La Iniciación Inesperada (Hechos 1:9-11)

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. (Hechos 1:9-11)

PREDICA hechos square copy

La ascensión es la iniciación del plan de Dios en esta dispensación. Hay una leyenda que cuenta que el primer hombre en llegar al espacio el ruso Yuri Gagarin dijo, “Yo buscaba y buscaba y no encontré a Dios.” Muchos dudan de que él lo hubiera dicho en primer lugar porque era un miembro fiel de la iglesia ortodoxa de Rusia y muchos creen que fueron palabras atributadas a Gagarin por los comunistas para descreditar a la iglesia ortodoxa. Si lo dijo o no, es el sentir de muchas personas hoy por hoy al considerar la existencia de Dios y las pruebas de su existencia. Al leer la Biblia y ver la descripción de la ascensión, hay muchas personas que esperarían ver a Dios al pasar más allá de nuestra atmósfera de nuestro planeta tierra. Nuestro texto nos enseña que Jesús ascendió al cielo pero en ningún lugar no dice el texto que simplemente fue al espacio sino más bien desapareció atrás del velo entre nuestro universo y el lugar donde habita Dios. Es este acontecimiento inesperado que dejó a los apóstoles atónitos mirando al cielo. Pero este mismo acontecimiento dio iniciación al plan de Dios para esta dispensación.

I. Los apóstoles sirven de testigos oculares de la veracidad de la ascensión (vv. 9-10a)

A. La descripción de la ascensión (v. 9)  Jesús termina de hablar sobre la tarea y el alcance de la obra de hacer discípulos y mientras los discípulos observan es llevado arriba y oculto por una nube. Como ya mencionamos, no debemos de entender que el cielo está arriba de nuestra atmósfera sino que el movimiento de Jesús los dejó mirando hacia arriba hasta que una nube especial lo ocultó de su vista. La nube es un símbolo de la gloria de Dios (Lucas 9:34). Los apóstoles no se encuentran mirando en su alrededor como si Jesús hubiera desaparecido mientras ellos se distraían, sino ellos vieron con sus ojos a Jesús irse de forma milagrosa de esta tierra.

B. La anticipación del regreso del Señor (v. 10a)  Los apóstoles habían escuchado a Jesús decir en Juan 14:3 “Y si me fuere y os prepare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo”.  La reacción de cada uno de estar mirando atentamente al cielo nos indica que ellos anticipaban el regreso en tan corto periodo que se quedaron esperando su pronta venida o parusía. Apocalipsis 1:7 anticipa que volverá Jesús en una nube para reinar. Ellos anticiparon reinar con Cristo sentados sobre doce tronos Lucas 22:30; Mateo19:28.

II. El mandato de hacer discípulos no debe ser reemplazado con observar las estrellas (vv. 10b-11)

A. Dios confirma su mandato en boca de dos mensajeros más (v. 10b)  Indudablemente es una referencia a dos ángeles, mensajeros de Dios para proclamar Su voluntad. Ellos vienen para confirmar lo que Jesús acaba de decir. Ellos también tienen la función necesaria de llamar la atención de los apóstoles de mirar inactivamente al cielo a la tarea fundamental que Dios les había dado.

B. La ascensión indica que la obra de Cristo tiene su continuidad en los discípulos (v. 11) La interrogativa de los ángeles indica la tendencia humana de quedarnos quietos mientras debemos estar activos en la obra a la cual hemos sido llamados. Si yo les digo esta mañana, “vayan al mundo y hacer discípulos” (pausa dramática) y nadie se mueva, vemos lo que es la tendencia humana y lo que sucedió en la vida de los discípulos al ver a Jesús ascender al cielo. El mandato ya se había dado pero ellos esperaron con sus deseos personales de estar con Jesús.

Los ángeles aclaran que Jesús volverá de manera personal, visible y de manera gloriosa. Pero mientras tanto es hora de entrar en la mies para trabajar.

Un Poder sin Igual (Hechos 1:7-8)

Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
(Hechos 1:7-8)

PREDICA hechos square copyHay un poder sin igual disponible para todos los que buscan llevar a cabo el plan de Dios. A algunos les gusta la sorpresa, y a otros no tanto. Hay algunos que se emocionen al recibir la noticia de que alguien estuvo trabajando tras el escenario para sorprenderlos con una fiesta especial o un regalo que nunca iban a sospechar que se les había conseguido. Hay otros que le gustan saber con anticipación cada detalle de su día y además les gusta saber con la mayor exactitud posible lo que va a suceder en el próximo futuro. Al recibir algo de sorpresa, este segundo grupo de individuos muchas veces no puede disfrutar de lo que se ofrece porque no fueron informados con anticipación así que no lo pudieron procesar antes para maximizar la experiencia.

En cierta manera, la pregunta de los apóstoles en versículo uno tiene que ver con su deseo de saber si Dios iba a empezar a cumplir con su interpretación de lo que significaba el reino de Dios en la tierra. Para ellos, el reino consistía en un mundo sojuzgado a la nación de Israel. Jesús responde a su pregunta con una respuesta cortante y apunta a su necesidad más apremiante al contestarles la pregunta correcta que ellos no se atrevieron a preguntar. En vez de preguntar cómo iban a poder ayudar establecerse el reino de Dios ellos se preocuparon por cuándo iba a instalarse. Jesús insista en que hay un poder sin igual a la disposición de todos los que buscan obra en el reino tanto espiritual como físico que está por establecerse.

I. Es insensato desear saber lo que está solo bajo la potestad de Dios (v. 7)

A. Estar informado con exactitud sobre el por venir no es para el creyente.  Los discípulos quisieron saber si, en la economía de Dios, el orgullo nacionalista de Israel iba a restaurarse. Cristo reprendió a los discípulos con un aviso que sirve para la iglesia en todas las edades. No debemos anhelar obtener conocimiento prohibido y entremeternos en lo escondido que Dios ha decidido no revelar. Es aquel pecado que resultó en la expulsión de Adán y Eva del huerto de Edén. En Lucas 8:10 Jesús nos asegura que a nosotros es dado conocer los misterios relacionados con el reino. Igual, hay cosas que no nos deben de preocupar y los detalles del futuro son algunas de estas cosas. Jesús ya había prometido que el Espíritu revelaría todo lo necesario concerniente el futuro (Juan 16:13).

B. Sólo el Padre sabe con exactitud sobre los tiempos y las ocasiones.  La potestad de Dios hace referencia a Su autoridad en saber y llevar a cabo Su plan en el tiempo (Hechos 15:18). Por más que nos revela algunos detalles sobre el futuro, como por ejemplo las revelaciones a Juan en Apocalipsis, nos deja con la necesidad de confiar los tiempos y ocasiones de su cumplimiento en Sus manos sin las conjeturas nuestras (Is. 46:10).

II. Es sabio ser investido con el poder divino (v. 8)  

A. El poder divino se recibe a través del Espíritu Santo.  Intentar hacer algo para Dios sin ser investido con el poder del Espíritu Santo es la personificación de la insensatez. Lamentablemente aprendemos desde temprano en nuestras vidas a hacer todo lo que podemos y después pedir a Dios cumplir con lo que no podemos lograr a través de nuestros propios esfuerzos. Es un orgullo tremendo intentar hacer algo espiritual en el poder humano. Es por eso que el libro comienza con una expresión de cómo Dios iba a llevar a cabo Su plan utilizando estos hombres comunes y corrientes.

B. El poder divino actúa en los creyentes para llevar a cabo el plan divino.  La palabra utilizada aquí para describir a la función de los que operan bajo el control del Espíritu Santo es “testigos” o literalmente mártires. La idea es de un embajador que representa a su patria y está dispuesto a dar su vida en servicio mientras representa a su patria. Esta persona está dispuesta a morir en servicio a su patria. Debemos hacernos la pregunta, ¿Cuándo no es un embajador un embajador? La respuesta es que representa a su patria en todo momento mientras ocupa la posición de embajador. Nosotros los creyentes somos representantes oficiales de la patria celestial en todo momento.

C. El poder divino no tiene limitaciones geográficas.  El programa delineado aquí corresponde al libro de Hechos en su totalidad. Los capítulos 1-7 nos relatan la conversión de los judíos, 8-9 nos demuestran la conversión de los samaritanos mientras los capítulos 10-28 describen con mucho detalle la conversión de los gentiles y la extensión del evangelio hasta los lugares más remotos. Hay que entender que este libro no pretende enseñar que la obra se acabó en el primer siglo. Más bien, nos enseña que tuvo un muy buen comienzo. Ahora nos toca a nosotros en nuestra generación seguir el ejemplo de los del primer siglo en hacer avanzar la proclamación del evangelio hasta cubrir la faz de la tierra.

 

¿Qué estás esperando? (Hechos 1:4-6)

4Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.5Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. 6Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? (Hechos 1:4-6)

PREDICA hechos square copy

Cuando uno visita al médico es inevitable tener que esperar tu turno. Es impresionante la cantidad de tiempo que uno puede perderse esperando ser atendido en los negocios, los bancos y para pagar alguna cuenta. Nosotros nos hemos acostumbrados a esperar por largo tiempo para hacer tareas cotidianas. Si uno tiene que ir a hacer reclamo con la prestadora de servicio de luz, hay que anticipar casi una hora de espera. Uno va al banco para realizar un pago o depósito en cuenta de un tercero y puedes terminar gastando varias horas en espera.

Pero hay algunas cosas que no nos cuestan tanto esperar. Esperar que salga un buen asado, o sea en un restauran o en la casa de un conocido, esto no nos parece tan desesperante. Esperar que se levanta la mesa después de haber cenado porque viene un rico postre acompañado por un café o un té no nos parecen ser sacrificios demasiados difíciles para ofrecer.

En nuestro texto hoy, los seguidores de Jesús se encuentran en presencia de su Señor durante aproximadamente los 40 días entre Su resurrección y Su ascensión. Pero se nota por la expresión de Lucas que hubo cierta clase de ansiedad entre los apóstoles al debatir su próximo futuro. A la luz de que esta historia se escribe más de treinta años después de los sucesos de capítulo uno, llegamos a la conclusión de que hubo mucha ansiedad entre el pueblo de Dios sobre el próximo futuro para la iglesia. Estamos ahora en pleno reino de Nerón y su purga del imperio de los cristianos. Poco después el nacionalismo de Palestina va a convertirse en revuelo y revolución. Se culmina con la captura de Jerusalén y la destrucción del templo. Al no mencionar este evento tan importante e histórico, concluimos que el libro fue escrito antes del suceso. Esto quiere decir que hay cierta clase de expectativa entre los seguidores y ellos están anticipando la llegada del reino de Dios (Lucas 21:24; 31). ¿Qué están esperando? Lucas nos contesta esta pregunta y su respuesta es válida y aplicable para nosotros hoy.

I. Esperar ser investidos con poder v. 4 Jesús está pasando una cantidad de tiempo importante con sus discípulos. Está reunido con ellos alrededor de la mesa para darles instrucción en cuanto a cómo llevar a cabo su plan para el establecimiento de su reino en la tierra. Ellos reciben instrucciones parecidas a las dadas en Lucas 24:49 que son parecidas a Isaías 32:15. Es el poder de Dios Padre prometido por el mismo Dios Padre.

II. Anticipar el bautismo del Espíritu v. 5  En Lucas 3:16 Vemos a Juan el Bautista dando a entender que Jesús es mayor que él.

III. Abandonar las expectativas equivocadas v. 6  Es demasiado fácil pensar en nuestras propias expectativas y buscar la manera de llevarlas a cabo sin considerar que Dios tiene Su plan y que debemos conformarnos a la misma para Su honra y gloria.

Jesucristo es el Fundamento de la Cristiandad (Hechos 1:1-3)

1En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.  (Hechos 1:1-3)

Jesús vive hoy y Su obra continua en la iglesia. La desesperación que uno siente cuando sus expectativas no son cumplidas puede ser una fuente de desánimo tremendo. Al celebrarse el cumpleaños u otro feriado donde se comparten regalos, uno puede tener expectativas bastante elevadas en cuanto a lo que va a recibir para conmemorar el evento. Un chico puede sentir una decepción si no recibe el regalo esperado. Un adulto puede sentir una decepción si alguien no participa en su celebración.

easter decor copy

Pero no creo que haya mayor decepción de lo que sintieron los apóstoles durante los tres días en los cuales estuvo enterrado su Señor y Salvador Jesucristo. Ellos tuvieron tiempo no solo para reflexionar sobre la muerte de su Líder, sino también tuvieron el tiempo necesario para contemplar su propio destino al ser testigos de la muerte cruel de Jesús en la cruz del Calvario. Sin embargo, Jesús ya les había enseñado que su sepultura iba a ser algo temporario y es por eso que el primer día de la semana, que nosotros lo conocemos como el domingo, las mujeres que llegaron muy de mañana a la tumba para ungir el cuerpo de Jesús se encontraron con una tumba vacía. Su primera reacción era de volver a dar el anuncio a los apóstoles de que alguien se había robado el cuerpo de Jesús. ¡Qué decepción! Ahora ni siquiera el cuerpo de su Señor pudo ser velado. Pero la realidad es que Jesús vive hoy y todo Su gran plan para el desarrollo de un ministerio para la reconciliación de las naciones con su Creador está en operación. El libro de los Hechos es un registro de como desde el cielo, Jesús sigue llevando a cabo Su gran obra a través de la iglesia.

I. La nueva sección del libro vv.1-2

A. La primera sección elabora el ministerio terrenal de Jesús v. 1 Esta es una referencia al evangelio de Lucas donde se hace referencia a Teófilo como el excelentísimo, pero aquí no hace falta repetírsela. La gran diferencia entre las dos secciones es la locación física de Jesús durante cada relato. En el primer tratado, Jesús es presente en forma corporal. Esta presencia limita su obrar al lugar en el cual se encuentra en el momento. Así que, las obras y las enseñanzas se ven limitadas geográficamente a Israel. Lucas dice que estas son los comienzos de las enseñanzas porque a partir de la ascensión, v. 2, vemos como avanza la obra mientras Jesús obra desde el cielo. Esto es el comienzo de la cristiandad.

B. La segunda sección transforma la teoría en acción v. 2  El fundamento para la segunda sección son los apóstoles operando en el poder del Espíritu Santo. Esta es una referencia a los que estuvieron presentes durante el ministerio terrenal de Jesús. El Espíritu Santo es una referencia a la guía para la iglesia en llevar a cabo la obra que Jesús comenzó y perpetuó con su resurrección.

II. Las nuevas manifestaciones de la resurrección de Jesús v. 3

En Lucas 24:36 hasta el final del capítulo se relata lo sucedido entre la resurrección y la ascensión de Jesús. Hay muchas pruebas de esta resurrección que son dignos de considerar.

adoración mat286 copy

Hechos: Una Introducción (Hechos 1:1)

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, (Hechos 1:1)

PREDICA hechos square copy El libro de los hechos de los apóstoles también se conoce como el libro de los hechos del Espíritu Santo. Es el cuento histórico sobre los acontecimientos de cómo fue implementado el seguimiento de Jesucristo después de su muerte resurrección y su ascensión al cielo. Es un libro escrito en una manera distinta a los demás libros del nuevo testamento al tener como propósito el canonizar la historia del comienzo y expansión de la iglesia primeramente entre los judíos y después entre los gentiles.

 El autor de este libro, no solo histórico sino también de una historia verídica, es Lucas el autor del mismo evangelio que lleva su nombre. Es un hecho lamentable que haya una división en nuestras copias de las Escrituras entre el evangelio de Lucas y la segunda parte de su libro, los Hechos. En el primer siglo era común escribir un libro en dos secciones y de indicar la transición entre las dos secciones con un nuevo saludo al destinatario, en este caso Teófilo.

El propósito de este libro es no tan solo el registro de los acontecimientos de la iglesia primitiva sino también presenta el significado de estos acontecimientos. Por el uso del pronombre personal en la segunda sección del libro, deducimos que Lucas era testigo ocular de por lo menos una porción de su registro. Las demás porciones fueron aportadas por otros testigos oculares sin mencionarlos por nombre. Esto implica que los hechos son tan históricos que el mismo Lucas nos puede confiar su interpretación de los acontecimientos sin pensar que está haciendo dañó a la narración.

El valor de un estudio de este libro se puede resumir en cinco observaciones.

  1. Se nota la preocupación pastoral de Lucas. Su propósito principal es animar a la iglesia con su historia.
  2. Para Lucas, la tarea principal de la iglesia es misionar.  La proclamación de las buenas nuevas.
  3. No puede haber discriminación racial en la iglesia.  El testificar es a todas las personas del mundo.
  4. Hay un énfasis especial sobre la obra del Espíritu Santo en guiar y dar poder para cumplir con la misión.  Los dones están dados para el cumplimiento de la misión y no necesariamente para el individuo o la iglesia en sí.
  5. La iglesia cumplirá con su misión a través de su Salvador Jesucristo.  Lucas nos hace entender que el triunfo del evangelio es solo a través del sufrimiento y el martirio (Hechos 14:22).