El Discípulo Cumpliendo Con la Misión (Hechos 8:26-31)

La obediencia a la misión del discípulo no puede ser casual. Si nosotros tomáramos el tiempo esta mañana para elaborar una lista de y definir bien las cualidades de un discípulo fiel y sano nos llevaría más tiempo de lo que tenemos. Pero hay ciertas características que vamos a querer destacar de una vida así.

CÓMO ES UN DÍSCIPULO FIEL Y SANO2

Por ejemplo, es imposible considerar a una persona como buen discípulo que no está constantemente en la Palabra de Dios hasta que la Palabra esté en él. Entonces podríamos indicar esto a través de la presencia de una Biblia bien usada.

CÓMO ES UN DÍSCIPULO FIEL Y SANO3

En segundo lugar, necesitaríamos indicar su buena disposición de llevar el evangelio a las naciones con una actitud de auto abnegación. Utilizando un pasaporte que lleva un montón de sellos o estampillas demostramos la importancia de ser móviles con el evangelio.

CÓMO ES UN DÍSCIPULO FIEL Y SANO4

Es obvio, que en tercer lugar, esto requiere de pies en moción hacia sus vecinos y las naciones. Siempre en misión con el evangelio.

CÓMO ES UN DÍSCIPULO FIEL Y SANO5

Vemos en cuarto lugar que la mirada también es importante. Con los ojos mirando hacia arriba, puestos en el Señor, el discípulo fiel y sano demuestra su compromiso de hacer todo para la gloria de Dios sin importar sus circunstancias.

En nuestro texto hoy, encontramos a Felipe en misión con el evangelio. Reiteramos nuestra creencia de que el libro de los Hechos de los apóstoles es un libro que nos ofrece el ejemplo de los creyentes del primer siglo para el beneficio de la iglesia en todas sus generaciones. Hemos visto como Felipe fue nombrado un diácono en la iglesia de Jerusalén y por causa de la persecución termina obrando como evangelista en Samaria. El relato a partir del versículo 26 de capítulo 8 nos instruye en cómo se destacan las cualidades de este discípulo fiel y sano mientras cumple con la misión de hacer discípulos. La pregunta que debemos hacernos esta mañana al ver el texto es si nuestra vida se asemeja a la vida de Felipe. Simplemente porque él es un personaje registrado en la Biblia y sus funciones nos han llevado a tildarlo de evangelista, como si fuese un título que separa entre él y nosotros, no debemos de confundirnos con lo que el texto nos indica. Felipe es más como vos y yo que queremos creer. Es justamente por esta razón que debemos llevar a cabo la evaluación de nuestra obediencia a la misión. La obediencia a la misión no puede ser casual.

 

I. El discípulo modelo se conoce por su obediencia a los mandamientos de Dios vs. 26-27

A. Estos mandatos no tienen que tener sentido para ser obedecidos v. 26  No debemos enfatizar demasiado el hecho que un ángel le habló a Felipe sino que el mensaje es de origen divino. Las indicaciones ahora para su próximo ministerio provienen de Dios. Nosotros haríamos bien en buscar de Dios las indicaciones para nuestro ministrar sin fingimiento. No debemos esperar un mensaje fuera de la Palabra de Dios porque está completa ahora y no en los tiempos de Felipe.

Pero las indicaciones son ir a un lugar donde no hay la esperanza de encontrar a nadie. Descender al desierto parece tener poco sentido a la luz del éxito que tuvo Felipe en Samaria. Pero por más que no tiene ningún sentido el discípulo recibe el mensaje y actúa en base de ello.

B. Los resultados milagrosos de la obediencia sirven para aumentar nuestra fe v. 27  La obediencia de Felipe es inmediata y precisa. Lo que es sorprendente es que se encuentra con alguien en el camino por el desierto. Esto no es cualquier persona sino termina siendo una cita divina. Dios habiendo preparado al corazón del etíope manda a su siervo a encontrarse con él. Es un funcionario de Candace que es un título y no un nombre quien está regresando de una peregrinación a Jerusalén. No sabemos si es prosélito o no pero sí sabemos que es muy devoto porque a pesar de su peregrinación no pudo tener entrada al Templo por la prohibición de Deut. 23:1. Algunos ven aquí el cumplimiento de Salmo 68:31 e Isaías 56:3-8.

II. El discípulo modelo es guiado por el Espíritu Santo vs. 28-29

A. Dios prepara el corazón de los incrédulos v. 28

El etíope se encuentra en pleno estudio de la Palabra de Dios. Es esta realidad la que nos debe animar al salir a testificar a los incrédulos. Dios está obrando en la vida de muchas personas en anticipación de nuestra llegada con el mensaje que responde a las preguntas de los que le buscan.

B. El Espíritu Santo organizó esta reunión v. 29  No fue un encuentro casual. Dios vuelve a comunicarse con Felipe para derribar sus prejuicios contra los ricos al indicarle que su misión se encuentra a bordo del carro. Nuestros prejuicios contra los ricos muchas veces nos limitan en nuestro alcance con el evangelio

III. El discípulo modelo encuentra el propósito de su misión vs. 30-31

Felipe le pregunta al etíope si puede comprender el mensaje del texto. Es un excelente método de evangelización de leer el texto y hacerle preguntas al inconverso.

La respuesta del eunuco es que necesita de un intérprete para poder comprender el mensaje. Siguiendo el ejemplo de Jesús con sus discípulos en el camino a Emaús Lucas 24:25-27. Felipe ahora se encuentra en el lugar perfecto para compartir el evangelio.

predica hechos copy