios recursos. Pero, al igual que el invierno es sucedido por la primavera y el resurgimiento de la vida, el corazón duro, frío y triste de Scrooge es restaurado a la alegría y la buena voluntad que conoció en su infancia y juventud. Él toma la iniciativa de corregir su mal camino al comenzar a suplir las necesidades más básicas de las personas en su inmediato entorno para el bien de ellos y para traer paz a su alma afligido por las imágenes que le fueron presentadas por las fantasmas que le visitaron.

Como en la historia de Scrooge, los cristianos experimentan un antes y un después al conocer a Jesucristo como su único y suficiente Salvador. La vida antes de conocer a Cristo, mientras que puede contar con momentos de felicidad, es marcada por su egoísmo y avaricia mientras cada cual busca lo suyo. Pero la conversión produce un cambio notable en especial en aquellas dos áreas. Nuestro texto al final de capítulo 2 de Hechos nos indica la forma en que la iglesia primitiva implementaba los cambios de manera personal para después incorporarlas en la vida en comunidad. Estas prácticas señalan una manera normativa para la iglesia que durante todas las edades pueda hacer que la vida funcione mejor y que Dios reciba la gloria.

HECHOS 2.46-47

I. Colaboran con las necesidades el uno del otro vv. 44-45

A. Acompañan a su nueva familia en su desarrollo (v. 44ª)  Esta es la idea de vivir juntos. No necesariamente en el mismo lugar sino asegurándose que cada uno esté bien con sus necesidades personales suplidas.

B. Comparten de sus bienes para suplir necesidades verdaderas (vv. 44b-45)

Cuando una necesidad fue identificada entre la congregación, ellos buscaban suplir esas necesidades inmediatamente. Esto no es ni socialismo ni comunismo porque no fue una actividad política ni tampoco la igual distribución de bienes. El texto nos indica que es una actividad que se hizo voluntariamente 4:32-35. No es que ellos fueron invitados a vender sus posesiones y  traer la plata a los pies de los apóstoles para que ellos pudieran comprar carros blindados con caballos blancos, vestirse de túnicas de seda y vivir en castillos hechos de mármol.

Una verdadera necesidad es una que tiene que suplirse para el mantenimiento del bienestar de un ser humano. No solo buscaban ayudar a los más vulnerables sino a cada persona con una legítima necesidad.

II. Comunalmente gozan de la vida juntos v. 46

El gozo es un tema que se ve repetido a lo largo de esta historia registrado por Lucas (5:41; 8:8, 39; 11:23; 12:14; 13:48, 52; 14:17; 15:3, 31; 16:34; 21:17). 1 Tim 6:8 nos dice que con alimento y abrigo debemos estar contentos. Parece que la iglesia primitiva también aprendió que con estas pocas cosas uno puede estar contento.

III. Convincentes en su influencia con los de afuera v. 47

La adoración a Dios en comunidad sirvió como un ejemplo para los que no habían tomado la decisión de unirse con los creyentes. Su amor y cuidado el uno por el produjo oportunidades a diario para la evangelización. No fueron agregados nuevos integrantes simplemente por invitación de los creyentes, sino Dios agregó a los que deben de ser salvos mientras los creyentes practicaban en una manera íntegra su nueva fe.

Nosotros creemos que Dios quiere utilizar a cada uno de nosotros para reproducirnos espiritualmente aquí en la tierra. Esto significa que no podemos estar enfocados en nuestro propio bien sin importarnos las necesidades de los demás y esperar la gran bendición de Dios sobre nuestros esfuerzos. El éxito acompaña a la obediencia y la obediencia es posible cuando implementemos una actitud correcta hacia la instrucción acerca de la vida cristiana.

 

 

Las Disciplinas Espirituales de los Discípulos (Hechos 2:42-43)

Cada verdadero creyente aprende las disciplinas de la vida discipular.

Cuando una persona visita un nuevo lugar como turista, siempre hay la necesidad de familiarizarse con su nuevo entorno para disfrutar al máximo de las oportunidades para la distensión. Si uno va a la costa, es bueno saber cuál es la playa mejor recomendado para o sus instalaciones o su intimidad. Al visitar una nueva ciudad el turista va a desear saber los lugares recomendables para poder comer bien y donde realizar sus compras. Una visita a un parque natural también requiere que in se informa sobre las instalaciones a su disposición y las reglas del uso de las mismas.

Cuando los oyentes de la prédica en el día de Pentecostés respondieron favorablemente al mensaje, aceptaron y valoraron lo que se escuchaba tanto que se identificaron con Jesús en el bautismo en confesión abierta con los seguidores de Jesús. Pero, “los nuevos conversos no solo agregaron el cristianismo a sus vidas ya ocupadas, sino que se dedicaron a su experiencia cristiana. El v. 42 es una descripción compacta del discipulado cristiano” (Gempf, C. (1994). Comentario de la Nueva Biblia p. 1072). Estos nuevos convertidos precisaban instrucción en la Palabra para poder crecer y convertirse en testigos eficientes del evangelio. La iglesia primitiva no tan sólo hacía convertidos sino también creaban discípulos de Jesús que hacían discípulos de Jesús.

HECHOS 2.42

I. Los cuatro elementos esenciales para una reunión de la iglesia primitiva (v. 42)

A. Reuniones centradas en la instrucción apostólica.  Es entendible que la instrucción procede de los apóstoles siendo ellos los que fueron entregados con la tarea de mantener y promover las enseñanzas de Jesús. Su cercanía con el Señor los calificaban para esta importante tarea de diseminar las instrucciones de Cristo.

B. El desarrollo de una hermandad atento a las necesidades de otros.  La palabra griega es “koinonia” y es un poco difícil de descifrar. Puede ser que incluye la distribución diaria (v. 44) o una comida juntos. Lo que sabemos es que ellos se ocupaban de las necesidades diarias de muchas personas y que esto los marcaba como distintos al resto del pueblo.

C. La celebración de la Cena del Señor.  Se juntaron también para una cena especial cosa que Pablo llama la Cena del Señor. Estos “fiestas de amor” se centraban en la conmemoración que se fue degradando hasta que Pablo mismo tuvo que corregir su práctica en 1 de Cor. 11.

D. Una dedicación a la mucha oración.  Sus reuniones también incluían periodos largos de oración. Hechos 12:12 nos dice que durante ciertas crisis la iglesia se reunió para pasar horas en oración

II. El efecto global del crecimiento de la iglesia primitiva (v. 43)  

Una y otra vez las maravillas y señales que hacían los apóstoles trajeron temor sobre las personas no asociadas con el grupo de discípulos (Hechos 19:17). Esta es la misma palabra utilizada en 2:22.

Sed Salvos Para Ser Perdonados (Hechos 2:37-41)

Jesús nos ofrece salvación si estamos dispuestos a arrepentirnos de nuestros pecados.

8 ilustración3No sé si ustedes han escuchado del caso de unos 13 jóvenes en Tailandia que juntos a uno de sus directores técnicos entraron en una cueva y se quedaron atrapados cuando vino una tormenta y partes de la cueva se quedaron llenos de agua. Nueve días después de está considerados perdidos en la cueva fueron descubiertos vivos casi unos 4 kilómetros dentro de los túneles de la cueva por rescatistas que tuvieron que utilizar el buceo para llegar al grupo. Ahora, están en proceso de sacar a cada uno por medio del mismo buceo debido a que están recién por entrar en el periodo de grandes lluvias en la zona y no hay manera de asegurar que el nivel de agua no va a subirse aún más. Lo increíble de esta situación ha sido la reacción de los padres que están afuera esperando el retorno de sus hijos. Ellos han sido testigos de una misión de rescate sin precedentes en el país asiático y pacientemente están esperando que sus hijos sean salvos de su dilema que amenaza a sus vidas. Pero no hay nadie que desea ser rescatado más que los mismos jóvenes con su DT porque son sus vidas que están en peligro.

Pedro concluye su sermón con una amonestación de actuar inmediatamente cuando sus oyentes expresan su profundo sentir de convicción por el pecado de haber rechazado al verdadero Mesías. El mismo Espíritu Santo que se reveló en el don de lenguas ahora continúa Su obrar en los corazones de la multitud para traer convicción y fe a sus vidas. La respuesta de Pedro al interrogatorio de la multitud es sencilla pero puede causar confusión si no se interpreta con otros pasajes bíblicos concerniente el tema del arrepentimiento y la regeneración. Que la salvación está al alcance de estas personas se ve en la invitación universal de Pedro a creer. Pedro dice que Jesús los ofrece salvación si están dispuestos a arrepentirse de sus pecados. Este mismo mensaje está vigente hoy.

Hechos 2.38I. La respuesta a la pregunta de cómo ser salvo (vv. 38-39)  Pedro escucha de parte de su audiencia un clamor y fervor por saber cómo se puede reconciliar el pecador con su Señor. El verso 37 indica la manera en que el Espíritu de Dios trajo convicción sobre los oyentes y la respuesta nos sirve de ejemplo hasta el día de hoy.

A. El arrepentimiento es esencial para la salvación (v. 38a)  Esto es un cambio de mente que produce un cambio de dirección en la vida de una persona. Implica el abandonar un camino pecaminoso en la vida de uno para poner en su lugar un camino que busca a Dios y sigue Sus mandamientos. Es la parte esencial del evangelio como vemos en la confesión del ladrón que fue crucificado al lado de Jesús. La fe es la otra cara de esta misma moneda y está implícito en lo que Pedro expresa a la multitud.

B. El bautismo es una expresión externa de la fe interna (v. 39b)  Es obvio que el apóstol Pedro ve al arrepentimiento y el bautismo como dos cosas muy ligadas. Pero no es que el bautismo salva. La construcción gramatical en el griego usa la segunda persona para arrepentirse y la tercera persona para bautizar. El cambio de lo personal al más general implica que Pedro entiende que el arrepentimiento es más importante. El estar bautizado en el nombre de Jesús el Mesías indica una decisión de ser identificado con Él en su muerte, sepultura y resurrección Rom. 6:1-6.

El resultado de estas expresiones es el inevitable regalo del Espíritu Santo que ha operado en los discípulos en forma del hablar en lenguas. Está también al alcance de estos oyentes.

C. Todos los arrepentidos pueden acceder a la salvación (v. 39)  En una tremenda cita de Isaías 57:19 que Pablo cita en Efesios 2:13 y 17 encontramos una promesa a todos los que estén buscando “paz con Dios” de que lo pueden encontrar al relacionarse con Jesucristo mismo. Pedro nos hace entender que el mensaje que él predica no es para un grupo selecto sino es una expresión de la misericordia ilimitada de Dios hacia todas las generaciones. Esto se suma a lo que Pedro ya citó en Joel 2:32 y como es la gracia de Dios obrando en los corazones que llama a los perdidos al arrepentimiento.

II. La urgencia de la necesidad de un cambio (v. 40)  Lucas nos indica que solamente tenemos una parte de todo lo que fue predicado en aquella oportunidad. La urgencia se ve en la petición de Pedro de evitar el destino de todos los que pertenecían a la perversa generación que acababa de crucificar a Jesús en Jerusalén. Es una alusión al pueblo rebelde en Deuteronomio 32:5.

III. Las consecuencias de la predicación fiel (v. 41)  Lucas nos indica que unas 3000 personas aceptaron la Palabra predicada y fueron obedientes en ser bautizados. La cifra parece ser inflada hasta que consideramos que hubo una gran multitud de personas presentes en Jerusalén durante la fiesta.

Un Pesar Pesado (Hechos 2:32-37)

mike-tyson-NLC_05245La muerte de Jesús es debido a nuestro pecado mientras la resurrección de Jesús es por el poder de Dios. No sé si ustedes han escuchado acerca de Mike Tyson el boxeador profesional. En su momento era el campeón de los pesos pesados en el mundo del boxeo. Lamentablemente, se conoce más por sus mal actuaciones dentro y fuera del ring. Los pesares de sus malas actuaciones le han dejado un legado negativo que supera a sus títulos del boxeo. En una ocasión, mientras buscaba ganarse el título del campeón del mundo de los pesos pesados, mordió la oreja de su oponente y fue descalificado. Fue acusado de acoso sexual y un sin número de otras actividades ilegales. Se convirtió en un dicho y se conoce más por sus pesares pesados que por sus victorias como peso pesado.

Pedro continúa su argumentación acerca de la persona de Jesucristo y llega a una conclusión muy contundente. Él dice que Jesús es el Mesías y que la actuación del pueblo judío contra su persona los expone al juicio divino. El rechazo del Mesías, al descubrirse, es el momento preciso cuando ellos se deben evaluar su condición espiritual y responder con corazones contritos frente a esta revelación. Pedro dice que la muerte de Jesús es debido a los pecados del mundo mientras la resurrección de Jesús es una demostración del poder de Dios.

I. La veracidad de la resurrección comprobada (vv. 32-35)

A. Los apóstoles dieron testimonio de la resurrección de Jesús (v. 32)  Habiendo argumentado que David iba a tener un descendiente sobre su trono en perpetuidad, Pedro dice que Ellos son testigos a la resurrección de Jesús de entre los muertos Jer. 23:5. No sólo fue reanimado sino resucitado para estar sobre los hombres. Hechos 3:13 

B. El testimonio de los apóstoles es confirmado por las señales (v. 33) Pedro asume que ellos entienden que la implicación de la resurrección como verdadero descendiente de David pero también el Cristo o Mesías prometido es que ahora ha cumplido con Su misión y está admitido a la diestra de Dios para llevar a cabo el cumplimiento de la profecía de Joel 2:28-32 y que la evidencia comprobable es lo que ellos están viendo en la administración del don de lenguas sobre sus seguidores.

C. Su testimonio es respaldado por la profecía de David (vv. 34-35)  Nuevamente vemos a Pedro acudir a los Salmos para encontrar respaldo para sus afirmaciones. En este caso cita a Salmo 110:1 y afirma que David no puede estar hablando de sí mismo sino el Mesías que iba a ser reconocido como el Hijo de Dios con poder.

II. La exaltación de Jesús declarada (vv. 36-37)  

A. Jesús es deidad y Él juzgará a los incrédulos (v. 36)  Si Jesús es el Mesías y el pueblo judío acaba de crucificarlo, entonces ellos mismos están en peligro de ser puestos por estrado bajo los pies del Mesías en vez de disfrutar de las bendiciones que ellos presuponían como el pueblo escogido de Dios.

B. La deidad de Jesús demanda la respuesta de un corazón contrito (v. 37)  El pesar de esta condición pesa sobre sus corazones y ellos buscan una solución por su mal actuar.

 

Encontrar una Base Común con los Incrédulos (Hechos 2:25-31)

Podemos proclamar el mensaje de la salvación con confianza porque es un mensaje histórico.

A diferencia de mis padres, yo no soy fanático de acampar. El hacer camping es una de las actividades menos favoritas mías. Es por esta razón que no hemos hecho el acampar en familia casi nunca. No me gusta el hecho que uno tiene que llevar un montón de cosas afuera de la casa para poder intentar vivir cómodamente al aire libre. Entiendo que el concepto es intentar sobrevivir con la mínima de cosas posibles, pero mí idea de sobrevivir es si ¡hay desayuno incluido o no en la estadía! Termino con la sensación de no estar cómodo cuando en mi casa hay una cama cómoda con electricidad y agua corriente. Hay muchos que son fanáticos del camping y pueden llevar en una mochila todas las pertenencias necesarias para una estadía que va de unos días y puede extenderse a varias semanas. Mientras yo admiro aquellas personas, no siento envidia por su estar expuesto a la naturaleza y las fluctuaciones de temperatura y las lluvias que pueden arruinar en unos instantes todo un viaje de camping.

En el pasaje citado por Pedro en el día de Pentecostés que proviene del Salmo 16:8-11 tenemos una prueba ofrecida por parte del Apóstol a los judíos que David pudo prever los acontecimientos de aquel día y anticipándolos también pudo descansar en la realidad ofrecida por la profecía. Esta realidad de que las palabras proféticas de David respaldan el mensaje de la salvación. Es por esta razón que Pedro y los demás discípulos pueden proclamar con denuedo y confianza el mensaje de la salvación ya que cuenta con el respaldo histórico del patriarca David. Es esta verdad que une a los oyentes judíos con los discípulos de Jesús para convencerles de la verdad de su testimonio.

I. Rey David anticipaba la muerte y resurrección del Mesías (vv. 25-28)

A. La realidad de la eterna presencia de Dios trae paz y confianza v. 25 El Señor es nuestro defensor quien aboga por nosotros.

B. La muerte no puede estorbar mi morada basada en la esperanza vv. 26-27 El acampar sobre esperanza tiene su enfoque en la resurrección (v. 27).

C. La presencia de Dios es segura porque nos provee de una guía v. 28 Su muerte va a proveer el GPS para salir de la muerte ambos espiritual y físicamente.

II. Pedro da testimonio abierto del cumplimiento de la profecía de Dios (vv. 29-31), Qué diferencia al Pedro que negaba a su Señor durante la Pasión de Cristo.

A. La profecía no es una referencia a David sino al Mesías v. 29 La evidencia de que no es David mismo es la presencia de su tumba en la misma ciudad.

B. La profecía es concerniente el Mesías como un heredero v. 30 Esto no es una promesa de un rey durante cada generación sino una referencia a un descendiente en particular, el Mesías. La promesa se encuentra en Salmo 132:11. 

C. La profecía incluía la muerte y resurrección del Mesías como conquistador de la muerte v. 31 En vez de ser abandonado al Hades el Mesías iba a ser resucitado. Esta verdad es negada por los judíos hasta el día de hoy. Ellos no creen en un Salvador sufriente sino un Rey conquistador. Es por esta razón que Jesús es una piedra de tropiezo para ellos. No debe serlo para vos.

PREDICA hechos square copy