Un Poder sin Igual (Hechos 1:7-8)

Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
(Hechos 1:7-8)

PREDICA hechos square copyHay un poder sin igual disponible para todos los que buscan llevar a cabo el plan de Dios. A algunos les gusta la sorpresa, y a otros no tanto. Hay algunos que se emocionen al recibir la noticia de que alguien estuvo trabajando tras el escenario para sorprenderlos con una fiesta especial o un regalo que nunca iban a sospechar que se les había conseguido. Hay otros que le gustan saber con anticipación cada detalle de su día y además les gusta saber con la mayor exactitud posible lo que va a suceder en el próximo futuro. Al recibir algo de sorpresa, este segundo grupo de individuos muchas veces no puede disfrutar de lo que se ofrece porque no fueron informados con anticipación así que no lo pudieron procesar antes para maximizar la experiencia.

En cierta manera, la pregunta de los apóstoles en versículo uno tiene que ver con su deseo de saber si Dios iba a empezar a cumplir con su interpretación de lo que significaba el reino de Dios en la tierra. Para ellos, el reino consistía en un mundo sojuzgado a la nación de Israel. Jesús responde a su pregunta con una respuesta cortante y apunta a su necesidad más apremiante al contestarles la pregunta correcta que ellos no se atrevieron a preguntar. En vez de preguntar cómo iban a poder ayudar establecerse el reino de Dios ellos se preocuparon por cuándo iba a instalarse. Jesús insista en que hay un poder sin igual a la disposición de todos los que buscan obra en el reino tanto espiritual como físico que está por establecerse.

I. Es insensato desear saber lo que está solo bajo la potestad de Dios (v. 7)

A. Estar informado con exactitud sobre el por venir no es para el creyente.  Los discípulos quisieron saber si, en la economía de Dios, el orgullo nacionalista de Israel iba a restaurarse. Cristo reprendió a los discípulos con un aviso que sirve para la iglesia en todas las edades. No debemos anhelar obtener conocimiento prohibido y entremeternos en lo escondido que Dios ha decidido no revelar. Es aquel pecado que resultó en la expulsión de Adán y Eva del huerto de Edén. En Lucas 8:10 Jesús nos asegura que a nosotros es dado conocer los misterios relacionados con el reino. Igual, hay cosas que no nos deben de preocupar y los detalles del futuro son algunas de estas cosas. Jesús ya había prometido que el Espíritu revelaría todo lo necesario concerniente el futuro (Juan 16:13).

B. Sólo el Padre sabe con exactitud sobre los tiempos y las ocasiones.  La potestad de Dios hace referencia a Su autoridad en saber y llevar a cabo Su plan en el tiempo (Hechos 15:18). Por más que nos revela algunos detalles sobre el futuro, como por ejemplo las revelaciones a Juan en Apocalipsis, nos deja con la necesidad de confiar los tiempos y ocasiones de su cumplimiento en Sus manos sin las conjeturas nuestras (Is. 46:10).

II. Es sabio ser investido con el poder divino (v. 8)  

A. El poder divino se recibe a través del Espíritu Santo.  Intentar hacer algo para Dios sin ser investido con el poder del Espíritu Santo es la personificación de la insensatez. Lamentablemente aprendemos desde temprano en nuestras vidas a hacer todo lo que podemos y después pedir a Dios cumplir con lo que no podemos lograr a través de nuestros propios esfuerzos. Es un orgullo tremendo intentar hacer algo espiritual en el poder humano. Es por eso que el libro comienza con una expresión de cómo Dios iba a llevar a cabo Su plan utilizando estos hombres comunes y corrientes.

B. El poder divino actúa en los creyentes para llevar a cabo el plan divino.  La palabra utilizada aquí para describir a la función de los que operan bajo el control del Espíritu Santo es “testigos” o literalmente mártires. La idea es de un embajador que representa a su patria y está dispuesto a dar su vida en servicio mientras representa a su patria. Esta persona está dispuesta a morir en servicio a su patria. Debemos hacernos la pregunta, ¿Cuándo no es un embajador un embajador? La respuesta es que representa a su patria en todo momento mientras ocupa la posición de embajador. Nosotros los creyentes somos representantes oficiales de la patria celestial en todo momento.

C. El poder divino no tiene limitaciones geográficas.  El programa delineado aquí corresponde al libro de Hechos en su totalidad. Los capítulos 1-7 nos relatan la conversión de los judíos, 8-9 nos demuestran la conversión de los samaritanos mientras los capítulos 10-28 describen con mucho detalle la conversión de los gentiles y la extensión del evangelio hasta los lugares más remotos. Hay que entender que este libro no pretende enseñar que la obra se acabó en el primer siglo. Más bien, nos enseña que tuvo un muy buen comienzo. Ahora nos toca a nosotros en nuestra generación seguir el ejemplo de los del primer siglo en hacer avanzar la proclamación del evangelio hasta cubrir la faz de la tierra.

 

¿Qué estás esperando? (Hechos 1:4-6)

4Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.5Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días. 6Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? (Hechos 1:4-6)

PREDICA hechos square copy

Cuando uno visita al médico es inevitable tener que esperar tu turno. Es impresionante la cantidad de tiempo que uno puede perderse esperando ser atendido en los negocios, los bancos y para pagar alguna cuenta. Nosotros nos hemos acostumbrados a esperar por largo tiempo para hacer tareas cotidianas. Si uno tiene que ir a hacer reclamo con la prestadora de servicio de luz, hay que anticipar casi una hora de espera. Uno va al banco para realizar un pago o depósito en cuenta de un tercero y puedes terminar gastando varias horas en espera.

Pero hay algunas cosas que no nos cuestan tanto esperar. Esperar que salga un buen asado, o sea en un restauran o en la casa de un conocido, esto no nos parece tan desesperante. Esperar que se levanta la mesa después de haber cenado porque viene un rico postre acompañado por un café o un té no nos parecen ser sacrificios demasiados difíciles para ofrecer.

En nuestro texto hoy, los seguidores de Jesús se encuentran en presencia de su Señor durante aproximadamente los 40 días entre Su resurrección y Su ascensión. Pero se nota por la expresión de Lucas que hubo cierta clase de ansiedad entre los apóstoles al debatir su próximo futuro. A la luz de que esta historia se escribe más de treinta años después de los sucesos de capítulo uno, llegamos a la conclusión de que hubo mucha ansiedad entre el pueblo de Dios sobre el próximo futuro para la iglesia. Estamos ahora en pleno reino de Nerón y su purga del imperio de los cristianos. Poco después el nacionalismo de Palestina va a convertirse en revuelo y revolución. Se culmina con la captura de Jerusalén y la destrucción del templo. Al no mencionar este evento tan importante e histórico, concluimos que el libro fue escrito antes del suceso. Esto quiere decir que hay cierta clase de expectativa entre los seguidores y ellos están anticipando la llegada del reino de Dios (Lucas 21:24; 31). ¿Qué están esperando? Lucas nos contesta esta pregunta y su respuesta es válida y aplicable para nosotros hoy.

I. Esperar ser investidos con poder v. 4 Jesús está pasando una cantidad de tiempo importante con sus discípulos. Está reunido con ellos alrededor de la mesa para darles instrucción en cuanto a cómo llevar a cabo su plan para el establecimiento de su reino en la tierra. Ellos reciben instrucciones parecidas a las dadas en Lucas 24:49 que son parecidas a Isaías 32:15. Es el poder de Dios Padre prometido por el mismo Dios Padre.

II. Anticipar el bautismo del Espíritu v. 5  En Lucas 3:16 Vemos a Juan el Bautista dando a entender que Jesús es mayor que él.

III. Abandonar las expectativas equivocadas v. 6  Es demasiado fácil pensar en nuestras propias expectativas y buscar la manera de llevarlas a cabo sin considerar que Dios tiene Su plan y que debemos conformarnos a la misma para Su honra y gloria.

Jesucristo es el Fundamento de la Cristiandad (Hechos 1:1-3)

1En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, 2hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; 3a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.  (Hechos 1:1-3)

Jesús vive hoy y Su obra continua en la iglesia. La desesperación que uno siente cuando sus expectativas no son cumplidas puede ser una fuente de desánimo tremendo. Al celebrarse el cumpleaños u otro feriado donde se comparten regalos, uno puede tener expectativas bastante elevadas en cuanto a lo que va a recibir para conmemorar el evento. Un chico puede sentir una decepción si no recibe el regalo esperado. Un adulto puede sentir una decepción si alguien no participa en su celebración.

easter decor copy

Pero no creo que haya mayor decepción de lo que sintieron los apóstoles durante los tres días en los cuales estuvo enterrado su Señor y Salvador Jesucristo. Ellos tuvieron tiempo no solo para reflexionar sobre la muerte de su Líder, sino también tuvieron el tiempo necesario para contemplar su propio destino al ser testigos de la muerte cruel de Jesús en la cruz del Calvario. Sin embargo, Jesús ya les había enseñado que su sepultura iba a ser algo temporario y es por eso que el primer día de la semana, que nosotros lo conocemos como el domingo, las mujeres que llegaron muy de mañana a la tumba para ungir el cuerpo de Jesús se encontraron con una tumba vacía. Su primera reacción era de volver a dar el anuncio a los apóstoles de que alguien se había robado el cuerpo de Jesús. ¡Qué decepción! Ahora ni siquiera el cuerpo de su Señor pudo ser velado. Pero la realidad es que Jesús vive hoy y todo Su gran plan para el desarrollo de un ministerio para la reconciliación de las naciones con su Creador está en operación. El libro de los Hechos es un registro de como desde el cielo, Jesús sigue llevando a cabo Su gran obra a través de la iglesia.

I. La nueva sección del libro vv.1-2

A. La primera sección elabora el ministerio terrenal de Jesús v. 1 Esta es una referencia al evangelio de Lucas donde se hace referencia a Teófilo como el excelentísimo, pero aquí no hace falta repetírsela. La gran diferencia entre las dos secciones es la locación física de Jesús durante cada relato. En el primer tratado, Jesús es presente en forma corporal. Esta presencia limita su obrar al lugar en el cual se encuentra en el momento. Así que, las obras y las enseñanzas se ven limitadas geográficamente a Israel. Lucas dice que estas son los comienzos de las enseñanzas porque a partir de la ascensión, v. 2, vemos como avanza la obra mientras Jesús obra desde el cielo. Esto es el comienzo de la cristiandad.

B. La segunda sección transforma la teoría en acción v. 2  El fundamento para la segunda sección son los apóstoles operando en el poder del Espíritu Santo. Esta es una referencia a los que estuvieron presentes durante el ministerio terrenal de Jesús. El Espíritu Santo es una referencia a la guía para la iglesia en llevar a cabo la obra que Jesús comenzó y perpetuó con su resurrección.

II. Las nuevas manifestaciones de la resurrección de Jesús v. 3

En Lucas 24:36 hasta el final del capítulo se relata lo sucedido entre la resurrección y la ascensión de Jesús. Hay muchas pruebas de esta resurrección que son dignos de considerar.

adoración mat286 copy

Hechos: Una Introducción (Hechos 1:1)

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar, (Hechos 1:1)

PREDICA hechos square copy El libro de los hechos de los apóstoles también se conoce como el libro de los hechos del Espíritu Santo. Es el cuento histórico sobre los acontecimientos de cómo fue implementado el seguimiento de Jesucristo después de su muerte resurrección y su ascensión al cielo. Es un libro escrito en una manera distinta a los demás libros del nuevo testamento al tener como propósito el canonizar la historia del comienzo y expansión de la iglesia primeramente entre los judíos y después entre los gentiles.

 El autor de este libro, no solo histórico sino también de una historia verídica, es Lucas el autor del mismo evangelio que lleva su nombre. Es un hecho lamentable que haya una división en nuestras copias de las Escrituras entre el evangelio de Lucas y la segunda parte de su libro, los Hechos. En el primer siglo era común escribir un libro en dos secciones y de indicar la transición entre las dos secciones con un nuevo saludo al destinatario, en este caso Teófilo.

El propósito de este libro es no tan solo el registro de los acontecimientos de la iglesia primitiva sino también presenta el significado de estos acontecimientos. Por el uso del pronombre personal en la segunda sección del libro, deducimos que Lucas era testigo ocular de por lo menos una porción de su registro. Las demás porciones fueron aportadas por otros testigos oculares sin mencionarlos por nombre. Esto implica que los hechos son tan históricos que el mismo Lucas nos puede confiar su interpretación de los acontecimientos sin pensar que está haciendo dañó a la narración.

El valor de un estudio de este libro se puede resumir en cinco observaciones.

  1. Se nota la preocupación pastoral de Lucas. Su propósito principal es animar a la iglesia con su historia.
  2. Para Lucas, la tarea principal de la iglesia es misionar.  La proclamación de las buenas nuevas.
  3. No puede haber discriminación racial en la iglesia.  El testificar es a todas las personas del mundo.
  4. Hay un énfasis especial sobre la obra del Espíritu Santo en guiar y dar poder para cumplir con la misión.  Los dones están dados para el cumplimiento de la misión y no necesariamente para el individuo o la iglesia en sí.
  5. La iglesia cumplirá con su misión a través de su Salvador Jesucristo.  Lucas nos hace entender que el triunfo del evangelio es solo a través del sufrimiento y el martirio (Hechos 14:22).

 

Saludos Finales (1 Tes. 5:26-28)

Saludad a todos los hermanos con ósculo santo. Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén. (1Tes. 5:26-28)

Mom-and-Son-HugSe comparte la historia de un joven que terminó ganando a miles para Cristo, se dice que es todo el resultado de un beso. El joven Roberto Moffatt estuvo dejando su hogar y su mamá le acompañaba por un tramo. Al no poder seguir más el camino, ella paró y le dijo, “Roberto, prométeme algo”. Él respondió con que le era necesario saber el asunto antes de poder prometerle. Ella le dijo, “es algo fácil de hacer. Por favor prométeme esto”. “Muy bien mamá” respondió Roberto “Te prometo, yo haré cualquier cosa que me pidas”. Ella extendió sus manos y las enceraban detrás de la cabeza de su hijo y le hizo venir más cerca a su cara para decirle, “Roberto, estás por entrar en un mundo hostil. Comience cada día con Dios, termina cada día con Dios”. Entonces ella le besó a Roberto y él relató que aquel beso es lo que le llevó a dedicarse la vida a la obra misionera.

PREDICA 1TES528 copy

El beso es un símbolo de afecto y amor que debe de usarse para significar una relación estrecha entre personas. Los hermanos en la fe en la Argentina tienen la costumbre de saludar el uno al otro con un beso en la mejilla o en el caso de algunos, en ambas mejillas. El apóstol Pablo concluye su carta a los tesalonicenses con el mandato de saludar a cada hermano en una manera que comunica el respeto y afecto que debemos sentirnos por nuestra común fe en Jesucristo. Esta expresión acompaña su mandato de leer esta misma carta a todos los hermanos antes de cerrar la carta con una oración por la gracia de Dios.

I. La necesidad de demostrar el afecto el uno al otro v. 26 

A. Debemos ser conocidos por nuestra amabilidad.  Pablo quiere que ellos se conocen entre sí, y por ende, entre la comunidad por sus gran respeto y afecto el uno por el otro. Es triste cuando un grupo que profesa fe en Cristo no se conoce por su amabilidad porque tiende a desanimar a otros a juntarse a aquel grupo.

B. Nuestras expresiones de afecto deben de ser genuinas.  Para el cuarto siglo después de Cristo hubo muchas instrucciones en cuanto al ósculo santo en la iglesia. Pero aquí, Pablo tiene en mente expresar su afecto a pesar de su ausencia. En efecto nos dice, “Quiero que sientan mi afecto a través de los demás hermanos”.  Hubo mal usos en la historia de esta expresión de afecto pero la intención es de ánimo mutuo dentro de la comunidad cristiana. Por eso se ve reflejado en varios textos por ejemplo Rom. 16:16; 1 Cor. 16:20; 2 Cor. 13:12.

II. La necesidad de compartir las enseñanzas a todos los hermanos v. 27

El uso del pronombre personal “yo” parece indicar que Pablo mismo toma la pluma para concluir esta carta escrita por un ayudante. La frase “os conjuro por el Señor” es muy fuerte y nos hace preguntar por qué era necesario esta orden. Hay muchas opiniones pero la conclusión más lógica es que algunos hermanos le criticaron a Pablo por su ausencia y dijeron que si él los amaba de verdad los hubiera visitado a esta altura. Pablo dice que su amor y cuidado por ellos es genuino y por esto quiere que todos lo sepa a través de una lectura pública de su carta.

Vemos aquí la importancia de tener presente la instrucción bíblica en todo momento y para cada creyente. Nadie debe de creerse inmune a la necesidad de la instrucción cristiana sin importar la cantidad de años en el Señor.

III. La necesidad de experimentar la gracia de Dios en la vida de cada creyente v. 28

En vez de un saludo habitual de “Pasadlo bien” en Hechos 15:29, Pablo emplea un saludo que desea la gracia de Dios para sus lectores. A veces este último saludo es mas corto cf. Col. 4:18 o más extenso 2 Cor. 13:14. Pablo comienza y termina la carta deseándoles más de la gracia de Dios.

El autor Denney dijo, “Lo que Dios tiene para decirnos – y en todas las cartas del Nuevo Testamento hay cosas que escudriñan el corazón y lo hacen temblar – comienza y termina con gracia… Todo lo que Dios ha sido para el hombre en Jesucristo se resume en ella: toda su mansedumbre y belleza, toda su ternura y paciencia, toda la santa pasión de su amor, está reunida en la gracia. ¿Qué más puede desear un alma para otro que no sea que la gracia del Señor Jesucristo esté con él?” Morris, L. (1991). La Primera y Segunda Epístolas a los Tesalonicenses. Gracia significa “lo que causa gozo” pero en un saludo tiene en mente el regalo gratis de Dios y en especial la salvación. Ellos deben de vivir en la realidad de lo que Dios nos ha regalado.

 

Una Plegaria por la Paz (1 Tes. 5:23-25)

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará. Hermanos, orad por nosotros.
1 Tes. 5:23-25

PREDICA 1TES524 copy

Pablo termina con sus exhortaciones y avanza a la oración por sus lectores. Esta transición se hace a través de una conjunción adversativa traducida en nuestro texto como “Y”. Debemos entender que las conjunciones adversativas en el idioma español son aquellas conjunciones que contraponen dos oraciones o términos sintácticos. La contrariedad puede ser parcial o total; la parcial expresa una corrección o restricción en el juicio de la primera oración, de modo que la coordinación es restrictiva: “mas”, “pero”, “aunque”. Las conjunciones adversativas más utilizadas son: sin embargo, pero, sino, aunque y mas. “Mas” está reducida a la lengua escrita y principalmente a la lengua literaria y expresa una corrección más suave que “pero”. Si nosotros substituimos la palabra “Mas” en lugar de “Y” para comenzar esta nueva sección, nos ayuda entender que ninguna de las exhortaciones mencionadas anteriormente como “Estar siempre gozosos”, “Orar sin cesar”, “Dar gracias en todo”, “No apagar al Espíritu”, “No menospreciar las profecías”, “Examinarlo todo”, “Retener lo bueno” y “Abstenerse de toda clase de mal” pueden llevarse a cabo sino por el poder de Dios a quien clamamos en oración.

I. Nuestros recursos se encuentran en Dios v. 23

Pablo nos anima a cumplir con ciertas tareas pero reconoce que es solamente en el poder de Dios que lo podemos llevar a cabo.

A. Sólo un Dios de paz absoluta puede santificarnos por completo. 

Si nuestro Dios es un Dios de paz, podemos entender que Su autoridad es suprema porque cualquiera que trae la paz es todopoderoso. En 1:1 habíamos hablado de que para los griegos, la paz se percibía en una manera negativa (que no haya guerra) mientras los judíos lo tomaron en el sentido de que uno tenga prosperidad en todo. Así que nuestro Dios nos puede garantizar prosperidad en su sentido más amplio, pero prosperidad espiritual en especial. La verdadera paz solamente proviene de Dios.

La paz de Dios debe de producir en nosotros la santificación 3:13; 4:3-8. Mientras es necesario nuestra sumisión a Dios, es el poder de Dios que opera en nosotros que hace posible nuestra santificación es por esta razón que Pablo ruega a Dios por los tesalonicenses. No es suficiente una santificación parcial sino por completo. Esta frase también se puede traducir como “hasta la médula” para hacer hincapié en su totalidad.

B. El guardarnos irreprensible es el propósito de nuestra santificación.

No es el propósito de Pablo de tratar con la naturaleza del hombre a hablar de su espíritu, alma y cuerpo. Más bien, habla de su total dependencia de Dios en su aspecto inmortal, personal y corporal. La palabra “todo” se usa para describir a los sacrificios en el Antiguo Testamento y Pablo puede tener esta idea en mente aquí. Pablo no solo desea que ellos estén guardados irreprensibles hasta la parusía sino también a través de la parusía y delante del “Juez de toda la tierra”. La idea de un día de juicio venidero está en toda la enseñanza acerca de la venida de Jesucristo.

II. Dios suple todo lo necesario basado en Su fidelidad v. 24

A. Nuestra fe en el poder de Dios se basa en Su fidelidad. Pablo está confiado que Dios va a poner a disposición de los tesalonicenses todo lo necesario para ser santos y puros hasta el día del Señor debido a Su fidelidad. Si Dios nos ha llamado a la santidad debemos entender que Él va a ser fiel hasta el cumplimiento de este llamado.

B. Nuestro Dios es un Dios de acción.  Dios no es inefectivo o inactivo. Es un Dios que hace Números 23:19. Nosotros no tenemos que confiar en nuestra increíblemente débil fuerza para mantener nuestra relación con Dios. Él nos guarda activamente todos los días Juan 10:28-29.

III. Dios es nuestra única esperanza v. 25

Pablo dice que mientras él ora por los tesalonicenses, no es un caso donde él no necesita de sus oraciones. Al contrario, Pablo dice que es du suprema importancia que ellos reconocen que él tiene que depender del poder de Dios para llevar a cabo la voluntad de Dios en su vida. Si uno era su verdadero “hermano” en la fe, deseaba disponer de su acompañamiento en oración.

Tres Características Cristianas (1 Tes. 5:16-18)

Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
(1 Tesalonicenses 5:16-18)

1 tes 5 copy

Pablo junta estas tres características en otro pasaje también. En Filipenses 1:3-4 encontramos la misma fórmula siendo incorporada en la vida del apóstol. No es una expectativa meramente teórica sino es  una práctica que se ve empleado en la vida de nuestro mentor y ejemplo Pablo. En el contexto, al rehusar el resentimiento y el tomar represalias cuando uno está provocado no debe de intentarse con un espíritu de resignación. Necesitamos perdonar sin considerar cuán profunda es la herida o cuán grave es la ofensa. La única manera que se hace posible el perdón y la paz es cuando se implementan de antemano estas características cristianas que nos presenta el apóstol Pablo a la conclusión de su carta a los tesalonicenses.

I. El camino de los cristianos es una senda feliz v. 16

Es cierto que hay momentos en la vida cristiana cuando hace falta corregir y tratar con seriedad los asuntos. Pero, no debemos perder de perspectiva que mayormente debemos estar gozosos en lo que Dios mismo ha diseñado que será nuestra vida.

Pablo no parece ser el mejor candidato para hablarnos del gozo. Sin embargo, el apóstol había aprendido algo sorprendente durante el camino de su vida. El sufrimiento y el gozo no son mutuamente excluyentes porque pueden ir de la mano. Pablo hace mención de esta verdad en 2 Cor. 6:10 y después lo profundiza con una experiencia personal en 2 Cor. 12:9-10. También se ve reflejada esta actitud en Rom. 5:3; Col. 1:24; Hechos 5:41 y 16:25. Es por esta razón que en el 1:6 de 1 Tesalonicenses Pablo reconoce que es una iglesia que sufre pero igual los instruye a estar gozosos. Ellos estuvieron aprendiendo que nadie nos puede quitar nuestro gozo Juan 16:22 y que tampoco es un sentimiento producido naturalmente en el creyente sino la obra del Espíritu de Dios en nosotros Rom. 14:17 (cf. Gal. 5:22).

II. La consciencia del creyente siempre tiene presente su insuficiencia v. 17

El cristiano es consciente que depende por completo en Dios. La persistencia en oración es la expresión continua de nuestra dependencia en Dios. La vida cristiana tiene su comienzo al reconocer  la necesidad de la redención que solo Dios en Cristo Jesús puede obra. La vida cotidiana en Jesús requiere de la oración por nuestra inhabilidad de sostener nuestra salvación. Por más que reconocemos que no podemos lograr nada significativo en nuestra propia fuerza, tenemos todo lo necesario a nuestro alcance. Este conocimiento nos debe mantener en una actitud de gozo y de oración. La oración y el gozo están muy ligados porque es a través de la oración que muchas veces nosotros encontramos la manera de remover la barrera a nuestro gozo.

Nuestra oración debe de ser constante como nuestra respiración. El apóstol Pablo da el ejemplo de oración en cualquier momento y deja la sensación que le era una práctica tan natural como la respiración. Esto no quiere decir que debemos vivir nuestras vidas con nuestras cabezas agachadas y nuestros ojos cerrados. Debemos estar en un espíritu de oración constantemente.

III. Las circunstancias en la vida del creyente están controladas por Dios v. 18

Cuando en la vida se presentan circunstancias adversas, el inconversos tiende a quejarse y buscar aliviarse de su situación lo más pronto posible. El cristiano tiene que aprender que Dios tiene todo bajo Su control y está llevando a cabo Sus propósitos en nuestras vidas a través de las circunstancias. Aprendemos con el paso del tiempo que Dios está llevando a cabo Sus propósitos aún en las circunstancias menos agradables para nosotros. Mientras aprendemos que Dios controla todas las circunstancias, aprendemos dar gracias en toda circunstancia. A nadie le gustan los sufrimientos. Pero podemos dar gracias por las circunstancias adversas y el sufrimiento cuando llegamos a la conclusión que está diseñada por nuestro buen Dios para llevar a cabo Su gran plan.

Esto forma parte de la voluntad de Dios para nuestras vidas. Las tres características probablemente están en vista porque proceden de la misma raíz en griego. Dios desea que incorporemos estas características en nuestras vidas como parte de Su voluntad en Cristo Jesús. Nuestra vida como hijos de Dios tiene que fundamentarse en Cristo Jesús pero la voluntad de Dios se revela en la persona de Jesucristo. Él es nuestro ejemplo en ambos la humanidad y la deidad.