Junio 2013

junio1

Calendario y Lectura Bíblica:

Himno del Mes:

[youtube http://youtu.be/yfLdf0Jj-8E]

Por fe contemplo redención, La fuente carmesí;

Jesús nos da la salvación, Su vida dio por mí.

La fuente sin igual hallé, De vida y luz el manantial;

¡Oh gloria a Dios, me limpia a mí, me limpia a mí, me limpia a mí!

Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. (1 Juan 1:7)

***

Visión para la Gran Comisión

Cómo una Iglesia Pequeña Puede Hacer Misiones (parte 1)

Por EDIZON QUEIROZ (Brasil)

¡Una iglesia pequeña puede y debe hacer misiones! Aquí presento cinco pasos para que una iglesia pequeña pueda hacer misiones:

a) Confiar en el Gran Dios. Debemos entender el plan de Dios para la Iglesia y la implantación de su Reino, a través de la predicación del Evangelio en todas las naciones, sin importar el tamaño de la iglesia. Lo que marca la diferencia es el tamaño de nuestro Dios. El dijo: «Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces» (Jeremías 33:3). La Biblia afirma que Dios es «poderoso para hacer abundantemente más de lo que pedimos o pensamos, conforme a su poder que actúa en nosotros» (Efesios 3:20-21). 

A veces, miramos nuestra incapacidad observando el tamaño de nuestras iglesias, su situación económica, y quedamos desanimados, diciendo que es imposible. Pero esto es un gran error. Necesitamos mirar a Dios y creer en su poder, pues Él es grande y quiere hacer cosas grandes. Precisamos orar como el rey Josafat: «Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros» (2 Crónicas 20:12). Aquí está el secreto de la victoria: quita los ojos de las circunstancias y colócalos en las manos del gran Dios, y Él transformará nuestras iglesias en verdaderas bases misioneros.

b) Comienza un movimiento de oración. A través de la oración, la iglesia puede hacer un movimiento misionero y alcanzar naciones. Desafía a los miembros de tu iglesia a orar en sus casas, en el trabajo, en los momentos de descanso, en la iglesia, etc. A través de la oración, vidas serán movidas por Dios; puertas abiertas; misioneros bendecidos; vidas salvadas. Más adelante daré algunos pasos prácticos para el inicio de un gran movimiento de oración en tu iglesia, no importa el tamaño que sea.

c) Entrena a los creyentes en la evangelización personal. Descubrí una cosa muy interesante en mi ministerio: los creyentes no evangelizan porque no saben cómo hacerlo. Antiguamente, pensaba que se trataba de falta de consagración, falta de fe, desánimo, etc.; pero luego descubrí que el gran problema era la falta de enseñanza práctica. 

Una iglesia pequeña puede y debe hacer misiones. Todo depende de ser desafiada, recibir la visión y aceptar la responsabilidad.

 

Calendario, marzo 2013

marzo

Calendario, Lectura Bíblica para marzo, 2013

Himno del Mes: “Sed Puros y Santos”

[youtube http://youtu.be/2XZjrQZOZzY]

volante

Himnología: Por el Amor de Su Nombre

[youtube http://youtu.be/bzMzSNl80QY]

Por el Amor de Su Nombre

Letra: Chris Anderson
Música: Greg Habegger
http://www.churchworksmedia.com/spanish/

Por el amor de Su nombre anunciad

A las naciones Su gran majestad.

Dios, por el Espíritu nos alumbra por la luz

Dando nueva vida que de Cristo hablará

Coro:

En el poder de Jesús predicad,

Y por Su gloria, el mundo dejad.

Almas para Él buscad,

Premios de Su gran bondad,

Mientras haya vida, Su cruz exaltad.

Por el amor de Su nombre amad

Al despreciado; mostrando amistad.

No le condenó Jesús; Para él sufrió la cruz.

Para su salvación en Jesucristo confiad.

Por el amor de Su nombre salvad

Del fuego eterno al que ande en maldad.

Cuando el Salvador murió santa ira aplacó.

Al Cordero huid y Su Evangelio predicad.

Por el amor de Su nombre mirad

Hacia la Gloria y en miles pensad.

Almas rescatadas por Cristo y Su gran amor,

Juntos por los siglos al Eterno cantarán.

Himnología: Ama a Tus Prójimos

Este tierno mensaje de preocupaciòn por los perdidos en pecado ha significado el rescate de millares de almas durante màs de un siglo. Llama: “Diles la historia del buen Salvador.” Hay urgencia:

“Habla al incrédulo,

mira el peligro; 

Dios le perdonará.

Dios le amará.”

Dice Fanny Crosby de Alstyne que este himno fue escrito en 1869 cuando ella tenìa cuarenta y nueve años. Tal como ocurrió con muchos de sus himnos, éste le vino a la mente despuès de una experiencia en una misiòn de rescate en Nueva York. Una noche calurosa de verano, ella, ciega, estaba hablando en un culto con esos hombres rudos, y muchos de ellos con vicios, cuando le impresionò fuertemente que ahì debìa haber el hijo de una madre piadosa, y que si èl no fuese salvado esa noche, no se salvaría nunca. Al terminar su mensaje pidiò que si hubiera algùn joven allì como el pródigo se hubiera alejado de la fe que se la habia enseñado, que se le presentara.  Después le habló un joven de dieciocho años. Ella oró con él y fue salvo., Esa noche ella no pudo dormir hasta completar el himno que conocemos.

[youtube http://youtu.be/gnpNapSmeKc]

Ama a tus prójimos, piensa en sus almas,
diles la historia de Cristo,el Señor;
cuida del huérfano, hazte su amigo.
Cristo le es Padre y fiel Salvador.

Coro
Salva al incrédulo,
mira el peligro,
Dios le perdonará,
Dios le amará.

Aunque rechácenle, tiene paciencia
hasta que puédales dar la salud.
Venles los ángeles desde los cielos,
vigilaránles con solicitud.

Dentro del corazón triste, abatido,
obra el Espíritu transformador,
que lo conducirá, arrepentido,
a Jesucristo su buen Redentor.

Salva a tus prójimos; Cristo te ayuda;
fuerza de Dios será tuya en verdad.
El te bendecirá en tus esfuerzos;
con él disfrutarás la eternidad.

FANNY CROSBY (1820-1915)

La abuela mecía a su pequeña nieta, prometiéndole ser sus “ojos”. La recién nacida había quedado ciega como resultado de una receta médica equivocada. “Pero”, dice la escritora de himnos ciega, hablando de la calamidad años después, “ni por un momento, en más de 85 años, he sentido el más mínimo resentimiento contra Él; porque siempre he creído que el buen Señor, en su infinita misericordia, de esta manera me consagró para la obra que todavía me permite realizar. Cuando recuerdo cómo he sido bendecida, ¿cómo puedo replicar? Puede que la oscuridad arroje una sombra sobre mi visión externa, pero no hay ni una nube que puede detener la luz de la esperanza de un alma confiada.” ¡Qué precioso testimonio! ¿Podemos preguntarnos por qué Dios ha usado de manera tan señalada los himnos de esta mujer santa?

En el regazo de su abuelita, Fanny aprendió de memoria muchos libros de la Biblia. Le entregó su vida a Cristo a los 31 años. Después, con todo el conocimiento bíblico que tenía, escribió unos 9.000 himnos.

Siempre oraba al Señor pidiéndole su dirección antes de escribir cualquier himno, pero un día no encontraba las palabras para cierta composición musical que le habían asignado. De repente se acordó que no había orado y se arrodilló para encomendarle el asunto a Dios. El resultado feliz de la oración fue que Fanny pudo dictarle a su secretaria todas las estrofas del himno “Lejos de mi Padre Dios”.

Cuando Fanny tenía 15 años hizo un largo viaje de unas 1000 millas hasta la Institución de Nueva York para los Ciegos, donde permaneció 23 años, primero como alumna y luego como profesora. Allí se encontró con Alexander Van Alstyne, con quien se casó en 1858. Después de su matrimonio fue el deseo de su marido que su nombre literario, Fanny J. Crosby, lo siguiera usando, porque ya era conocido públicamente, por sus poemas. (Legalmente, al casarse, la mujer pierde su apellido y toma el del marido; de modo que sería: Mrs. Van Alstyne).

A una temprana edad, se manifestó en esta niña ciega su facultad de hacer versos, y teniendo una mente poética aguda, pronto empezó a escribir en serio. Su primer volumen de poemas fue publicado cuando era bastante joven, recibiendo la importante aprobación del crítico literario Guillermo Cullen Bryant, famoso poeta Americano.

Sin embargo, no fue hasta que tuvo los 43 años que comenzó a escribir himnos. Esto sucedió al conocer a Guillermo B. Bradbury (conocido como el Padre de la Canción Sagrada), que la invitó a poner letra a algunas melodías que él había compuesto. El primero que escribió para él fue un himno misionero. Así comenzó Fanny Crosby su obra como escritora de himnos Evangélicos.

Las palabras de muchos de sus himnos fueron compuestas para melodías que le encargaron, como es el caso del bien conocido: “Salvo en los tiernos brazos de mi Jesús seré”, que fue escrito en menos de media hora, tras escuchar la melodía tocada en un pequeño órgano por su amigo el Dr. W. H. Doane, compositor de la misma.

Estaba sentada en una habitación en Nueva York, conversando con un amigo, cuando vino el Sr. W. H. Doane y le dijo que había escrito una melodía y quería que ella le pusiera algunas palabras. Fanny le respondió: “Permíteme que escuche cómo suena la melodía”. Había un pequeño órgano a mano sobre el que el Sr. Doane tocó la melodía e inmediatamente exclamó: “¡Toma!, esa música dice: «Salvo en los brazos de Jesús»; veré lo que puedo hacer.” Se retiró a otra habitación, donde permaneció sola por una media hora, y al volver repitió al Sr. Doane las palabras del himno, el mejor conocido de todas sus composiciones, cantado en todo el mundo.

Fanny Crosby fue una escritora prolífica y rápida, siendo compuestos muchos de sus himnos en pocos minutos, con poco esfuerzo. Dios la dotó de una memoria singularmente retentiva.

En cierta ocasión, alguien quiso consolarla por la tragedia de ser ciega. Ella respondió que no se lamentaba, pues al llegar al cielo el primer rostro que vería sería el de su Salvador. Compuso la letra de los himnos “Santo, Santo, grande eterno Dios”, “Alabad al gran Rey”, “Dime la historia de Cristo”, “Con voz benigna te llama Jesús”, “Comprado con sangre por Cristo”, “Un gran Salvador es Jesús”, “En Jesucristo mártir de paz”, “Cristo es guía de mi vida”, “Dejo el mundo y sigo a Cristo”, “No te de temor hablar por Cristo”, “Avívanos Señor” y “Yo podré reconocerle” entre otros.

Frances Jane Crosby posó su pluma el 12 de febrero de 1915, y entró en la presencia del Rey, a la avanzada edad de 95 años.

http://p5p5.cl.tripod.com/CuartetoPlenitud/historia_himnos.htm

http://biografiasderelacionconcristopy.blogspot.com/2009/06/biografia-de-fanny-crosby.html

William G. Doane le habia sugerido que escribiera un himno con ese tema de rescatar a los que perecen. Así ella le envió su poesìa, y él compuso la tonada y le puso el nombre   y le puso el nombre de RESCUE (Rescate).

El traductor fue Peter H. Goldsmith (1865-1926), quien actuó como el misionero bautista estadounidense en Guadalajara, México, entre 1891 y 1894 y después enseño en la universidad de Columbia en Nueva York.

Himnología: Jesús Es La Luz Del Mundo

 Este himno con su melodía y estribillo tan fáciles y livianos, encierra un mensaje de testimonio, evangelización y misiones muy profundo: “Jesús es la luz del mundo.” La negra pecaminosidad del mundo cedió an la brillantez de la gloria de Cristo, la cual llega a su cumbre en el cielo.

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. (Juan 8:12)

 Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. (Juan 9:5)

    Felipe P. Bliss lo escribió,  letra y música, a mediados de 1875, cuando de repente se le presentó en su mente. En seguida lo anotó. Se basa en Juan 8:12 y 9:5.  Bliss fue un niño campesino estadounidense que empezó a trabajar a los once años. A los doce se convirtió y se hizo miembro de una iglesia bautista. Le gustaba la música, la estudió, y a los veintidós años de edad comenzó a enseñar música. Al enviar su primera canción a una casa publicadora, les pidió una flauta y la recibió. Después trabajó con esa compañía (dirigida por Jorge Root). En 1874 llegó a ser cantante en las campañas evangelísticas de D. W. Whittle. Volvía a Chicago después de pasar la Navidad de 1876 con familiares cuando el tren en que viajaban él y su esposa, cayó en una quebrada, al ceder el puente. El logró salir del coche, pero volvió en un esfuerzo por salvar a su esposa. Los dos perecieron juntamente con casi un centenar de pasajeros. En su breve vida había escrito muchos himnos, tanto letra como música, y editó varios cancioneros evangelísticos. Con las exitosas ventas le llegó mucho dinero, el que fue entregado para sus trabajos en el evangelio.

    La versión en español es obra de Henry C. Thompson (1844-?), misionero presbiteriano estadounidense en México, llegado en 1872. Abrió una escuela teológica en su casa en Monterrey. Entre sus obras se incluye una Armonía de los Evangelios. Su producción hímnica no fue extensa. Thompson y su esposa se retiraron de la obra misionera en 1893, y carecemos de datos sobre su actividad posterior.

Jesús Es La Luz Del Mundo

 

Letra: H.C. Thompson
Música: P. P. Bliss
Traduc. /Arreglo: Roberto C. Savage

El mundo perdido en pecado se vio:
¡Jesús es la luz del mundo!
Mas en las tinieblas la gloria brilló,
¡Jesús es la luz del mundo!

CORO
¡Ven a la luz, no quieres perder
Gozo perfecto al amanecer!
Yo ciego fui, mas ya puedo ver
¡Jesús es la luz del mundo!

En día la noche se cambia con Él
¡Jesús es la luz del mundo!
Irás en la luz si a su ley eres fiel,
¡Jesús es la luz del mundo!

Ni soles ni lunas el cielo tendrá,
¡Jesús es la luz del mundo!
La luz de su rostro lo iluminará,
¡Jesús es la luz del mundo!

[youtube http://youtu.be/JqZPV7tcLyA]

Himnología: Alma, Bendice al Señor

 

Basados en los Salmos 103 y 150, es un llamado a las acciones de gracias: “Alma,  bendice al Señor”. “Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito.”

Alma, bendice al Señor

[youtube http://youtu.be/-YzGXfkA2C8]

Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!
De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
himnos de honor y victoria!

Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
El te guardó como mejor le agradó:
No ves su mano paterna?

Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
que te creó y en salud te sostiene clemente.
Tu defensor en todo trance y dolor.
Su diestra es omnipotente!

Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
como mil pruebas te ha dado.

Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
seas por siempre bendito!

Fue escrito por Joachim Neander durante el último año de su vida, cuando tenía treinta años, siendo publicado con la melodía que aquí aparece.

Como estudiante en Bremen, Alemania, Joachim Neander vivió una vida sin Dios. Luego, cuando tenía veinte años de Neander, un predicador llamado Under-Eyke llegado a Bremen y se convirtió Neander.

Cuatro años más tarde se convirtió en director de una escuela en Düsseldorf, y durante este tiempo escribió más de sesenta himnos. Debido a sus fuertes puntos de vista cristianos y sus actividades de evangelización, que disgustó a las autoridades y se retiró al final de su cargo.

A pesar de las tensiones, escribió muchas canciones de alabanza. A menudo se paseaba por los valles y las colinas cerca de Dusseldorf, en comunión con su Señor. Después de perder su puesto en la escuela, que vivió un tiempo en una cueva y continuó escribiendo himnos. Murió muy joven, a la edad de treinta años, pero dejó tras de sí un legado de alabanza a Dios.

Aunque el himno fue traducido al inglés por Catherine Winkworth, es mucho más problable que el misionero alemán en España, Fritz Fliedner lo haya  traducido directamente de los versos de Neander.

LOBE DEN HERREN (Alabad al Señor) es una adaptación de una melodía que apareció en un himnario alemán de 1665, la que posiblemente haya sido una tonada secular. La presente armonización fue hecha en 1863 por Sterndale Bennett (1816-1875), reconocido compositor y conductor inglés quien fue nombrado Caballero en 1871.

“Bendice, alma mía, a Jehová,

Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Bendice, alma mía, a Jehová, 

Y no olvides ninguno de sus beneficios.”

(Sal. 103:1-2)