La Iniciación Inesperada (Hechos 1:9-11)

Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. (Hechos 1:9-11)

PREDICA hechos square copy

La ascensión es la iniciación del plan de Dios en esta dispensación. Hay una leyenda que cuenta que el primer hombre en llegar al espacio el ruso Yuri Gagarin dijo, “Yo buscaba y buscaba y no encontré a Dios.” Muchos dudan de que él lo hubiera dicho en primer lugar porque era un miembro fiel de la iglesia ortodoxa de Rusia y muchos creen que fueron palabras atributadas a Gagarin por los comunistas para descreditar a la iglesia ortodoxa. Si lo dijo o no, es el sentir de muchas personas hoy por hoy al considerar la existencia de Dios y las pruebas de su existencia. Al leer la Biblia y ver la descripción de la ascensión, hay muchas personas que esperarían ver a Dios al pasar más allá de nuestra atmósfera de nuestro planeta tierra. Nuestro texto nos enseña que Jesús ascendió al cielo pero en ningún lugar no dice el texto que simplemente fue al espacio sino más bien desapareció atrás del velo entre nuestro universo y el lugar donde habita Dios. Es este acontecimiento inesperado que dejó a los apóstoles atónitos mirando al cielo. Pero este mismo acontecimiento dio iniciación al plan de Dios para esta dispensación.

I. Los apóstoles sirven de testigos oculares de la veracidad de la ascensión (vv. 9-10a)

A. La descripción de la ascensión (v. 9)  Jesús termina de hablar sobre la tarea y el alcance de la obra de hacer discípulos y mientras los discípulos observan es llevado arriba y oculto por una nube. Como ya mencionamos, no debemos de entender que el cielo está arriba de nuestra atmósfera sino que el movimiento de Jesús los dejó mirando hacia arriba hasta que una nube especial lo ocultó de su vista. La nube es un símbolo de la gloria de Dios (Lucas 9:34). Los apóstoles no se encuentran mirando en su alrededor como si Jesús hubiera desaparecido mientras ellos se distraían, sino ellos vieron con sus ojos a Jesús irse de forma milagrosa de esta tierra.

B. La anticipación del regreso del Señor (v. 10a)  Los apóstoles habían escuchado a Jesús decir en Juan 14:3 “Y si me fuere y os prepare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo”.  La reacción de cada uno de estar mirando atentamente al cielo nos indica que ellos anticipaban el regreso en tan corto periodo que se quedaron esperando su pronta venida o parusía. Apocalipsis 1:7 anticipa que volverá Jesús en una nube para reinar. Ellos anticiparon reinar con Cristo sentados sobre doce tronos Lucas 22:30; Mateo19:28.

II. El mandato de hacer discípulos no debe ser reemplazado con observar las estrellas (vv. 10b-11)

A. Dios confirma su mandato en boca de dos mensajeros más (v. 10b)  Indudablemente es una referencia a dos ángeles, mensajeros de Dios para proclamar Su voluntad. Ellos vienen para confirmar lo que Jesús acaba de decir. Ellos también tienen la función necesaria de llamar la atención de los apóstoles de mirar inactivamente al cielo a la tarea fundamental que Dios les había dado.

B. La ascensión indica que la obra de Cristo tiene su continuidad en los discípulos (v. 11) La interrogativa de los ángeles indica la tendencia humana de quedarnos quietos mientras debemos estar activos en la obra a la cual hemos sido llamados. Si yo les digo esta mañana, “vayan al mundo y hacer discípulos” (pausa dramática) y nadie se mueva, vemos lo que es la tendencia humana y lo que sucedió en la vida de los discípulos al ver a Jesús ascender al cielo. El mandato ya se había dado pero ellos esperaron con sus deseos personales de estar con Jesús.

Los ángeles aclaran que Jesús volverá de manera personal, visible y de manera gloriosa. Pero mientras tanto es hora de entrar en la mies para trabajar.

7 Cosas Que Tu Pastor Necesita Desesperadamente De Ti

2017-03-19 aniversario 194Cuando estaba en la escuela  y era más joven, pensaba que el pastor era la estrella de la iglesia, de pie delante de sus “fans”. Fue el producto de años de formación privilegiada en el seminario y de estudio personal de la Biblia, que pase a ver al pastor de una manera diferente; como una fuente inagotable de consejo, aliento y fortaleza.

Si bien es cierto que muchos de nuestros líderes en la iglesia son dotados por tener un corazón increíble de servicio, me he dado cuenta de que estas “superestrellas”frecuentemente se sientan solos. Podemos suponer que están recibiendo un montón de elogios y aliento, pero los pastores pueden ser objeto de crítica brutal, y muy a menudo, tienen falta de apoyo espiritual, emocional e incluso físico necesario para llevar a cabo la difícil tarea de dirigir una iglesia.

Con el fin de honrar a los líderes respetados que he tenido la oportunidad de servir y observar, consulté con varios pastores para crear esta lista de las 7 cosas que tu pastor necesita de ti.

1. Oración

“La oración eficaz del justo puede mucho.” ( Santiago 5:16, NVI ). Es increíble que Dios realmente use las oraciones de su pueblo para influir en su voluntad! Eso es un tremendo privilegio. La oración puede ser un estímulo que causa el cambio real de las cosas. La oración abre las puertas de la prisión ( Hechos 12:05 ), trae la lluvia del cielo ( Santiago 5:17 ), añade años a la vida ( Isaías 38:5 )El poder de Dios es accesible a través de la oración ( Juan 16:23 ). ¿No suena esto como algo que a su pastor le vendría bien?

Ciertamente, muchas cosas se logran a través de la oración. Tu debes saber que el orar por tu pastor, cambie su mente y su corazón. Es muy difícil  difamar y hablar mal de una persona por la cual se está orando. Tu ganarás nueva empatía, amor y respeto por él a través de la oración. No asumas que todo el mundo estará orando por el pastor, debes orar-orar regularmente y con fe en que la bendición de Dios esté a su favor.

2. Animo

Anime a su pastor, mostrandole aprecio. Sea específico. Mencione las cosas particulares que edifican a la iglesia, cómo usted aprecia sus sermones y el buen ejemplo que él es. Dígale que usted está orando por él y continuará haciéndolo. Anime a su pastor, mostrando interés por su vida y por servir en la iglesia en algún lugar. Sea un participante no un espectador. Si usted presenta una idea o quiere hacer una observación, vaya con humildad y aporte una solución reflexiva no sólo una crítica.

“No dejes que ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificación, de acuerdo a sus necesidades, para que imparta gracia a los que escuchan.” ( Efesios 4:29 ). No hay nada más desalentador que ser víctima de calumnia. Si usted escucha a la gente hablar mal de su pastor, niégate a ser parte de chismes y esquemas que socavan y no edifican. Escuchar chismes y calumnias es  pecado para quien las dice tanto como para el que participa de ellos. Por lo tanto,  influencia a los que te rodean para animar y ser una bendición a su pastor. Dar honor a quien honor merece.

3. Salario honroso ( No Horroroso!)

Aunque existen pastores indulgentes, la gran mayoría son mal pagados. Si su pastor está cargado de gastos financieras excesivos será menos efectivo en el ministerio y toda la congregación sufrirá como resultado 1 Timoteo 5:17-18 dice: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, especialmente a los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: “No pondrás bozal al buey que trilla”, y: “El obrero es digno de su salario.”. Que sea una tarea anual evaluar la situación y asegurarse de que el pastor esta bien en esta área.

4. Oportunidad para el crecimiento personal

Su pastor puede ser muy educado y bien entrenado, pero estar en el ministerio requiere un compromiso de ser un estudiante de por vida. Pastores que tratan las circunstancias en el mundo real requieren no sólo el estudio continuo de la Palabra de Dios, sino también el estudio de la cultura y las nuevas tecnologías. Se debe fomentar el apoyo al pastor para continuar su educación, asistir a útiles conferencias y retiros, y otros viajes. Asegúrese de que el presupuesto de la iglesia incluye dinero para libros, software relacionado y otras herramientas de estudio.

5. Personal de confianza para ser voluntarios

Ningún pastor puede hacerlo todo solo, sino que necesita que otros estén dispuestos a venir a su lado y aligerar sus cargas. Es muy importante para un pastor delegar la responsabilidad para que no se queme. Algunos pastores tienen dificultades para delegar, mientras que otros tienen un problema porque no tienen a nadie a quien delegar. Un administrador fuerte (ya sea en lo personal o como voluntario), es fundamental para ser un pastor exitoso. En una iglesia más grande, un personal administrativo puede encontrar a los líderes y voluntarios adecuados para ayudar a apoyar los esfuerzos de varios ministerios y mantener miembros responsables. En una situación de contratación, siempre es mejor anticiparse a las necesidades de su iglesia y encontrar personal cualificado adicional antes de que se necesiten. Esto ayudará a su pastor concentrarse en la enseñanza de la Palabra de Dios y al cuidado de las personas en lugar de distraerse con un millón de tareas administrativas.

6. Alguien con quien hablar

Piense en las cosas que más le preocupa, como la familia y las finanzas. Su pastor se preocupa por esas cosas y él también siente el peso de los que él pastorea. Existe una presión diaria para ser tentado por la ansiedad. Para aquellos de ustedes que trabajan de cerca con su pastor, deben ser amigos, un oído atento. Un pastor que hablé con todos, no sólo en la entrada, si no en el ministerio, también con los consejeros, mentores, asesores fuera de su propia iglesia. Se gana la visión y la perspectiva de un entorno en el que realmente se puede bajar la guardia y escuchar su consejo.

7. Tiempo con la familia

Asegúrese de que su pastor recibe tiempo libre. El tiempo adecuado de vacaciones. Y cuando está en casa le ayuden hacer de esta verdaderamente un lugar de refugio mediante la protección de su tiempo personal. Su hogar debe ser un lugar en el que “se puede ocultar”, libre de interrupciones, para concentrarse en estar allí para su familia.

 

Este artículo es un esfuerzo por crear mayor conciencia en la comunidad de la iglesia cristiana acerca de lo que los pastores necesitan. Esperamos que puedas compartir esta lista con tu pastor y pedirle  que agregue otras cosas que él crea conveniente. Hebreos nos instruye: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Para que lo hagan con alegría y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” ( Hebreos 13:17, NVI ).

 

Fuente: http://www.devocionalescristianos.org/2014/02/7-cosas-que-tu-pastor-necesita-desesperadamente-de-ti.html

 

 

¿Qué estás esperando? (Hechos 1:4-6)

4Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.5Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. 6Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? (Hechos 1:4-6)

PREDICA hechos square copy

Cuando uno visita al médico es inevitable tener que esperar tu turno. Es impresionante la cantidad de tiempo que uno puede perderse esperando ser atendido en los negocios, los bancos y para pagar alguna cuenta. Nosotros nos hemos acostumbrados a esperar por largo tiempo para hacer tareas cotidianas. Si uno tiene que ir a hacer reclamo con la prestadora de servicio de luz, hay que anticipar casi una hora de espera. Uno va al banco para realizar un pago o depósito en cuenta de un tercero y puedes terminar gastando varias horas en espera.

Pero hay algunas cosas que no nos cuestan tanto esperar. Esperar que salga un buen asado, o sea en un restauran o en la casa de un conocido, esto no nos parece tan desesperante. Esperar que se levanta la mesa después de haber cenado porque viene un rico postre acompañado por un café o un té no nos parecen ser sacrificios demasiados difíciles para ofrecer.

En nuestro texto hoy, los seguidores de Jesús se encuentran en presencia de su Señor durante aproximadamente los 40 días entre Su resurrección y Su ascensión. Pero se nota por la expresión de Lucas que hubo cierta clase de ansiedad entre los apóstoles al debatir su próximo futuro. A la luz de que esta historia se escribe más de treinta años después de los sucesos de capítulo uno, llegamos a la conclusión de que hubo mucha ansiedad entre el pueblo de Dios sobre el próximo futuro para la iglesia. Estamos ahora en pleno reino de Nerón y su purga del imperio de los cristianos. Poco después el nacionalismo de Palestina va a convertirse en revuelo y revolución. Se culmina con la captura de Jerusalén y la destrucción del templo. Al no mencionar este evento tan importante e histórico, concluimos que el libro fue escrito antes del suceso. Esto quiere decir que hay cierta clase de expectativa entre los seguidores y ellos están anticipando la llegada del reino de Dios (Lucas 21:24; 31). ¿Qué están esperando? Lucas nos contesta esta pregunta y su respuesta es válida y aplicable para nosotros hoy.

I. Esperar ser investidos con poder v. 4 Jesús está pasando una cantidad de tiempo importante con sus discípulos. Está reunido con ellos alrededor de la mesa para darles instrucción en cuanto a cómo llevar a cabo su plan para el establecimiento de su reino en la tierra. Ellos reciben instrucciones parecidas a las dadas en Lucas 24:49 que son parecidas a Isaías 32:15. Es el poder de Dios Padre prometido por el mismo Dios Padre.

II. Anticipar el bautismo del Espíritu v. 5  En Lucas 3:16 Vemos a Juan el Bautista dando a entender que Jesús es mayor que él.

III. Abandonar las expectativas equivocadas v. 6  Es demasiado fácil pensar en nuestras propias expectativas y buscar la manera de llevarlas a cabo sin considerar que Dios tiene Su plan y que debemos conformarnos a la misma para Su honra y gloria.

Jesucristo es el Fundamento de la Cristiandad (Hechos 1:1-3)

1En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.  (Hechos 1:1-3)

Jesús vive hoy y Su obra continua en la iglesia. La desesperación que uno siente cuando sus expectativas no son cumplidas puede ser una fuente de desánimo tremendo. Al celebrarse el cumpleaños u otro feriado donde se comparten regalos, uno puede tener expectativas bastante elevadas en cuanto a lo que va a recibir para conmemorar el evento. Un chico puede sentir una decepción si no recibe el regalo esperado. Un adulto puede sentir una decepción si alguien no participa en su celebración.

easter decor copy

Pero no creo que haya mayor decepción de lo que sintieron los apóstoles durante los tres días en los cuales estuvo enterrado su Señor y Salvador Jesucristo. Ellos tuvieron tiempo no solo para reflexionar sobre la muerte de su Líder, sino también tuvieron el tiempo necesario para contemplar su propio destino al ser testigos de la muerte cruel de Jesús en la cruz del Calvario. Sin embargo, Jesús ya les había enseñado que su sepultura iba a ser algo temporario y es por eso que el primer día de la semana, que nosotros lo conocemos como el domingo, las mujeres que llegaron muy de mañana a la tumba para ungir el cuerpo de Jesús se encontraron con una tumba vacía. Su primera reacción era de volver a dar el anuncio a los apóstoles de que alguien se había robado el cuerpo de Jesús. ¡Qué decepción! Ahora ni siquiera el cuerpo de su Señor pudo ser velado. Pero la realidad es que Jesús vive hoy y todo Su gran plan para el desarrollo de un ministerio para la reconciliación de las naciones con su Creador está en operación. El libro de los Hechos es un registro de como desde el cielo, Jesús sigue llevando a cabo Su gran obra a través de la iglesia.

I. La nueva sección del libro vv.1-2

A. La primera sección elabora el ministerio terrenal de Jesús v. 1 Esta es una referencia al evangelio de Lucas donde se hace referencia a Teófilo como el excelentísimo, pero aquí no hace falta repetírsela. La gran diferencia entre las dos secciones es la locación física de Jesús durante cada relato. En el primer tratado, Jesús es presente en forma corporal. Esta presencia limita su obrar al lugar en el cual se encuentra en el momento. Así que, las obras y las enseñanzas se ven limitadas geográficamente a Israel. Lucas dice que estas son los comienzos de las enseñanzas porque a partir de la ascensión, v. 2, vemos como avanza la obra mientras Jesús obra desde el cielo. Esto es el comienzo de la cristiandad.

B. La segunda sección transforma la teoría en acción v. 2  El fundamento para la segunda sección son los apóstoles operando en el poder del Espíritu Santo. Esta es una referencia a los que estuvieron presentes durante el ministerio terrenal de Jesús. El Espíritu Santo es una referencia a la guía para la iglesia en llevar a cabo la obra que Jesús comenzó y perpetuó con su resurrección.

II. Las nuevas manifestaciones de la resurrección de Jesús v. 3

En Lucas 24:36 hasta el final del capítulo se relata lo sucedido entre la resurrección y la ascensión de Jesús. Hay muchas pruebas de esta resurrección que son dignos de considerar.

adoración mat286 copy

Una Plegaria por la Paz (1 Tes. 5:23-25)

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará. Hermanos, orad por nosotros.
1 Tes. 5:23-25

PREDICA 1TES524 copy

Pablo termina con sus exhortaciones y avanza a la oración por sus lectores. Esta transición se hace a través de una conjunción adversativa traducida en nuestro texto como “Y”. Debemos entender que las conjunciones adversativas en el idioma español son aquellas conjunciones que contraponen dos oraciones o términos sintácticos. La contrariedad puede ser parcial o total; la parcial expresa una corrección o restricción en el juicio de la primera oración, de modo que la coordinación es restrictiva: “mas”, “pero”, “aunque”. Las conjunciones adversativas más utilizadas son: sin embargo, pero, sino, aunque y mas. “Mas” está reducida a la lengua escrita y principalmente a la lengua literaria y expresa una corrección más suave que “pero”. Si nosotros substituimos la palabra “Mas” en lugar de “Y” para comenzar esta nueva sección, nos ayuda entender que ninguna de las exhortaciones mencionadas anteriormente como “Estar siempre gozosos”, “Orar sin cesar”, “Dar gracias en todo”, “No apagar al Espíritu”, “No menospreciar las profecías”, “Examinarlo todo”, “Retener lo bueno” y “Abstenerse de toda clase de mal” pueden llevarse a cabo sino por el poder de Dios a quien clamamos en oración.

I. Nuestros recursos se encuentran en Dios v. 23

Pablo nos anima a cumplir con ciertas tareas pero reconoce que es solamente en el poder de Dios que lo podemos llevar a cabo.

A. Sólo un Dios de paz absoluta puede santificarnos por completo. 

Si nuestro Dios es un Dios de paz, podemos entender que Su autoridad es suprema porque cualquiera que trae la paz es todopoderoso. En 1:1 habíamos hablado de que para los griegos, la paz se percibía en una manera negativa (que no haya guerra) mientras los judíos lo tomaron en el sentido de que uno tenga prosperidad en todo. Así que nuestro Dios nos puede garantizar prosperidad en su sentido más amplio, pero prosperidad espiritual en especial. La verdadera paz solamente proviene de Dios.

La paz de Dios debe de producir en nosotros la santificación 3:13; 4:3-8. Mientras es necesario nuestra sumisión a Dios, es el poder de Dios que opera en nosotros que hace posible nuestra santificación es por esta razón que Pablo ruega a Dios por los tesalonicenses. No es suficiente una santificación parcial sino por completo. Esta frase también se puede traducir como “hasta la médula” para hacer hincapié en su totalidad.

B. El guardarnos irreprensible es el propósito de nuestra santificación.

No es el propósito de Pablo de tratar con la naturaleza del hombre a hablar de su espíritu, alma y cuerpo. Más bien, habla de su total dependencia de Dios en su aspecto inmortal, personal y corporal. La palabra “todo” se usa para describir a los sacrificios en el Antiguo Testamento y Pablo puede tener esta idea en mente aquí. Pablo no solo desea que ellos estén guardados irreprensibles hasta la parusía sino también a través de la parusía y delante del “Juez de toda la tierra”. La idea de un día de juicio venidero está en toda la enseñanza acerca de la venida de Jesucristo.

II. Dios suple todo lo necesario basado en Su fidelidad v. 24

A. Nuestra fe en el poder de Dios se basa en Su fidelidad. Pablo está confiado que Dios va a poner a disposición de los tesalonicenses todo lo necesario para ser santos y puros hasta el día del Señor debido a Su fidelidad. Si Dios nos ha llamado a la santidad debemos entender que Él va a ser fiel hasta el cumplimiento de este llamado.

B. Nuestro Dios es un Dios de acción.  Dios no es inefectivo o inactivo. Es un Dios que hace Números 23:19. Nosotros no tenemos que confiar en nuestra increíblemente débil fuerza para mantener nuestra relación con Dios. Él nos guarda activamente todos los días Juan 10:28-29.

III. Dios es nuestra única esperanza v. 25

Pablo dice que mientras él ora por los tesalonicenses, no es un caso donde él no necesita de sus oraciones. Al contrario, Pablo dice que es du suprema importancia que ellos reconocen que él tiene que depender del poder de Dios para llevar a cabo la voluntad de Dios en su vida. Si uno era su verdadero “hermano” en la fe, deseaba disponer de su acompañamiento en oración.

Evitando Las Apariencias (1 Tes. 5:19-22)

No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal.
1 Tes. 5:19-22

PREDICA 1TES519 copyMi familia y yo hemos viajado mucho para visitar a varias iglesias alrededor de los Estados Unidos. En distintas oportunidades nos era necesario conseguir un hotel para quedarnos durante la visita. No hay nada más decepcionante que llegar a un hotel para encontrar que las fotos del establecimiento puestos en su sitio web no coincidan con la realidad. A pesar de que hoy por hoy existe un sinfín de sitios web donde una persona puede hacer comparar las instalaciones de los distintos hoteles, ellos sigan con la práctica de contratar con fotógrafos profesionales para publicar su propia versión de la realidad en distintos medios. Hay varios sitios web dedicados a ayudar a un futuro cliente compara las fotos profesionales con las fotos de los huéspedes recientes. En varios casos, las fotos profesionales proyectan una imagen que da una apariencia más favorable al hotel que las fotos de los huéspedes. En un ejemplo ya muy famoso, un fotógrafo profesional puso a un modelo con una tabla de surf debajo de su hombre saliendo de la pileta del hotel. El ángulo de la foto no te permitió distinguir el verdadero tamaño de la pileta. Las fotos de los huéspedes indicaron mejor la verdad al mostrar que ¡la pileta era más o menos el mismo largo de la tabla de surf debajo el hombre del modelo! Las apariencias daban una imagen mientras la realidad era otra.

En nuestro texto que tenemos por delante, el apóstol Pablo sigue con otras cinco exhortaciones para la iglesia en tesalónica. En vez de crear apariencias de vidas bastantes espirituales, él nos insta a evitar sólo las apariencias y vivir vidas que coinciden con la realidad del nuevo andar con Dios.

I. No pierdes el poder y gozo espiritual ofrecidos por el Espíritu Santo (v. 19)

La primera apariencia del Espíritu en la iglesia es de “lenguas repartidas, como de fuego” Hechos 2:3 que posaban sobre los creyentes. Su apariencia es cómo un fuego y estas llamas se pueden apagar según Pablo. El no apagar el fuego del Espíritu es interpretado por muchos a decir no aplacas las manifestaciones del Espíritu. Pero el problema es que no hay mención hasta aquí de las manifestaciones del Espíritu. No hay ninguna evidencia que esta es la interpretación correcta. Más bien el contexto no lleva a concluir que el ser ocioso, la inmoralidad y los otros pecados de los cuales Pablo advierte a la iglesia sí apagarían al Espíritu Santo con el consiguiente pérdida del poder y gozo ofrecidos por el mismo Espíritu Santo. En el segundo siglo después de Cristo el hermano Hermas dijo que “la mente dudosa y el temperamento enojado” ambos contristen al Espíritu porque Él fue dado como un “Espíritu alegre”. Expresado de manera positiva terminamos con la instrucción dada a Timoteo de avivar el fuego del don de Dios que estaba en él 2 Tim. 1:6.

No entendemos exactamente, cómo los tesalonicenses estuvieron apagando al Espíritu Santo sin embargo la construcción griega nos indica que algunos estuvieron haciéndolo. Debemos temer estar en la misma situación por nuestra desobediencia a estas exhortaciones.

II. No tomes en vil la profecía porque proviene del Espíritu Santo (v. 20)

Por la mucha instrucción sobre la Parusía concluimos que la iglesia menospreciaba la profecía por los que a menudo hablaron de la inminente venida del Señor. El aparente interés en el asunto puede explicar los exabruptos proféticos de distintos miembros. Debemos entender que hay dos aspectos de la profecía, el Espíritu de Dios hablando a las personas y a través de las personas y el hablar la verdad ya revelada por el Espíritu Santo.

La primera es la que está en vista con el don de profecía en 1 Cor. 12:10  como se confirma en 1 Cor. 14:30. Pero la segunda es la idea más común hoy por hoy mientras uno no habla de lo que está por venir sino, más bien expresa lo ya informado a través de la predicación. Un profeta era considerado alguien de alta estima en la iglesia (1 Cor. 12:28; Efe. 2:20; 3:5) pero si es un hermano no reconocido como tal que habla puede ser que lo menospreciaron. Pablo no insta a ser receptivos a la instrucción del Espíritu sin importar su fuente.

III. No seas insensato concerniente el mal (vv. 21-22)

A. Poner a prueba todo que uno reciba (v. 21ª)  Supuestamente esto es una alusión a un dicho de Jesús no registrado en la Biblia. Hay mucha evidencia de que en algún momento Jesús dijo “seáis buenos cambistas”. Pero si esta es una referencia a aquel dicho es imposible saber. Es cierto que estas palabras tienen referencia a discernir entre una moneda genuina y una falsa por golpearlo en algo sólido y escuchar su tono.

En I Cor. 12:10 recibimos la misma progresión de las instrucciones. Viene un profeta y justo después viene uno que puede discernir entre los espíritus. Pablo no quiere que aceptemos cualquier palabra sino la palabra sana de Dios a través de Su Espíritu. Es necesario aplicar una prueba de si el profeta habla las cosas de Dios.

B. Hacer aplicación de las cosas aprobadas (v. 21b)  Necesitamos obedecer lo revelado por Dios así que es de suma importancia que al aplicar el examen de si algo proviene de Dios podemos después rechazar lo malo y aprovecharnos de lo bueno Rom. 12:9. Debemos rechazar por completo o aceptar completamente, sin vacilar.

C. Evitar las apariencias de toda maldad (v. 22)  La palabra aquí traducida “especie” también se puede traducir “apariencia” y denota la necesidad de evitar la maldad en cada una de sus manifestaciones. Mientras lo bueno en verso 21 es singular especie de mal en verso 22 habla de las distintas manifestaciones del mismo. Es por eso que nuestra tarea no nos resulta tan fácil de evitar el mal que nos asecha a menudo.

Tres Características Cristianas (1 Tes. 5:16-18)

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
(1 Tesalonicenses 5:16-18)

1 tes 5 copy

Pablo junta estas tres características en otro pasaje también. En Filipenses 1:3-4 encontramos la misma fórmula siendo incorporada en la vida del apóstol. No es una expectativa meramente teórica sino es  una práctica que se ve empleado en la vida de nuestro mentor y ejemplo Pablo. En el contexto, al rehusar el resentimiento y el tomar represalias cuando uno está provocado no debe de intentarse con un espíritu de resignación. Necesitamos perdonar sin considerar cuán profunda es la herida o cuán grave es la ofensa. La única manera que se hace posible el perdón y la paz es cuando se implementan de antemano estas características cristianas que nos presenta el apóstol Pablo a la conclusión de su carta a los tesalonicenses.

I. El camino de los cristianos es una senda feliz v. 16

Es cierto que hay momentos en la vida cristiana cuando hace falta corregir y tratar con seriedad los asuntos. Pero, no debemos perder de perspectiva que mayormente debemos estar gozosos en lo que Dios mismo ha diseñado que será nuestra vida.

Pablo no parece ser el mejor candidato para hablarnos del gozo. Sin embargo, el apóstol había aprendido algo sorprendente durante el camino de su vida. El sufrimiento y el gozo no son mutuamente excluyentes porque pueden ir de la mano. Pablo hace mención de esta verdad en 2 Cor. 6:10 y después lo profundiza con una experiencia personal en 2 Cor. 12:9-10. También se ve reflejada esta actitud en Rom. 5:3; Col. 1:24; Hechos 5:41 y 16:25. Es por esta razón que en el 1:6 de 1 Tesalonicenses Pablo reconoce que es una iglesia que sufre pero igual los instruye a estar gozosos. Ellos estuvieron aprendiendo que nadie nos puede quitar nuestro gozo Juan 16:22 y que tampoco es un sentimiento producido naturalmente en el creyente sino la obra del Espíritu de Dios en nosotros Rom. 14:17 (cf. Gal. 5:22).

II. La consciencia del creyente siempre tiene presente su insuficiencia v. 17

El cristiano es consciente que depende por completo en Dios. La persistencia en oración es la expresión continua de nuestra dependencia en Dios. La vida cristiana tiene su comienzo al reconocer  la necesidad de la redención que solo Dios en Cristo Jesús puede obra. La vida cotidiana en Jesús requiere de la oración por nuestra inhabilidad de sostener nuestra salvación. Por más que reconocemos que no podemos lograr nada significativo en nuestra propia fuerza, tenemos todo lo necesario a nuestro alcance. Este conocimiento nos debe mantener en una actitud de gozo y de oración. La oración y el gozo están muy ligados porque es a través de la oración que muchas veces nosotros encontramos la manera de remover la barrera a nuestro gozo.

Nuestra oración debe de ser constante como nuestra respiración. El apóstol Pablo da el ejemplo de oración en cualquier momento y deja la sensación que le era una práctica tan natural como la respiración. Esto no quiere decir que debemos vivir nuestras vidas con nuestras cabezas agachadas y nuestros ojos cerrados. Debemos estar en un espíritu de oración constantemente.

III. Las circunstancias en la vida del creyente están controladas por Dios v. 18

Cuando en la vida se presentan circunstancias adversas, el inconversos tiende a quejarse y buscar aliviarse de su situación lo más pronto posible. El cristiano tiene que aprender que Dios tiene todo bajo Su control y está llevando a cabo Sus propósitos en nuestras vidas a través de las circunstancias. Aprendemos con el paso del tiempo que Dios está llevando a cabo Sus propósitos aún en las circunstancias menos agradables para nosotros. Mientras aprendemos que Dios controla todas las circunstancias, aprendemos dar gracias en toda circunstancia. A nadie le gustan los sufrimientos. Pero podemos dar gracias por las circunstancias adversas y el sufrimiento cuando llegamos a la conclusión que está diseñada por nuestro buen Dios para llevar a cabo Su gran plan.

Esto forma parte de la voluntad de Dios para nuestras vidas. Las tres características probablemente están en vista porque proceden de la misma raíz en griego. Dios desea que incorporemos estas características en nuestras vidas como parte de Su voluntad en Cristo Jesús. Nuestra vida como hijos de Dios tiene que fundamentarse en Cristo Jesús pero la voluntad de Dios se revela en la persona de Jesucristo. Él es nuestro ejemplo en ambos la humanidad y la deidad.